Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 16 °C
Nublado
Humedad: 54 %
19.10.2017

Perú y Venezuela distantes y sin indicios de acercamiento

Las desavenencias entre el presidente venezolano Hugo Chávez y el presidente electo peruano Alan García no parecen querer concluir y todo indica que las relaciones entre sus países no volverán a su mejor nivel por varios meses más, tras nuevos agravios del primero contra las autoridades peruanas. La polémica sumó un nuevo episodio ayer, cuando Venezuela pidió a Perú que "aconseje a su Presidente electo a ocupar su tiempo de manera más provechosa", en lugar de estar en una "constante provocación en contra del presidente Hugo Chávez", según un comunicado emitido por la cancillería. El gobierno venezolano subrayó que responderá "con contundencia" cada vez que se profiera una mención ofensiva contra Venezuela. La nueva escalada de diatribas estalló el fin de semana desde Panamá, donde Chávez calificó a García de "perro faldero de (el presidente de Estados Unidos George W.) Bush", lo que provocó un enérgico comunicado de condena y rechazo del gobierno peruano. La cancillería peruana rechazó también las dudas sembradas por Chávez sobre la legitimidad de la victoria electoral del socialdemócrata García el 4 de junio, cuando venció al nacionalista Ollanta Humala, a quien apoyaba Caracas. La declaración de Chávez se produce luego de que García criticara el jueves en Chile la presencia "atosigante" del presidente venezolano en Bolivia. "Esperamos que la presencia predominante, permanente y hasta atosigante del presidente Chávez no genere problemas entre Brasil y Argentina, o entre Bolivia y Chile", expresó García en rueda de prensa en Santiago. García acusó a Chávez de querer expandir un modelo de "estatismo petrolero" por los países de la región. Lima y Caracas llevan seis meses intercambiando acusaciones, en una guerrilla verbal que se ha convertido en una especie de juego de nunca acabar y en la cual ninguna de las partes parece dispuesta a ceder posiciones. Chávez la ha emprendido contra García y el presidente saliente Alejandro Toledo, a quienes presenta como aliados de Estados Unidos y como parte de un tinglado en su contra, de cara a aislarlo en la región. La prensa peruana ha destacado que las visitas de García a Brasil, Chile y Colombia, el próximo 5 de julio, buscan crear un eje antichavista para reforzar la democracia en la región. El anunciado canciller de García, José Antonio García Belaúnde, ha negado la posibilidad de crear un eje contra Chávez, pero ha exigido el respeto a la soberanía de los países y al pluralismo ideológico, en una entrevista publicada ayer por el diario El Comercio. En enero pasado el gobierno peruano retiró a su embajador en Caracas en protesta por la primera intromisión de Chávez en la campaña electoral peruana, cuando se manifestó a favor de Humala, un ex comandante del ejército. Caracas no se quedó atrás y en marzo retiró a su embajador en Lima. Pero de ahí en adelante la polémica subió de tono y se tornó en un feroz intercambio de insultos entre Chávez y García.

Recomendar artículo Imprimir artículo
Las desavenencias entre el presidente venezolano Hugo Chávez y el presidente electo peruano Alan García no parecen querer concluir y todo indica que las relaciones entre sus países no volverán a su mejor nivel por varios meses más, tras nuevos agravios del primero contra las autoridades peruanas.

La polémica sumó un nuevo episodio ayer, cuando Venezuela pidió a Perú que "aconseje a su Presidente electo a ocupar su tiempo de manera más provechosa", en lugar de estar en una "constante provocación en contra del presidente Hugo Chávez", según un comunicado emitido por la cancillería. El gobierno venezolano subrayó que responderá "con contundencia" cada vez que se profiera una mención ofensiva contra Venezuela.

La nueva escalada de diatribas estalló el fin de semana desde Panamá, donde Chávez calificó a García de "perro faldero de (el presidente de Estados Unidos George W.) Bush", lo que provocó un enérgico comunicado de condena y rechazo del gobierno peruano. La cancillería peruana rechazó también las dudas sembradas por Chávez sobre la legitimidad de la victoria electoral del socialdemócrata García el 4 de junio, cuando venció al nacionalista Ollanta Humala, a quien apoyaba Caracas.

La declaración de Chávez se produce luego de que García criticara el jueves en Chile la presencia "atosigante" del presidente venezolano en Bolivia. "Esperamos que la presencia predominante, permanente y hasta atosigante del presidente Chávez no genere problemas entre Brasil y Argentina, o entre Bolivia y Chile", expresó García en rueda de prensa en Santiago. García acusó a Chávez de querer expandir un modelo de "estatismo petrolero" por los países de la región. Lima y Caracas llevan seis meses intercambiando acusaciones, en una guerrilla verbal que se ha convertido en una especie de juego de nunca acabar y en la cual ninguna de las partes parece dispuesta a ceder posiciones.

Chávez la ha emprendido contra García y el presidente saliente Alejandro Toledo, a quienes presenta como aliados de Estados Unidos y como parte de un tinglado en su contra, de cara a aislarlo en la región. La prensa peruana ha destacado que las visitas de García a Brasil, Chile y Colombia, el próximo 5 de julio, buscan crear un eje antichavista para reforzar la democracia en la región. El anunciado canciller de García, José Antonio García Belaúnde, ha negado la posibilidad de crear un eje contra Chávez, pero ha exigido el respeto a la soberanía de los países y al pluralismo ideológico, en una entrevista publicada ayer por el diario El Comercio.

En enero pasado el gobierno peruano retiró a su embajador en Caracas en protesta por la primera intromisión de Chávez en la campaña electoral peruana, cuando se manifestó a favor de Humala, un ex comandante del ejército. Caracas no se quedó atrás y en marzo retiró a su embajador en Lima. Pero de ahí en adelante la polémica subió de tono y se tornó en un feroz intercambio de insultos entre Chávez y García.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...