Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 16 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 39 %
26.4.2017
“PEPITA JIMENEZ”

Una ópera al desnudo

La última puesta del Argentino reabrió la polémica por la presencia de escenas de alto contenido erótico

Recomendar artículo Imprimir artículo

Con el reciente estreno americano de “Pepita Jiménez”, ópera con música de Isaac Albéniz y libreto de Francis Money-Coutts (basado en la novela homónima de Juan Valera), el Teatro Argentino vuelve a abrir la polémica por la presentación de producciones operísticas con alto contenido erótico, que generaron reacciones encontradas en los espectadores.

La propuesta del director escénico español Calixto Bieito, quien con esta producción en la Ciudad marcó su debut en Argentina, fue criticada por algunos espectadores, quienes consideraron de “excesiva” e “innecesaria” la inclusión de desnudos y fuertes cuestionamientos a la Iglesia Católica.

En esta misma línea, otro de los reclamos a esta puesta (que tendrá nuevas funciones mañana a las 20.30 y el domingo a las 18.30) fue la participación del Coro de Niños que dirige Mónica Dagorret en un espectáculo que “contiene escenas que pueden herir y/o afectar la sensibilidad de los espectadores”, tal como se informó a la entrada del teatro.

“Mezclar mujeres desnudas con el Coro de Niños es un poquito desagradable... Hay muchas formas de mostrar contrastes que no sean atentando contra la vista. Mal gusto”, se quejó en la página oficial del teatro en Facebook, Verónica Nery, una de las espectadoras que asistió a la función estreno del domingo.

La “Pepita Jiménez” del español Calixto Bieito, quien se define como un “provocador estético”, constituye un repaso crítico a la España de las décadas de los 60 y 70 bajo su personal visión. Para él, esta ópera trata el “enfrentamiento entre el erotismo y la religión, un tema muy presente en España, en San Juan de la Cruz o Santa Teresa, un clásico de la literatura española”.

Durante la temporada artística del 2010, fueron varios los títulos presentados por el Teatro Argentino que causaron el mismo malestar en algunos espectadores, entre ellas, “Lady Macbeth de Mtsensk”, de Dmitri Shostakóvich, “Don Giovanni”, de Wolfgang Amadeus Mozart, “Rigoletto”, de Giuseppe Verdi, y “Giulio Cesare in Egitto”, de George Friederich Händel.

Oportunamente, el director artístico del primer coliseo bonaerense, Marcelo Lombardero, respondió a los cuestionamientos del público argumentando que “estamos en pleno Siglo XXI. Cada director tiene su visión y no hay censuras. Tiene toda la libertad del mundo para expresar lo que le parezca arriba del escenario y nadie ha puesto en juego jamás esa calidad artística. El público se puede molestar, levantarse e irse. Tiene todo el derecho a quejarse. Pero tiene que entender que el arte es arte y es pura subjetividad y de ninguna manera hemos tenido obscenidad en escena”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...