Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 19 °C
Nublado
Humedad: 76 %
23.6.2017
Torneo Centenario de la AFA

"Gimnasia Campeón", el grito de hace 23 años que es eterno

Polaroids de locura (extra) ordinaria con aquel "Lobo Campeón" de enero del '94

Recomendar artículo Imprimir artículo

     "Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia", canta León desde un CD. Y aparecen las ráfagas, los flashbacks de película. Retazos. Situaciones. Caras. Amigos. ¿Te acordás de aquel 30 de enero con más de 30 grados? ¡¿Cómo olvidarlo, si fue la tarde de 'Gimnasia Campeón'?! Ayer nomás...el calor, los hinchas desde las 12 en las tribunas, la tensión y la confianza de la mano porque con el empate el Lobo era campeón. Enfrente, ese gran River de Daniel Passarella -40 días después, campeón del Apertura-, en la techada Julio Grondona, que iba a entregar la Copa en mano. Y a las 17.10, el pitazo de Javier Castrilli...la final del Torneo Centenario estaba en marcha.
     Gimnasia venía de la Ronda de Ganadores. Había eliminado a Estudiantes (1-0 gracias a Guillermo y 0-0), Ñuls (1-0, Dopazo), a Argentinos (2-1, Dopazo y el Flaco Morant) y Belgrano (4-3 por penales tras el 2-2 con goles de Gustavo y Dopazo). River venía de la Ronda de Perdedores, pero traía a Goyco bajo los tres palos, Almeyda, Medina Bello y Orteguita. Y el torneo le interesaba: había sacado a Boca en el superclásico, perdió con Racing y después eliminó en fila a Independiente, Deportivo Español, Argentinos, San Lorenzo y el mismo Belgrano.
     ¿Qué te voy a contar de los 90, si te acordás bien? Si lo veías con la cabeza trabajando a full y lo escuchabas por Radio América con Juan Carlos Morales en la gran apuesta radial de ese año mundialista. O eras fiel a Provincia, como toda la vida...¿Qué te voy a contar si cerrás los ojos y transpiras, si cerrás los ojos y olés eucaliptus y humo de chori, que es decir olor a Bosque...? Si hasta sentís que tocas a tu viejo que vivió esa tarde como su última gran alegría tripera...
     A vos pibe, que hace 23 años eras apenas un sueño en el futuro de tus viejos, te cuento: partido nervioso, tenso. Una FINAL. A los 30, penal para River y los fantasmas del "pobre Gimnasia" se esfumaron con un atajadón infernal del Lolo Lavallén a Rivarola, que le daba con un fierro. A los 44', una palomita de Guerra y el 1-0. A los 3 del segundo lo empató Facundo Villalba, el pibito del Doque. Más nervios. El reloj que no se movía. 31 minutos. Corner. Centro de Guillermo y el derechazo del Moncho Fernández para el delirio. Y a los 44', cuando River estaba resignado y el Lobo se floreaba, llegó el tercero del melli Guillermo y a otra cosa. Era tocar el cielo con las manos. Era, como a principios del '30, Gimnasia Campeón.
     ¿Qué no era oficial? Sí, Grondona entregó la Copa que la AFA encargó en joyería Ricciardi, labrada en plata 925 sellada y realizada por un escultor inglés en Birminghan...en 1929. ¿Qué no le importaba a nadie? River uso lo mejor que tenía, mirá la tapa de Clarín, mirá El Día que hizo suplementos -cuando no existían- y le dedicó toda la tapa del lunes 31. Mirá la alegría de Cacho Delmar recibiendo la Copa, al Mariscal Perfumo con los brazos en alto corriendo al centro de la cancha. Leelo a Pancho Varallo, una leyenda: "Este festejo será imborrable para mi que amo a Gimnasia". A la pasada, escuchalo a Grondona en la radio "...además de ser una institución centenaria, merecía este halago por su gente que es fiel seguidora...".
     Con los bocinazos y la gente ya en 7 y 50, date una vuelta por el vestuario y escuchá: "El título es de todos y para todos" (Morant), "Este campeonato va a quedar marcado para toda mi vida" (Dopazo), "Se me cumplió el sueño" (Gustavo). El Chaucha Bianco recordaba a Ramacciotti y Sbrissa. "Esto es fabuloso" repetía el Lolo Lavallén cada vez que le hacían escuchar "su" penal. "Es el día más felíz de mi vida",resumía el Moncho Fernández. Y Guillermo, que le decía "No" a Emelec y ni soñaba con ser lo que fue en Boca, se sinceraba: "Para mi como hincha es algo especial. Se festeja distinto, porque de chico uno lleva los colores en la sangre y sabe, por lo que vivió y lo que nos contaron, los sufrimientos que tuvo la gente de Gimnasia. Por eso hay que festejarlo y disfrutarlo todos juntos. A mi, como hincha y como jugador, es lo más hermoso que me pasó estando en el fútbol". Y ¿sabés qué? 23 años después debe seguir pensando lo mismo. Estoy seguro, por más Libertadores y Japón que haya tenido.
     Ustedes, muchachos, que la ganaron, mírense. Están en Villa Elisa como hace 23 años, en la quinta de "Pelusa" Pietra. Ahí están los 505 y los Fiat Uno flameando banderas. Ahí están ustedes, al costado de la pileta: el Cabezón Dopazo, Leo Noce, Cañas, el Oreja Saffores, los Fernández (Yagui, el Moncho y el Pícaro), Guillermo y Gustavo, inseparables; Fernando Galetti, Vitti Zwenger, el Lolo Lavallén, Stremiz, Nacho Uranga, el Indio Vázquez, Grego, con yeso y muletas...sí hasta contrario a su leyenda, Héctor Domínguez (vice segundo), sonreía...
     Hoy, el Mariscal Perfumo es eterno, ganador en apenas 90 minutos. Muchos de estos nombres estuvieron más cerca o más lejos del club, terminaron bien o mal. A algunos, seguro los lees por primera vez. No importa. Eso era el futuro. Importa este presente, festejando en una casaquinta. Ninguno de ellos dormía. Media ciudad festejaba. Esa foto quedó fija hace 23 años. 
     2017. Otro disco en la radio. "Nos queman las palabras, nos silencian, y la voz de la gente se oirá siempre...". Pibe, que no te digan lo contrario: Gimnasia Campeón.
     Y vos. Sí, vos...mirate al espejo. Las canas, los surcos en la cara, el Sol que te asó todo el mes como en aquel enero del '94. Mirate bien...se te cae una lágrima. Sos feliz. Como lo fuiste aquella tarde de "Dale Campeón", amigos y Bosque. Eso, tripero, no te lo quita nadie.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...