Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 19 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 81 %
25.6.2017

Más cuadros de stress en choferes de micros

Es por conflictos con las boleteras, fuertes discusiones con usuarios y el tránsito

Recomendar artículo Imprimir artículo
Conducir en La Plata es una tarea difícil en La Plata, y para los choferes de micros la situación se complica aún más. Según la secretaría gremial de la Unión Tranviaria Automotor, delegación local, la Ciudad "está en la misma situación de conflicto de capital federal, Bahía Blanca, Córdoba y Rosario". Aunque no se han dado a conocer registros estadísticos oficiales sobre pedidos de carpetas médicas por casos de stress, los conductores de colectivos en La Plata atraviesan por cuadros psíquicos tan alarmantes que han necesitado asistencia psicológica, dato que fue admitido por empresarios del sector.

Oscar Pedrosa, titular del gremio que agrupa a los casi 2000 choferes de todas las líneas de transporte municipal e interurbano, asegura que "aunque no es lo mismo conducir ahora que en la década del 80 -cuando había que cortar boleto y manejar dinero en forma directa-, el cuadro de situación puede decirse que es complicado. A eso hay que sumarle las dolencias físicas por estar tantas horas conduciendo: hernia de disco, lumbalgias, problemas con los riñones y otras enfermedades que son crónicas en el rubro".

Ernesto es conductor de una de las líneas municipales de la Ciudad y asegura, en un descanso de su actividad, que "es un tema del cual ninguna empresa quiere hablar, pero el tránsito en la Ciudad está cada vez más caótico, con muchos accidentes, peatones que aparecen en cualquier parte de la cuadra y en el medio vas con pasajeros que te piden explicaciones por las frecuencias, recorridos y critican al sistema municipal de transporte, que nos volvió locos a todos".

Otro chofer, que prefirió no dar a conocer su identidad por temor a tener algún inconveniente en la empresa para la cual trabaja, indicó a este diario que "los choferes tuvimos que soportar la peor parte de la reforma del transporte: muchos quedaron sin trabajo, y los que pudimos mantenerlo estamos como locos porque la gente todavía no ha incorporado los cambios de recorridos y líneas con lo cual se siente desorientada y te dice de todo. Aunque digan que tenemos más comodidades que en años anteriores porque algunos coches ya no tienen la palanca de cambio y no cortamos más boletos, siempre surgen problemas con las boleteras porque se traba una moneda, por las monedas falsas que no permiten al usuario sacar el boleto y tiene que bajarse tras una discusión con nosotros y muchas situaciones de un tránsito cada vez más descontrolados".

DESPUES DE LA REFORMA

En ese contexto, el propio José Pappalardo, de la empresa Línea 307, comentó que "hay choferes que necesitan asistencia psicológica, principalmente después de la reforma del transporte municipal. Antes nosotros preparábamos un mes a los choferes antes de que se sentaran a manejar y llevar a los pasajeros. Las pruebas ahora son mucho más rápidas, recibimos muchos choferes de golpe con la reforma y por eso, quizá, ha bajado la calidad del servicio en esta materia".

Julio Santilla, secretario gremial de la UTA local, dijo a este diario que "aunque no hay estudios estadísticos en La Plata, se puede sostener tranquilamente que la Ciudad está en la misma situación de capital federal, Bahía Blanca, Córdoba y Rosario, entre otras, por el grado de stress que tienen los choferes con el transcurso de las jornadas laborales".

"Los choferes son carne de diván permanentemente", dijo Horacio Ramos, un pasajero de la Línea 275. "Pocas veces nos dirigen la palabra para saludarnos. La mayoría de las veces los usuarios le hablan para quejarse o insultarlos directamente. El boleto, la máquina, las monedas, el tránsito, las puertas, las frecuencias y otras cuestiones que te preguntan nos ponen los nervios de punta. Es difícil conducir en ese estado en una Ciudad que en cada rincón se violan las normas de tránsito, que cada vez está peor: más coches, nuevos conductores y muchos están pocos preparados, y los inspectores que no hacen nada para mejorar la situación", dijo Leonardo, conductor de una línea interurbana que une a La Plata con Berisso.

Cabe indicar que los choferes deben revalidar su carnet especial para conducir cada cinco años, con un test psicofísico incluido y en el caso de las interurbanas, los choferes reciben inspecciones de la Provincia con referencia al trato que tienen con los pasajeros.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...