Despejado
Pronóstico La Plata, Bs. As.
Temperatura:21 °C
Despejado
Humedad:90 %
27.3.2017

"Me hiere que me digan sacapresos"

Fernando Andrés Burlando tiene 43 años, es platense, y se ha convertido en uno de los abogados penalistas más famosos del país. En esta entrevista habla de sí mismo, de su patrimonio, de su carrera profesional, de sus negocios y proyectos

Recomendar artículoImprimir artículo
"Me hiere que me digan sacapresos"

El sueño de todo

Fernando Burlando es abogado penalista, tiene 43 años, está casado con María Gabriela García Girotti (40) y es padre de María (16) y de "La Pipi", Delfina (12), que acaban de hacer un casting para una novela producida por Cris Morena. Vive la mitad del año en una casona de estilo en 2 entre 38 y 39 y la otra mitad en La Raquela, su quinta de Villa Elisa. Todos los eneros los pasa en Punta del Este, en una casa de siete habitaciones en Solanas en la que recibe a familiares, amigos y famosos. Tiene una Ferrari, un Porsche, dice que ahora encargó un Hammer y también colecciona autos de época. Cuenta que en su guardarropas hay 300 trajes de U$S 2.000 cada uno y que Riky Sarkani le confecciona especialmente los zapatos. Dice que algún día peleará por la Intendencia y la presidencia de Estudiantes.

¿Se considera una persona frívola?

"Una persona que se compra una Ferrari o un Porsche como resultado de un trabajo decente, como consecuencia de trabajar desde las 7 de la mañana hasta a veces entrada la madrugada, no es una persona frívola, sino alguien que se da los gustos, que se premia a sí mismo. Yo podría decir un día: planto todo y no trabajo más y llevar una vida económicamente tranquila pero no podría pagar el seguro de una Ferrari o la patente de un Porsche ni bancar otros gustos que me doy con mi familia. Mi padre decía: en la vida no hay un momento determinado para disfrutar, hay que disfrutarla en todo momento mientras se pueda".

¿Con el tema de los super autos ilegales no tuvo problemas?

"Mucha gente me ha preguntado lo mismo. No, ningún problema porque siempre compro en concesionarios oficiales y sé muy bien por qué lo hago y cuando compro un usado se lo compro al dueño. Tengo un Jeep americano, de la Segunda Guerra, todo original que le compré a uno de Los Guasones (un grupo de rock platense); un Escarabajo de 1956, que lo restauré todo y ahora ando atrás de un Mustang o un Camaro o alguno de esos autos norteamericanos clásicos, de las películas de los 50 ó 60".

Alguna vez quiso ser presidente de Estudiantes y se habló de una candidatura suya a intendente, ¿todo eso quedó atrás?

"No...digamos que están en hibernación. Querer ser presidente de Estudiantes por ahora no tiene sentido porque tiene muy buenos dirigentes. A veces me preguntan por la pelea entre Verón y algunos dirigentes y yo digo que lo único que me preocupa es el club y el club está en muy buenas manos. Ahora, el día en que no sea así... Y con la intendencia pasa lo mismo; no es el momento: un intendente no puede andar en Ferrari y además, en este caso, creo que también la Municipalidad está en buenas manos. Woody Allen decía que un político es un tipo que logra hacer de cada solución un problema, y creo que no es el caso de Pablo Bruera que sabe lo que hace".

¿Lo votó a Bruera?

La verdad es que no pude votarlo porque estaba en Brasil, pero pensaba votarlo".

¿Por qué sigue viviendo en La Plata?

"Así como Borges decía que Buenos Aires era su gran amor, yo digo que La Plata es mi primera y única novia y así seguirá siendo, acá están mis afectos, mi historia".

Pero montó un estudio en Buenos Aires.

"Lo de Puerto Madero es una necesidad laboral. LLegó un punto en el que teníamos muchos clientes de capital, muchos casos en los tribunales de allá y el tema se complicaba. Hoy mi vida laboral se divide entre el estudio de Madero y el de La Plata. En Puerto Madero tengo oficinas sobre Moreau de Justo y en el Hotel Faena, que es donde atiendo algunos negocios que he emprendido más allá de la profesión".

¿Se puede saber qué negocios?

Estoy construyendo "Las Golondrinas", un country en Hudson, a 150 metros del peaje sobre la Autopista La Plata, en un lugar paradisíaco donde, por ejemplo, las clínicas de tenis las va a dar mi amigo David Nalbandián, para darle un ejemplo de lo que va a ser eso. Es un proyecto mío, un emprendimiento que soñé".

¿Y los negocios en La Plata?

"No tengo ninguno. Mi esposa tiene un gimnasio y un salón de fiestas pero yo no tengo nada. Hay mucha imaginación popular al respecto, se me ha atribuido ser dueño de bailantas, de hoteles... Un día una clienta me para en la calle y me dice: doctor, lo felicito, me enteré que compró La Modelo, le juro que voy a ir a tomar cerveza con mi marido. Yo me reí muchísimo porque nada que ver".

El ritmo que usted tiene y la exposición mediática ¿repercuten en su vida familiar?

"Yo he logrado que a pesar de dedicarle tantas horas el trabajo no sea un obstáculo para mi vida familiar, soy muy familiero. Mi día empieza a las 6.30 cuando llevo a mis hijas a la escuela, religiosamente".

A veces pasa que la fama y el dinero traen amigos nuevos y alejan amigos viejos. ¿A usted le pasó?

"Yo cosí expedientes como empleado en el juzgado de Peralta Calvo, fui guardavidas en Pinamar, fui a la Escuela 10, al Nacional y a la universidad pública, y de toda esa vida tengo amigos que conservo y a los que valoro y diferencio muy bien de los amigos nuevos, de los "amigos del campeón", como suele decirse.

¿Se considera un metrosexual?

"Si comer pescado casi todos los días; correr durante una hora y hacer musculación cuatro veces por semana; hacer kite surf en el río a cualquier hora, incluso de noche; jugar al fútbol y tomar sol es ser metrosexual entonces quizá lo sea, no sé".

¿Qué hay en su guardarropas?

"Unos 300 trajes, la mayoría Armani y hay algunos Hugo Boss, son trajes caros, unos U$S 2.000 dólares cada uno".

¿Y zapatos?

"Con los zapatos tengo un problema y es que no me convenzo del todo de su utilidad porque digo: si tengo 300 autos no puedo tener 300 cubiertas. Yo creo que con 10 pares es suficiente. Los zapatos me los hace especialmente un amigo, Riky Sarkani y fíjese que ironía: calzo 44, "la cárcel".

¿Qué perfume usa?

"Hace 15 años me enamoré de Angel, de Terry Muller y no lo pude dejar. Antes era un perfume más exclusivo, ahora ya no tanto".

¿Es verdad que estuvo por lanzar su propio perfume?

"Fue un proyecto pero quedó ahí. De todos modos, la marca Fernando Burlando está registrada, así que quizá algún día... no sé".

El deporte parece ocupar un lugar clave en su vida.

"Absolutamente, sobre todo el kite surf y el fútbol. Los partidos de los miércoles en la quinta de Villa Elisa son un clásico. Por esta canchita han pasado Maradona, Tévez, el mago Capria, el Checho Batista, los Enrique, Fillol, Bertoni, Mársico y ex clientes como Alfredo Pesquera que se tiene que aguantar siempre la misma cargada: nadie se quiere ir antes que él para no encontrárselo en la Autopista. Y después del partido viene el asado a cargo de asadores como Pappo, que traía la guitarra y se ponía a zapar, o David Nalbandián. Acá juegan glorias del fútbol con gente común y corriente y sobre eso hay cientos de anécdotas: una noche el Beto Alonso pateó un tiro libre y un periodista amigo, que estaba en el arco, voló y le sacó la pelota al córner pero cuando se levantó comprobó que el pelotazo por poco le había quebrado la muñeca: terminamos todos en el hospital de Gonnet para que lo enyesaran".

¿Qué cosas le hieren de lo que dice la gente sobre usted?

"Que me digan 'sacapresos', porque la tarea del abogado penalista es, a mi juicio, la más difícil, la que más esfuerzo intelectual exige. Nosotros hemos revalorizado la figura del penalista, creo que la hemos elevado".

Y también son elevados sus honorarios...

"No. Ese es otro gran mito de la Ciudad. El Estudio Burlando es por demás accesible teniendo en cuenta que detrás de cada caso hay 20 cabezas pensando en cómo resolverlo. La consulta cuesta $ 150 o a veces hasta es gratis, depende del caso y siempre buscamos la forma para que el cliente pueda pagar. Hoy el estudio puede decir que tiene clientes de todas las clases sociales".

¿Le pesa que digan: 'si fulano contrató a Burlando es porque es culpable?'.

"Al contrario, es muy bueno que la gente piense así porque significa que se nos identifica con situaciones críticas, con desafíos muy difíciles. Y esto lo entienden, también, los inocentes que vienen al estudio a que los defendamos".

Pero para el ejercicio de la profesión ¿la fama no termina siendo una mochila?

"No, al contrario. Abre más puertas de las que cierra. Cuando en un juzgado, de cualquier lugar del país, entra un escrito con mi firma, ese escrito no pasa por ningún secretario, va directamente al juez, que lo analiza personalmente y con extremo cuidado. Eso es muy bueno para la tarea de un abogado defensor. Además, una cosa es la fama que da el prestigio profesional y otra la farandulización".

¿Y usted no está cerca de la farándula?

"No, para nada. Una vez me propusieron hacer ese programa de TV donde se ventilaban casos judiciales desopilantes, como el del tipo que perdía la dentadura postiza después de haberle mordido la cola a una vecina y la mujer, de bronca, no se la quería devolver, creo que se llamaba 'Justicia para Todos' o algo así. Inmediatamente dije que no, por supuesto. Y me ofrecieron participar en un capítulo de Poli Ladron, una novela que había en canal 13 y también dije que no".

Su padre, Julio Desiderio Burlando, fue un conocido juez penal platense. ¿Qué cree que diría de usted si pudiese verlo?

"Estaría orgulloso porque siempre le gustó que yo tomara desafíos, que fuese para adelante".

¿Qué visión tiene de la inseguridad?

"Es el resultado de muchas fallas de la sociedad. No creo en la mano dura o la mano blanda, creo en 'la mano', es decir, en la ley aplicada y en que la Justicia y la Policía tengan los recursos que deben tener y que lamentablemente no tienen".

¿Ha rechazado casos?

"Si, vinculados a violaciones a los Derechos Humanos, gatillo fácil, abuso sexual. Rechazamos una propuesta de un allegado a Irene Hurtig por el caso García Belsunce. Casi siempre que hay un caso mediático alguien nos contacta: pasó con Cromagnón, con muchos otros".

¿La condena a Horacio Conzi fue un fracaso del Estudio Burlando?

"El fracaso fue de Conzi que se privó de tenerme como abogado en el juicio oral. Nosotros no pudimos trabajar como hubiésemos querido porque los Conzi son difíciles. Uno les dice: no conviene hacer tal cosa, y ellos van y la hacen".

¿Y Giselle Rímolo, que también se quejó públicamente de su trabajo?

"Rímolo es el mejor ejemplo de la efectividad del Estudio Burlando: cuando nos contrató la fuimos a ver a la cárcel de Ezeiza y llegó a la entrevista con guantes de goma porque acababan de hacerle limpiar el inodoro de su celda. Con nosotros recuperó la libertad y cuando nos cambió por otro abogado fue a parar otra vez a la cárcel, a limpiar el inodoro".

¿Y Rodrigo?

Fue un gran esfuerzo intelectual, una satisfacción personal y la comprobación de que en la Argentina hay jueces que para producir sus fallos no lo consultan con la opinión pública. De ese caso tengo además una anécdota muy curiosa que fue la reacción de los fans de Rodrigo hacia nosotros. El primer día del juicio había una multitud en la puerta del juzgado y aunque con mi colega en esa defensa, Fabián Améndola, temíamos ser agredidos, igual salimos caminando, una cuadra hasta la cochera, mientras Pesquera iba en un patrullero, todo tapado. Y resultó que caminamos esa cuadra firmando autógrafos y sacándonos fotos con las fans mientras el pobre Pesquera esperaba en la cochera, escondido, porque a él sí eran capaces de lincharlo".

Pero el caso clave para su carrera fue Cabezas, ¿no?

"Fue una bisagra en mi vida profesional pero siempre digo que el desafío era defender a Yabrán. Si él me hubiese elegido, hoy estaba vivo y en libertad, a lo mejor haciéndonos el asado después del picado de los miércoles".

¿Se anima a decir lo mismo de Barreda? ¿Cree que Barreda estaría libre si lo hubiese contratado a usted?

"A Barreda lo asistieron excelentes profesionales platenses.

No contestó la pregunta.

"Si, la acabo de contestar".

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...