Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 12 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 56 %
24.11.2017

Femicidio, un crimen con saña y alevosía

Una mujer es asesinada cada 30 horas en nuestro país, en casos enmarcados en la problemática de la violencia de género

Recomendar artículo Imprimir artículo
Femicidio, un crimen con saña y alevosía

Una mujer fue asesinada cada 30 horas en nuestro país en los primeros 10 meses del año

Con un salvajismo que difícilmente se encuentra en otro tipo de crímenes. Con ensañamiento brutal. Con notorio aprovechamiento de la debilidad física de la víctima frente a la fuerza del victimario. De esa manera, una mujer fue asesinada cada 30 horas en nuestro país en los primeros 10 meses del año. Doscientas treintisiete víctimas, un 10% más que en el mismo lapso de 2010. Son los números de las situaciones extremas de una problemática social, la violencia de género, que, por su magnitud, ya tiene nombre: femicidio.

Según informes del Observatorio de Femicidios de la Ong La Casa del Encuentro, por estos crímenes, cometidos en la mayoría de los casos por las parejas o ex parejas de las víctimas, al menos 283 niños o adultos se quedaron sin sus madres, precisó el último estudio difundido por la entidad con motivo de la celebración del Día Internacional de la No Violencia hacia las Mujeres.

“Este estudio se basa en las informaciones diarias publicadas en 120 medios del país. Es sólo un piso, hasta que existan estadísticas oficiales”, afirmó la coordinadora de Encuentro, Fabiana Tuñez.

De todas formas, la especialista consideró que en la actualidad el problema de la violencia machista “tiene más visibilidad en la sociedad, pero faltan políticas de Estado para profundizar los mecanismos de prevención, asistencia e información a las víctimas. Además, estamos pidiendo la incorporación de la figura de femicidio al Código Penal, para lo cual hay siete proyectos presentados en el Parlamento, que esperamos se traten pronto”, añadió Tuñez.

En 2009, el Parlamento sancionó una ley contra la violencia de género en todos los ámbitos que ordena al gobierno argentino elaborar un plan nacional para prevenir y sancionar este flagelo. El año pasado, al menos 260 mujeres fueron asesinadas por violencia machista, lo que significó un 12,5 por ciento más que en 2009, según la ONG.

Por otra parte, de acuerdo con datos de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia, sólo en septiembre de este año se registraron 708 denuncias de agresiones, contra 654 del mismo mes de 2010 y 552 de 2009. Y tres de cada diez denuncias involucraron a menores de edad, señaló el organismo.

ROMANTICISMO Y GOLPES

A su vez, otro relevamiento realizado por el Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, destaca que entre el 1 de enero y el 31 de octubre de este año, 18 mujeres fueron asesinadas por sus novios o ex novios.

“Las jóvenes construyen la idealización del “amor romántico”, ese amor que todo lo perdona, que todo lo entiende, ese amor que disfrazado de `amor para toda la vida´ es, en realidad, el comienzo de una relación intoxicada por la violencia”, explicó Ada Rico, coordinadora del Observatorio.

La especialista describió que es común que las chicas piensen que si sus novios las celan, controlan su vestimenta, exigen respuesta inmediata a llamados y mensajes de texto o cuestionan sus amistades, “es por que las cuidan, cuando en realidad demuestran una relación de control, aislamiento y posesión”.

En este marco, la coordinadora del Observatorio recomendó que, cuando una joven se encuentre en situación de violencia en una relación, es importante “no juzgarla y no presionarla. La juventud es la etapa de rebeldía, por lo tanto tal vez sea más difícil que reconozca que está viviendo una situación de sometimiento y pueda creer que la persona adulta que le habla de su pareja, en realidad, no lo quiere a él y por eso intenta la separación”.

La especialista señaló asimismo que “si la joven aparece con signos físicos de violencia, debemos trasmitirle que sabemos lo que realmente está pasando y que estamos allí para escucharla, comprenderla y ayudarla. Tenemos que comenzar a contenerla, fortalecerla para que no sienta vergüenza, que entienda que ella no es culpable”, explicó la integrante del Observatorio, que realiza anualmente un listado de femicidios en base a noticias publicadas en medios de distribución nacional y provincial.

NOTAS RELACIONADAS:
“Una mayor dosis de crueldad”

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...