Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 11 °C
Despejado
Humedad: 85 %
11.12.2017
CUESTIONAN LA FORMACIÓN DE ALGUNOS PROFESORES

Aunque ideal para cuidar la columna, el pilates también puede lesionarla

Con la popularización de la disciplina, algunos médicos han comenzado a observar lesiones de espalda asociados a su práctica. El problema no estaría sin embargo en los ejerciciosPor NICOLÁS MALDONADO

Recomendar artículo Imprimir artículo
Aunque ideal para cuidar la columna, el pilates también puede lesionarla

El estiramiento de columna, uno de los ejercicios básicos del método Pilates que puede llegar a producir lesiones de espalda cuando se lo practica en forma incorrecta

Hace ya tres meses que Cristina Miralles (57) lleva un corset dorso lumbar debajo de su ropa. Para ella, ese aparato ortopédico con barras de aluminio es un recuerdo permanente de que el pilates puede no ser una gimnasia tan benigna como creía. Cristina estaba haciendo un ejercicio llamado "spine stretch" (estiramiento de columna) cuando sintió una punzada en la espalda que la dejó sin aire. Aunque en principio atribuyó el dolor a una lesión muscular, diez días más tarde, sin poder recuperarse de él, decidió consultar a un especialista en columna. Entonces se enteró que lo suyo era un aplastamiento de vértebra.

abre comillasEl problema no está en el pilates; el pilates es fantástico; lo que pasa es que algunos profesores que lo dictan no lo son tantocierra comillas

Con la creciente popularización del pilates y la apertura de nuevos centros donde practicarlo, algunas traumatólogos y fisiatras han comenzado a encontrarse cada vez más seguido con casos como el de Cristina. Pero también con otras lesiones de espalda no menos serias que requieren largos tratamientos de rehabilitación. Lo curioso es que si bien muchas de esas lesiones aparecen asociadas directamente a la práctica del método pilates, los médicos creen que no son precisamente culpa de él.

"El problema no está en el pilates; el pilates es fantástico; lo que pasa es que algunos profesores que lo dictan no lo son tanto", dice el doctor en kinesiología y fisiatría Norberto Furman, quien reconoce haber atendido en su instituto a "una infinidad de pacientes lesionados" durante la práctica de esa gimnasia.

Lejos de responsabilizar a su profesora, con quien llevaba tres años cuando sufrió la lesión, Cristina Miralles afirma que la culpa fue absolutamente propia. "Estaba en la postura que en yoga se conoce como la vela y ese día quería llegar más atrás con los pies. Aunque me daba cuenta de que no podía, por amor propio insistí y ahí pasó. Pero en mi caso hubo también un componente de osteoporosis; por eso digo que la profesora no tuvo nada que ver", afirma ella. Lo cierto es que no todos comparten su opinión.

AL REVES DE COMO DEBERIA SER

"Con la cantidad de gente que se está largando dar pilates sin tener ni idea no me extraña que muchos alumnos terminen lastimados", dice Mirta Amerise, una de las primeras impulsoras de esta disciplina en La Plata, donde, según ella, "son contados con los dedos los que saben lo necesario para dictar clases".

Lo mismo señala Adrian Simonato, otro de los iniciadores del pilates a nivel local. "Como las clases para capacitarse resultan en general muy caras, la mayoría de los profes invierte sólo en máquinas y trata de aprender de los demás. Es así que se ha venido generando con los años una suerte de teléfono descompuesto que no sólo distorsiona los principios del pilates sino que hace que muchos alumnos terminen con lesiones".

Ideado como un sistema de ejercicios que apuntan a la musculatura profunda para fortalecer la columna vertebral, "el pilates -dice Simonato- suele ser aplicado hoy totalmente al revés. Como muchos de los profes vienen de trabajar con musculación, creen que la idea es ir aumentando la cantidad de resortes en las máquinas, por lo cual terminan convirtiendo al pilates en otra gimnasia localizada".

Clic para ampliarCon ese criterio equivocado, "algunos ejercicios seguros se vuelven peligrosos". Tal sería el caso del "spine stretch", pero también del "feet work" (trabajo de pies), que consiste en acostarse sobre una camilla deslizable llamada "reformer" y empujar con los pies sobre una barra. "Aunque el propósito del ejercicio es estirar la columna, si le ponés muchos resortes funciona al revés. porque te obliga a hacer la fuerza al ir. Es así que en lugar de estirar la columna la terminás comprimiendo", explica el profesor.

LESIONES PREEXISTENTES

A María Elisabeth Bardelli, una técnica en hemoterapia, le tomó cerca de mes y medio recuperarse de su última clase de pilates, en octubre pasado. En su caso, lo que empezó con una molestia en una pierna se convirtió en un dolor en la zona lumbar tan intenso que la dejó postrada durante varios días y la obligó luego a pedir que le cambiaran las funciones en su trabajo porque apenas podía moverse. Tal como le diagnosticaron, tenía dos hernias de disco a la altura de la cuarta y quinta vértebra lumbar.

"Aunque no tengo dudas de que fue por el pilates, no podría decir exactamente si el pilates me produjo las hernias o simplemente me las disparó, porque la verdad es que ya venía con lumbalgias", reconoce Elisabeth. Para el doctor Daniel Tore, el fisiatra que se hizo cargo de su rehabilitación, lo más probable es que haya sido lo segundo.

"Creo que con el pilates está pasando lo mismo que sucedió en su momento con el pádel: al ponerse de pronto de moda, mucha gente se larga a practicarlo sin tomar los recaudos que uno debe tener con su columna cuando ya pasó los cuarenta años de edad. Es por eso que muchas veces saltan patologías preexistentes que podrían haberse disparado también de otra forma. No creo que el problema sea el pilates en sí", dice el doctor Tore.

"Es cierto que a veces surgen lesiones que ya estaban -coincide Mirta Amerise- pero indagar sobre ellas y tenerlas en cuenta al elegir los ejercicios también es responsabilidad del profesor: la gente que viene a hacer pilates no tiene por qué saberlo. Lo que ocurre es que para muchos de los que hoy dan clases esto no es más que un negocio", dice.

También su colega Adrián Simonato habla del "negocio del pilates" cuando analiza las causas más comunes de lesiones. "Como las máquinas son caras, para optimizar su rendimiento por clase muchos las trabajan como un circuito haciendo que los alumnos vayan rotando de una otra. El problema es que de esa forma nunca se llega tiempo para corregirlos si comenten errores de postura: cuando terminás de explicarle a uno cómo debe acomodarse o respirar para no tener problemas, el que está en la otra máquina ya hizo todo mal".

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...