Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 15 °C
Nublado
Humedad: 98 %
16.1.2018
HISTORIA. EL PINCHA Y EL CARBONERO, UNA RELACIÓN DE CASI 100 AÑOS

¿Cuándo nació la amistad entre Estudiantes y Peñarol?

Los momentos que fueron marcando la cercanía entre simpatizantes de cada equipo

Recomendar artículo Imprimir artículo

Por MARTIN CABRERA

Estudiantes y Peñarol, Peñarol y Estudiantes, dos instituciones amigas que llevan casi un siglo de buena convivencia, apenas separada por el gran Río de La Plata. ¿Cómo y cuándo surgió?

No hay una fecha exacta ni siquiera un evento puntual que haya sido el disparador, pero diferentes personas consultadas no dudaron en afirmar que en la década del ‘20, las dos instituciones se estrecharon la mano por primera vez.

En 1927 se jugó el primer partido amistoso. Fue en Montevideo e igualaron 2-2. El Pincha viajó con todas sus figuras: Lauri, Scopelli, Zozaya, Ferreira y Guaita. Dos años después fue el Carbonero quien vino a la Argentina. Ganó Estudiantes 2-0.

En septiembre de 1937, una década después, asumió la presidencia albirroja Manuel María Lavié, de raíces uruguayas y simpatizante de Peñarol. Será por eso que el Carbonero fue el equipo invitado a La Plata el 17 de noviembre de 1937, cuando en 57 y 1 se inauguraron las luces. El Manya jugó ese amistoso, que finalizó 0-0 frente a una multitud.

Pasaron los años y la relación nunca se quebró. Algunos jugadores pasaron por el Pincha y viceversa. Pero no mucho más. Eso sí, luego de la derrota en San Pablo contra Palmeiras por la Copa Libertadores de 1968, Osvaldo Zubeldía no dudó: jugar en el Centenario. Antes de volver a La Plata el propio Mariano Mangano se fue a Montevideo y regresó con la autorización de sus pares de Peñarol de utilizar su predio de concentración en Los Aromos.

Del mismo modo ocurrió al año siguiente, cuando el Pincha le ganó la final de la Libertadores a Nacional, el otro poderoso del país vecino. Ahí la amistad se hizo más fuerte todavía.

Las calles se volvieron a cruzar en la década del ‘90, con la migración de un grupo de hinchas que se radicó en nuestra ciudad. Uno de ellos, Sergio Chans, alias “el uruguayo”, había sido el capo de la barra carbonera y frecuentó el corazón de la tribuna en la calle 55. Desde entonces una bandera acompañó casi todos los partidos de Estudiantes: “El manya es Pincha”.

A partir de entonces, camisetas amarillas y negras se vieron con facilidad en la tribuna, lo mismo que rojas y blancas en la de Peñarol.

Pasaron los años y algunos cruces por Supercopas y ahora por Sudamericana volvieron a poner en un mismo lugar a las dos instituciones, que se respetan muchísimo, al punto de tener una amistad de casi un siglo.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...