Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 20 °C
Nublado
Humedad: 60 %
18.8.2017

Echan a un psicólogo por profilácticos en la EGB

Se trata de Rodolfo Conti, que colaboraba con el programa regional de salud sexual

Recomendar artículo Imprimir artículo
Un psicólogo social platense que colaboraba con el Programa Regional de Salud Sexual y Procreación Responsable fue desafectado ayer de sus actividades, tras haber sido responsabilizado por las autoridades del Ministerio de Salud bonaerense de la polémica entrega de anticonceptivos en la EGB Nº40 de Altos de San Lorenzo.

La decisión oficial alcanzó a Rodolfo Conti. El profesional tuvo a cargo hace dos semanas, en el establecimiento educativo de 20 y 84, la charla que derivó en el acceso de chicos de 11 años a preservativos y pastillas, por una "desprolijidad organizativa", según asegura. El hecho desató una aguda polémica de la que participaron padres, funcionarios -tanto provinciales como nacionales- y autoridades eclesiásticas.

El ministerio de Salud de la Provincia informó que Conti fue separado de la colaboración que realizaba al Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable "en carácter de promotor comunitario de enlace" entre el barrio "Puente de Fierro" y las escuelas de la zona.

Según precisó José Luis Mainetti, titular en la Provincia de la Región Sanitaria XI -que incluye al Gran La Plata-, el psicólogo no era un profesional de planta del ministerio: "realizaba colaboraciones puntuales y voluntarias en el diseño didáctico de los talleres, y trabaja junto a varias organizaciones comunitarias de Altos de San Lorenzo".

El miércoles 26 de octubre pasado, durante dos horas del turno mañana, Conti -junto a otra profesional- habló sobre educación sexual ante medio centenar de alumnos de sexto y séptimo grado de la EGB Nº40 "Martiniano Leguizamón", ubicada en 20 y 84. En principio, la charla fue calificada como "muy buena y útil" por padres y docentes. Pero al otro día cuatro madres denunciaron que durante la actividad se habían distribuido preservativos y pastillas anticonceptivas.

"Los maestros dijeron que iban a dar una clase de educación sexual, algo que nos parece correcto, pero no que les iban a entregar eso. Parece que los incentivaran a tener sexo", se quejó Ninfa Suárez, una de las madres. Pero no todos fueron reclamos: otro grupo de padres avaló el enfoque de los profesionales designados por la cartera sanitaria bonaerense. Sonia Albornoz, por caso, consideró que "las charlas están perfectas, no tienen nada de malo; mi hija me entregó las pastillas anticonceptivas y los preservativos que le habían dado, y no me pareció raro porque ya hemos visto casos de embarazos en la escuela. Desde ya, es obvio que a mi hija no le voy a dar las pastillas".

La polémica excedió largamente el marco de la comunidad educativa a partir de la intervención del arzobispo platense Héctor Aguer, que dijo que la política educativa del gobierno en el campo sexual "sólo promueve la corrupción entre los jóvenes". El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, salió al cruce de Aguer con términos durísimos: dijo que las expresiones del prelado eran propias de "un fanático", y subrayó que "Dios perdona cualquier cosa, pero el SIDA no perdona".

El sábado pasado se sumó a la discusión el obispo de Resistencia, Carmelo Giaquinta, quien llamó a la desobediencia civil "si el Estado piensa que el rumbo de la educación se hace repartiendo anticonceptivos entre alumnos menores de edad". Giaquinta, además, citó a Jesucristo: "del adulto que hace perder el rumbo a los niños y adolescentes, Jesús dijo 'que sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo hundieran en el fondo del mar'".

Para poner paños fríos a la situación, ayer el ministro de Salud nacional aseguró que sus enemigos no eran los arzobispos, "sino la mortalidad infantil y materna, los embarazos no deseados y el SIDA", y señaló que si bien algún obispo se había manifestado contra la Ley de Salud Sexual "no fue la Iglesia en su conjunto".

Las autoridades sanitarias bonaerenses, por su parte, reiteraron que "un hecho puntual" -como el que se registró en la escuela Nº40- "no puede poner en tela de juicio el programa implementado en la provincia". Y recordaron que "no está autorizada la distribución de anticonceptivos en las escuelas. La entrega de preservativos y medicamentos solo está autorizada en los centros de salud, bajo prescripción médica, y en el caso de menores si son acompañados por un mayor".

José Luis Mainetti precisó que en el marco de las charlas que los profesionales de Salud brindan en escuelas "se hace una demostración de métodos que contempla el programa de Salud Sexual y Procreación Responsable -derivado de una ley provincial sancionada en 2003-". Pero aclaró que "de ahora en más, al menos en esta región Sanitaria, sólo se utilizarán para muestra folletería y documentales, y no los anticonceptivos en sí mismos".

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...