Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 27 °C
Nublado
Humedad: 42 %
23.11.2017
DISCUSIONES Y TIROS EN UNA NOCHE DE TERROR

Un hincha de Gimnasia fue asesinado en Avellaneda

Lo balearon en un confuso episodio, a la salida de la cancha de Racing

Recomendar artículo Imprimir artículo
Un hincha de Gimnasia fue asesinado en Avellaneda

MAXIMILIANO GOÑI EN LA HINCHADA DE VILLA SAN CARLOS


type="application/x-shockwave-flash" width="260" height="87" />




La violencia se hizo nuevamente presente en la noche del sábado en torno al fútbol, aunque el hecho que terminó con la vida del simpatizante albiazul Maximiliano Goñi no tuvo nada que ver con enfrentamientos entre barras. El hombre, oriundo de la localidad de Berisso, de 31 años de edad e incondicional seguidor del Lobo, recibió un impacto de bala en su abdomen, fue trasladado al Hospital Fiorito por personal policial, y tras ser sometido a una intervención quirúrgica de resultados satisfactorias, sufrió un paro cardiorrespiratorio sobre las 3 de la madrugada de ayer, el cual no pudo superar. Intervino la Comisaría Primera de Avellaneda y la causa, caratulada como homicidio, es llevada adelante en la UFI 3 a cargo del fiscal Dr. Alejandro Rojas, quien solicitó un allanamiento y la detención de tres ciudadanos de origen peruano, que al cierre de esta edición se estaba llevando a cabo.

Tras la amarga derrota, los simpatizantes de Gimnasia emprendieron la retirada a La Plata por la calle Colón, y tras tomar por Monseñor M. De Andrea, un grupo de ellos se debuto a reclamarle a los habitantes de una casa, que bajaran el volumen de la música que estaban escuchando con los bafles ubicados en la vereda de su casa. Este pedido fue tomado de muy mala manera por estos, que estaban totalmente alcoholizados, quienes salieron a agredirlos con palos en sus manos.

Cuando los simpatizantes del Lobo intentaban repeler la sorpresiva agresión, otro otro de los habitantes de ese conventillo (allí según informó a este medio el oficial Santillán de la Comisaría Primera de Avellaneda, "viven un importante grupo de malvivientes de origen peruano que tomaron a la fuerza dicha propiedad"), salió portando un arma de fuego y comenzó a disparar a la multitud, impactando un de las balas en la humanidad de Maximiliano Goñi, quien cayó tendido al suelo en medio de un charco de sangre.

Cuando la policía tomó intervención en el hecho, buscó retirar a los golpes a los simpatizantes de Gimnasia, circunstancia en la que se produjo una importante refriega que dejó a algunos uniformados con diversas heridas. Pero cuando cayó en la cuenta que quienes habían iniciado la agresión habían sido los vecinos de Avellaneda, y el disparo había provenido del mencionado domicilio, auxiliaron al Maxi, lo subieron a un patrullero con la colaboración de otros simpatizantes de Gimnasia, y partieron raudamente hacia el Hospital Fiorito, en donde el joven recibió los primeros auxilios, y en el que se lo intervino quirúrgicamente con resultados positivos según el parte médico que luego se le entregó a la policía. Sin embargo, la gravedad de la herida había hecho trizas las fuerzas del joven berisense, por lo cual no pudo superar un paro cardiorrespiratorio que devino sobre las tres de la madrugada y que terminó con su vida.

La versión oficial de los hechos ocurridos estuvo a cargo del titular del CoProSeDe, Rubén Pérez, quien aseguró que el agresor ya está identificado y se trata de "un vecino del lugar que no tiene ninguna vinculación con los hinchas de Racing".

Pérez buscó deslindar vinculaciones de este hecho con los de la violencia en el fútbol (ver aparte), al destacar que "Fue un hecho delictivo. Fue dudoso y yo no lo vincularía al fútbol. La víctima fue atacada cerca de la estación, a una cuadra", para luego explicar con sus palabras los hechos: "Goñi y un grupo de hinchas se encontraban a mitad de camino entre la cancha y la estación de tren de Avellaneda, cuando fueron atacados por un grupo de particulares que no eran hinchas de Racing. Uno de los hombres sacó un arma y disparó a los hinchas del Lobo y Maximiliano, oriundo del Barrio juan B. Justo de Berisso, recibió un balazo", culminó su relato el responsable del organismo de seguridad que busca frenar la violencia en los estadios con resultados poco efectivos.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...