Despejado
Pronóstico La Plata, Bs. As.
Temperatura:21 °C
Despejado
Humedad:90 %
27.3.2017
LOS NIÑOS Y LAS REDES SOCIALES

Chicos y Facebook: padres admiten que les cuesta mantener el control

El caso de la nena platense acosada que terminó con un preso por pedofilia renovó la inquietud. Consejos de expertos para proteger sin invadir

Recomendar artículoImprimir artículo
ALGUNAS DE LAS ESTRATEGIAS A LAS QUE APELAN LAS FAMILIAS PARA PREVENIR PROBLEMAS EN EL USO TEMPRANO DE LAS REDES SOCIALES: QUE LOS CHICOS TENGAN A SUS PADRES COMO CONTACTOS, QUE LOS ADULTOS CONOZCAN LAS CONTRASEÑAS DE SUS HIJOS Y QUE CONFIGUREN LA SEGURIDAD DE LAS CUENTAS, SEGÚN CONTARON CHICOS PLATENSES CONSULTADOS
ALGUNAS DE LAS ESTRATEGIAS A LAS QUE APELAN LAS FAMILIAS PARA PREVENIR PROBLEMAS EN EL USO TEMPRANO DE LAS REDES SOCIALES: QUE LOS CHICOS TENGAN A SUS PADRES COMO CONTACTOS, QUE LOS ADULTOS CONOZCAN LAS CONTRASEÑAS DE SUS HIJOS Y QUE CONFIGUREN LA SEGURIDAD DE LAS CUENTAS, SEGÚN CONTARON CHICOS PLATENSES CONSULTADOS

Hay una inquietud que crece entre los padres platenses: ¿cómo manejar la relación de los chicos con las redes sociales, especialmente con Facebook? En momentos en que muchos niños y adolescentes tienen sus propios perfiles en ellas y gran parte de sus comunicaciones pasan por esa vía, los padres reconocen que les cuesta manejar la situación. Y dicen que son frecuentes las tensiones entre el afán de los adultos por incrementar el control y el interés de los chicos -sobre todo de los adolescentes- por manejarse en las redes on mayor autonomía. A este coctel inquietante, docentes y autoridades educativas agregan otro elemento: la falta de conciencia de los chicos sobre los riesgos que implica el mal uso de las redes sociales. Redes sociales a las que, además, invitan a no demonizar: son una herramienta indispensable hoy en la comunicación y aún en la educación. Lo que hay que evitar, apuntan, es su mal uso.

El problema volvió a instalarse en el centro del debate durante la última semana, a partir de la detención de un hombre de 39 años acusado de haber engañado a una nena platense de 12 a través de Facebook de la que obtuvo fotos desnuda -se investiga si para venderlas a una red de pornografía infantil- a través de la amenaza y la coacción.

El episodio motivó que el propio ministro de Justicia y Seguridad de la Provincia, Ricardo Casal pidiera a los padres “estar en alerta” frente a este tipo de conductas delictivas que “muestran lo vulnerables que se tornan los niños, adolescentes y preadolescentes”.

Fuentes vinculadas a la investigación del caso identificaron al acusado como Flavio Landriel, entrenador de un club infantil de Lomas de Zamora, quien tenía tres perfiles de Facebook, todos con datos falsos. En dos de ellos se hacía pasar por nenas de 12 años y en el tercero adoptaba la identidad de un adulto.

Según se explicó, Landriel “con los primeros captaba a las víctimas desde distintos cibers y, una vez que lograba su dominio psicológico, intervenía como mayor para amenazarlas, coaccionarlas y lograr el objetivo de que se sacaran fotos de alto contenido erótico y se las enviaran, presuntamente, para venderlas en redes de pedofilia,

El estremecedor caso renovó una preocupación que no es nueva. Según los datos manejadas por Rachel Holway, titular de la organización Alerta Vida, que coordina un grupo de cazadores de pedófilos en las redes sociales, “en el último relevamiento que realizó la división de la Policía Federal que se encarga de investigar delitos sexuales contra menores de edad, se determinó que eran 30.000 los chicos abusados que aparecían en fotografías y cuyas identidades se desconocen” (ver aparte).

Estos datos se registran en momentos en que se suman otros problemas para los chicos en Internet, como el crecimiento del sexting (la moda de las preadolescentes de subir fotos a la red donde se las ve en poses sexies) o la vigencia de una modalidad delictiva conocida como grooming, definida como “las acciones deliberadas de un adulto para establecer lazos de amistad con menores, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual”.

A estos fenómenos se suma el del ciber-bullying, una forma de acoso escolar que se expresa a través de las nuevas tecnologías, entre ellas, las redes sociales.

Como sucede con muchas otras problemáticas sociales, frecuentemente, las inquietudes que despiertan estos problemas encuentran en la escuela una caja de resonancia, según indica Eliana Vásquez, directora de psicología Comunitaria y Pedagogía Social de la Dirección General de Escuelas.

“Lo primero que hay que entender es que las nuevas tecnologías no son algo negativo. Al contrario. Hay que buscar que se haga un buen uso de ellas, lo que hoy representa plantear una batalla cultural. En las escuelas las redes sociales se trabajan en distintos niveles: como contenido de enseñanza en las secundarias y como objeto de trabajo en los Consejos de Convivencia cuando surge alguna cuestión conflictiva vinculada a ellas. Algunos temas puntuales, como el grooming se tratan como una forma de abuso más dentro de la Educación Sexual Integral. En todos los casos y al tratarse de cuestiones nuevas se hace necesario ir construyendo permanentemente nuevos modos de abordaje”.

¿Qué se entiende por buen uso de las redes sociales? Una utilización que aumente el nivel de protección de los chicos a partir de algunas medidas simples como el diálogo permanente con la familia, no aceptar amigos que no se conocen, configurar bien la seguridad de las cuentas y ser responsables en el manejo de los muros, preservando la privacidad y no subiendo materiales que revelen información privada que vulnere la intimidad de los chicos”, dice Vásquez.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...