Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 15 °C
Nublado
Humedad: 71 %
21.9.2017

Fertilidad y discriminación en empleos

Recomendar artículo Imprimir artículo
Las mujeres en edad fértil para la maternidad son las más discriminadas a la hora de buscar un empleo, mientras que las que quedan embarazadas teniendo trabajo pierden posibilidades de ascenso, advirtieron funcionarios y especialistas del mundo laboral, quienes destacaron que no se trata de un problema menor, porque en la actualidad cuatro de cada diez puestos de trabajo urbanos están ocupados por mujeres.

En este cuadro, el grupo más vulnerable es "el más fértil", dado que alrededor del 30 por ciento de las desocupadas no supera los 24 años y el 11,2 tiene entre 25 y 34 años. Los datos se desprenden del último informe elaborado por el ministerio de Trabajo sobre cifras del cuarto cuatrimestre de 2006.

"Estas cifras revelan una realidad no siempre percibida a simple vista; la posibilidad de ser madre aparece como un punto negativo, especialmente en las muchachas, las más fértiles, a la hora de conseguir trabajo", evaluó la presidenta de la Comisión Tripartita de Igualdad de Trato y Oportunidades en el Mundo Laboral, Olga Hammar.

En la misma dirección se expresó María José Lubertino, directora del INADI, al afirmar que "las mujeres en edad fértil, ya sea por su capacidad o interés por ser madres, tienden a ser discriminadas a la hora de buscar empleo", y dijo que a raíz de esta situación, "deben mentir y decir que no tienen hijos pequeños, o que no están embarazadas o que no desean ser madres por el momento".

Por su parte, Laura Paussari, investigadora del Conicet y miembro del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), relativizó el hecho de que las mujeres acarreen mayores costos laborales para los empresarios. "Hay estudios empíricos que probaron que eso es un mito. Un informe de la OIT muestra que no hay impacto efectivo en la estructura de costos del trabajo de mujeres, pero el imaginario se lo atribuye a que sí y como responsabilidad casi exclusiva de las propias mujeres", señaló.

En este punto, tanto las funcionarias como las especialistas recordaron que si las trabajadoras están "en blanco" es la Anses la que se hace cargo de todos los gastos del embarazo y no la empresa que las contrató. Hammar agregó que "otro temor del empresario es que a causa de la maternidad la mujer baje su rendimiento, no pueda hacer las mismas actividades y comience a llegar tarde o faltar para cuidar a sus hijos, e incluso hasta renunciar".

"Y pese a que hemos mejorado considerablemente la empleabilidad de la mujer en nuestro país, hoy vemos que generalmente las empresas no toman mujeres, y si las contratan, no suelen ocupar los mejores cargos ni se las capacita para hacer una auténtica carrera laboral, salvo en las grandes compañías, quienes a su vez eligen mujeres con fuerte vocación profesional", dijo.

De hecho, la tasa de participación en el mercado laboral de las mujeres sin hijos es del 66,3 por ciento y este porcentaje disminuye al 59,8 cuando hay un hijo a cargo, al 44,7 cuando son dos y a un 29,6 por ciento cuando son tres o más hijos.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...