Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 22 °C
Nublado
Humedad: 72 %
16.10.2017

EE.UU. dio a conocer las medidas de apertura comercial con Cuba

El Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció las enmiendas al programa de sanciones a Cuba. Con esta nueva normativa se busca suavizar las limitaciones al comercio y facilitar los viajes prometidos por el presidente estadounidense, Barack Obama, el pasado 17 de diciembre

Recomendar artículo Imprimir artículo

Las nuevas regulaciones entrarán en vigor mañana tras la publicación de los cambios a la relajación de las normas que regulan las exportaciones, viajes e intercambios de divisas con Cuba. Así lo anunció el Departamento del Tesoro y de Comercio quien dio cuenta de los cambios a sus regulaciones de Control de Activos a Cuba y de Exportaciones a Cuba.

Entre otros alcances, las modificaciones que hizo el Gobierno estadounidense permiten que se rebajen los requisitos para los viajeros que entren en las 12 categorías ya fijadas por Washington. Visitas familiares, viajes oficiales gubernamentales, de organizaciones humanitarias, por intercambios profesionales, educativos, religiosos, culturales o deportivos, así como para coberturas periodísticas serán los doce rubros.

"Los viajeros autorizados podrán realizar transacciones con normalidad, incluidos los pagos de gastos cotidianos y la adquisición de bienes en Cuba para consumo personal" en la isla, informó el Departamento del Tesoro.

Los cambios permitirán utilizar tarjetas de crédito estadounidenses en Cuba, aumentará la cuantía de dinero que puede enviarse a la isla y, previsiblemente, importar los codiciados puros cubanos.

Los estadounidenses que viajen a la isla caribeña podrán también importar bienes hasta un valor de 400 dólares para uso personal, "incluyendo no más de 100 dólares de productos alcohólicos y de tabaco".

El límite de envío de remesas aumentará de los 500 a los 2.000 dólares y en algunos casos de proyectos humanitarios no habrá limitaciones.

Los estadounidenses que tengan autorización para viajar a Cuba podrán llevar hasta 10.000 dólares como remesas familiares o como donaciones a organizaciones religiosas o por motivos educativos.

Asimismo, las nuevas enmiendas permitirán los intercambios comerciales de equipos de telecomunicaciones a Cuba, para facilitar las comunicaciones con Estados Unidos, el resto del mundo y dentro del país.

El envío de teléfonos móviles, televisores, computadores y otros dispositivos estará autorizado.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró en un comunicado que estos cambios permitirán "que los estadounidenses provean más recursos para que el pueblo cubano sea menos dependiente de la economía controlada por el Estado, y ayudará a expandir las relaciones con el pueblo cubano".

Igualmente, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, indicó en un comunicado que las medidas anunciadas "nos llevan un paso más cerca para reemplazar desfasadas políticas que no han estado funcionando y ponen en lugar otras que promueven libertad económica y política".

Las modificaciones son parte del histórico anuncio de Obama hecho el pasado 17 de diciembre para normalizar las relaciones diplomáticas, tras más de medio siglo de embargo y relaciones de enemistad con el régimen castrista en Cuba.

El acuerdo, que se concreta con las nuevas guías para negocios y viajeros entre Cuba y Estados Unidos, fue fruto de 18 meses de negociaciones secretas facilitadas por la mediación del papa Francisco y Canadá.

¿Cómo empezó todo?

Las relaciones comerciales entre Estados Unidos y Cuba antes del 1959 eran regulares. El azúcar era el producto fundamental de las exportaciones cubanas hacia Estados Unidos. Ambos países, como fundadores del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), se otorgaban mutuamente la condición de Nación Más Favorecida (NMF).

El primero en implementar medidas restrictivas a Cuba fue el presidente Dwight Eisenhower. Casi inmediatamente después del triunfo de la Revolución cubana, el gobierno norteamericano implementó medidas para presionar y derrocar al nuevo gobierno cubano.

En 1960, Eisenhower expresó que resultaba imposible alcanzar un acuerdo para Estados Unidos con el gobierno de Fidel Castro. Así que, primero determinó la suspensión de la asistencia técnica, después redujo la cuota azucarera, suspendieron todas las exportaciones, excepto alimentos, medicinas y determinados equipos médicos.

Como respuesta, Cuba optó por nacionalizar las empresas extranjeras, para octubre la Isla nacionalizó 380 grandes empresas y todos los bancos. En enero de 1961 el gobierno estadounidense anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas y consulares con Cuba, tras el fracaso de la operación conocida como invasión de Bahía de Cochinos.

Luego de que en 1962 EE.UU. descubriera que Rusia estaba llevando misiles a Cuba, Bobby Kennedy, hermano del entonces presidente J. F. Kennedy y Fiscal General de Estados Unidos creyó que ese hecho se constituía en una situación que perjudicaba a la presidencia de su hermano.

En lugar de realizar un ataque aéreo habría un bloqueo comercial o cuarentena, esta política evitaba cualquier confrontación inicial pero también implicaba que en caso de un conflicto éste seria de envergadura. Así empezó el capítulo de la implantación de un bloqueo económico y comercial a Cuba sin precedente en la historia.

Luego de varias idas y vueltas en las relaciones, en donde existieron momentos en que el bloqueo fue tenue como en el gobierno de Carter y Nixon y muy acentuado durante la presidencia de Bush padre hoy la posición de EE.UU. frente a Cuba parece ser otra.

La decisión histórica del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de buscar la normalización de las relaciones con Cuba tendrá su principal oposición en el Capitolio con los Republicanos.

En el marco de las medidas para normalizar las relaciones con la isla, el Departamento de Estado tendrá seis meses para enviar un informe al Congreso con las recomendaciones sobre si sacar o dejar a Cuba en la lista negra de países que, según Washington, patrocinan el terrorismo.

La Casa Blanca no descarta una visita de Raúl Castro a Washington, si bien hasta el momento no hay planes concretos

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...