Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 20 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 60 %
24.9.2017
OTRO AVANCE EN ZOOTERAPIA

Entrenan perros para tratar a chicos con discapacidades

Es un proyecto de la facultad de Veterinaria. Primeras experiencias en Berisso y Ensenada

Recomendar artículo Imprimir artículo
Entrenan perros para tratar a chicos con discapacidades

El programa de Zooterapia con perros se implementará desde marzo en Berisso. El labrador es uno de los ejemplares ideales para esta iniciativa

Un perro debidamente adiestrado puede convertirse en el mejor "terapeuta" para niños que padecen ciertas discapacidades. Convencida por completo de ello, la comunidad académica de la facultad de Veterinaria está dando los últimos pasos para crear un servicio de zooterapia gratuito que comenzará a funcionar el año entrante o, a más tardar, a principios del siguiente, según indicó el secretario de Asuntos Estudiantiles, Fernando Marino. De momento han trabajado en la Escuela Especial N° 501 de Ensenada, y en marzo desembarcarán en Berisso. En esa ciudad pondrán en práctica la zooterapia con caninos durante 3 meses con 4 pequeños de entre 7 y 11 años, detalló la coordinadora del Consejo Municipal de Discapacidad, Patricia Arteca.

¿Por qué con perros? "Por un lado, es un campo de la zooterapia que no estaba desarrollado en la Región, y por el otro, permite abordar otro tipo de capacidades diferentes", explica el médico veterinario, y enumera: "El autismo, deficiencias mentales leves, síndrome de Moebius... Los perros son ideales para trabajar con quienes padecen esos problemas", afirma y añade que "la equinoterapia, en cambio, se trabaja mucho y muy bien en la zona".

Precisamente en Berisso, la Comuna tiene en marcha desde noviembre del 2010 un programa de equinoterapia. "Ese año participaron 20 chicos, durante éste tuvimos 30, y proyectamos atender a 40 en el 2012", sintetizó Patricia Arteca. Pero de inmediato pasó a contar la experiencia que iniciarán en marzo.

"Los niños trabajarán en parejas de la misma edad, es una forma de que aprendan a compartir", dice, ya ingresando en el terreno de los efectos positivos de la zooterapia con caninos. "Una la formarán pequeños de 7 años, y la otra de 11. La facultad pondrá los perros, que serán tres labradores y un dogo de burdeos, los adiestradores y la psicóloga. Tres chicos tienen discapacidades mentales leves y uno síndrome de Moebius", explicó, sin ocultar la expectativa que despierta la iniciativa en la comunidad.

Vale aclarar que el síndrome de Moebius es una compleja anomalía congénita caracterizada por una falta de expresión facial. Dos importantes nervios craneales, el 6º y el 7º, que son los que controlan el parpadeo, el movimiento lateral de los ojos y múltiples expresiones de la cara, no están totalmente desarrollados.

DESDE EL PLAN DE ESTUDIOS

Antes de adentrarse en los detalles acerca de cómo se adiestra a los perros, qué tipo de caninos son los mejores para estas terapias y qué efectos provocan sobre los niños discapacitados, Fernando Marino comenta que "la facultad ha venido adoptando una serie de medidas tendiente a trabajar la zooterapia con los alumnos y la comunidad en general. El consejo directivo, por caso, aprobó que entre los 3 cursos optativos con que cuenta el plan de estudios uno sea de zooterapia y otro de adiestramiento canino básico, este último mediante un convenio con la asociación de adiestradores".

En ese marco indicó que el equipo de trabajo lo componen veterinarios, estudiantes que hicieron el curso, y psicólogos del gabinete de la facultad y trabajadores sociales que determinan quienes pueden ingresar al programa.

¿Cómo se aborda al chico? "Cada uno cuenta con un acompañante terapéutico y un adiestrador, en tanto que el psicólogo observa y va sacando conclusiones. Al cabo de 3 o 4 meses, durante los cuales se dan dos sesiones por semana, el profesional del campo de la psicología realiza un informe final integral", relata. Cabe aclarar que esta es una primera experiencia. Luego, sobre los resultados, se puede seguir avanzando siempre que se compruebe que esa es la terapia más adecuada para el niño.

LIMITES, PACIENCIA, RUTINAS

Cada patología requerirá de un animal distinto. Al perro se le brinda el denominado "adiestramiento canino básico". Luego se pasa a enseñanzas particulares según el ejemplar. "Un niño autista necesitará uno tranquilo, de carácter apasible, que se deje acariciar, que le devuelva el cariño y la mirada, que pueda permanecer mucho tiempo sentado o acostado", explican los expertos. En cambio, un chico con síndrome de down, que es muy activo, "requiere un animal igualmente activo, juguetón", comparan.

Todo ello "repercute directamente sobre la conducta del pequeño -afirma Patricia Arteca-. El niño aprenderá que hay límites cuando le digo 'alto' al perro y éste se detenga. También puede comprender que hay otros límites, por ejemplo si el animal se queja porque le hace daño. Asimismo, en la medida en que se acostumbre a asearlo y darle de comer asimilará la importancia de esas rutinas (los caninos llegan al lugar con todas sus pertenencias, como la manta, el cubo del agua y el de la comida, el cepillo)", ejemplificó.

"Lo fundamental de la zooterapia con canes es que el chico consigue algo que no logra con otras terapias pues está trabajando con un ser vivo capaz de manifestarle sentimientos, de calmarle la ansiedad, de desarrollarle la paciencia porque deberá aprender a adaptarse a sus tiempos. Eso sí, los avances los va marcando el psicólogo", enfatizan Marino y Arteca.

REGISTRO ABIERTO

En Veterinaria tienen abierto un registro donde pueden apuntarse quienes quieran que sus perros participen del programa (puede accederse a través de la página www.fcv.unlp.edu.ar). "Hoy contamos con tres labradores, un dogo de burdeos y un pitbull", dice el secretario de Asuntos Estudiantiles. "Pero necesitamos más animales para ampliar la atención a los niños que lo necesitan", aclara.

Dogo y pitbull. ¿Suenan mal no? "Exactamente. Son caninos que tienen muy mala fama. No obstante, son extremadamente dóciles para el entrenamiento e ideales para realizar este trabajo terapéutico con pequeños", desmitifican en la unidad académica de 60 y 118, donde aclaran que "los perros deben reunir algunas características, como ser jóvenes, de talla más bien mediana, dóciles. Si alguien se acerca, nosotros visitamos al animal en la casa. Si se considera apto, se lo adiestra durante un tiempo que varía de los 3 a los 6 meses. Y si queda, se le garantiza al dueño atención permanente y gratuita en el Hospital de la facultad", señalan y remarcan que "no hay limitantes en cuanto a razas".

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...