Nublado
Pronóstico La Plata, Bs. As.
Temperatura:16 °C
Nublado
Humedad:100 %
25.3.2017

La brecha que va del espíritu de una ley a su instrumentación

Recomendar artículoImprimir artículo

Si hubo una voluntad que expresaron de viva voz los legisladores -en particular los oficialistas- que sancionaron en diciembre de 2009 la ley que creó un nuevo sistema de elecciones partidarias internas en la Provincia, fue que iban a poner fin a la posibilidad de que se utilicen las llamadas listas colectoras; ésas que permiten que dos o más candidatos a un mismo cargo (a intendente, por ejemplo) enganchen sus listas a la de un mismo postulante de otra categoría (a presidente o a gobernador, en ese caso).

Y así lo plasmaron en el texto de la norma. En su artículo 26, que reforma la legislación electoral general de la Provincia, la ley de internas dice: “Cada partido, alianza o agrupación sólo podrá presentar una lista de candidatos para cada categoría provincial y municipal. Por su parte, cada candidato solamente podrá presentarse por una lista y para un único cargo provincial o municipal”.

Las listas colectoras y de adhesión se han venido utilizando desde hace décadas en la política argentina, como bien recuerdan por estas horas voceros de la Casa Rosada. Pero en los comicios del 2007 fue el oficialismo el que hizo un uso intensivo del recurso. Se llegó así a que prácticamente en todos los municipios bonaerenses se presentaran dos o más candidatos a intendente por ese espacio, enganchados a las boletas de Cristina y de Scioli por la Presidencia y la Gobernación.

Semejante “reparto”, “abajo”, del voto de un mismo sector político se tradujo en la derrota de algunos históricos referentes del oficialismo. Pero, como los candidatos a intendente comparten la lista con los aspirantes a concejales, la mayoría de los jefes comunales del PJ, aunque ganaron un nuevo mandato perdieron bancas, e incluso, la mayoría, en sus órganos deliberativos.

Ese efecto de las colectoras fue la razón por la que el PJ provincial incluyó en la reforma electoral del 2009 la prohibición de ese mecanismo.

Sin embargo, primero se supo que la Casa Rosada pensaba habilitar colectoras y cuando Scioli dejó ver que pensaba hacer lo mismo, en la reglamentación de la norma bonaerense, para los cargos municipales, los intendentes peronistas le plantearon su rechazo.

Así, hace diez días, Scioli decidió hacer lugar a ese planteo. “No se va a violar el espíritu de la ley”, dijeron fuentes de la Gobernación que, ante un pedido de precisiones, indicaron que la reglamentación de la norma no iba a contener cláusulas tendientes a habilitar listas colectoras ni de adhesión.

Pero en la Casa Rosada les advirtieron a funcionarios bonaerenses que las colectoras municipales podrían autorizarse desde la conducción nacional del oficialismo. Y a último momento Scioli decidió “acompañar la norma nacional”. Como anticipó este diario ayer, la reglamentación provincial de la ley dice en su art. 24 que “para las elecciones generales, las agrupaciones políticas podrán realizar acuerdos de adhesión de boletas de diferentes categorías con otras agrupaciones no integrantes de la alianza”.

El oficialismo sostiene que lo que la norma prohibe son las colectoras “clásicas”, esto es, que una misma fuerza política pueda presentar más de un candidato a un mismo cargo, y que en cambio el mecanismo de adhesión (que también permite que un mismo espacio presente más de un candidato a un mismo cargo, aunque en las formas uno sea el postulante oficial y el otro de una fuerza distinta que “adhiere”) no están prohibidas. Parece claro, entonces, que en la reglamentación no se cumple con “el espíritu de la ley”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...