Nublado
Pronóstico La Plata, Bs. As.
Temperatura: 11.8 °C
Nublado
Humedad: 69 %

Inf. General

la educaciOn de los chicos

Cuando los padres no se ponen de acuerdo sobre un estilo de crianza

Especialistas explican las posibles causas de estas diferencias y recomiendan cómo abordarlas

Recomendar artículo Imprimir artículo
En la mayoría de los casos los conflictos se dan cuando alguno intenta  reproducir el modelo de su familia de origen y este no coincide con el de su pareja

En la mayoría de los casos los conflictos se dan cuando alguno intenta reproducir el modelo de su familia de origen y este no coincide con el de su pareja

Con la llegada de un hijo los integrantes de la pareja asumen el rol de padres y ahí entran en juego experiencias personales, modelos familiares, emociones y aprendizajes previos. El problema se presenta cuando los papás no se ponen de acuerdo sobre aspectos de la crianza.

“Son muy frecuentes los desencuentros y conflictos en la pareja en cuestiones que hacen al estilo de crianza”, dice la psicóloga María de Jesús Ferrero, y explica: “No debemos olvidar que cada miembro de la pareja parental viene de un ámbito distinto, con costumbres y hábitos de crianza que pueden resultar distintas a las ideas del compañero. Pesan ahí no sólo los ideales de padre/madre/hijo, sino también aquellos relacionados con la constitución de la familia y la descendencia”.

En este sentido coincide la psicóloga Silvia Medina, quién señala que el hecho de que los padres provengan de familias diferentes suele suponer la interiorización de diferentes mandatos, formas de organización y expectativas sobre el ideal de familia: “Frente a la crianza del hijo se sintetiza la historia familiar y personal de las dos personas. Y a veces es difícil llegar a un acuerdo”, dice.

“No debemos olvidar que cada miembro de la pareja parental viene de un ámbito distinto, con costumbres y hábitos de crianza que pueden convertirse en dispares respecto del compañero”

En épocas pasadas no eran tan frecuentes las discusiones sobre crianza entre los padres. Esto puede explicarse con el modelo de familia imperante, que otorgaba al padre el derecho a decidir sobre ciertos asuntos y a la madre sobre otros. Por lo general cada uno respetaba “su terreno” sin intentar entrometerse en el del otro. Actualmente ambos padres proveen, se ocupan de cuestiones del hogar y se implican en la crianza de los chicos. Y esto, algunas veces, da lugar a discusión.

Principales puntos de conflicto

Si bien -como plantea Ferrero- generalmente los conflictos aparecen en el momento de poner límites (qué tipo y cómo hacerlo), en algunos casos los desencuentros aparecen ya desde el embarazo: diferentes criterios en relación a los cuidados, sobre cómo encarar el momento el parto o los nueve meses de embarazo. “Algunas veces, cuestiones que parecen intrascendentes, como repartir o no souvenir, puede desencadenar una discusión”, dice Medina.

“También pueden aparecer diferencias en cuanto a qué permitirles y a qué prohibirles, ya que puede suceder que uno de los dos padres sea más condescendiente que el otro respecto a determinadas demandas de los niños”, dice Ferrero.

La educación es otro punto que puede generar conflicto. Emilia Canzutti, psicóloga especializada en niños y adolescentes y coordinadora del equipo Infanto Juvenil del Centro de Desarrollo y Fortalecimiento del Niño y su Familia, cuenta que muchas veces uno de los padres se decide a darle a su hijo determinado tipo de educación, se informa sobre el tema, y pretende que su pareja adopte sin cuestionamientos sus ideas. Pero, como señala la especialista, esto no siempre ocurre así.

“Empiezan las recriminaciones, los ‘no le digas eso’, ‘no hagas aquello’, ‘estás equivocado’ y se desata una lucha de poder entre los padres que no le hace ningún bien ni a la pareja ni a los chicos”, dice Canzutti.

Medina señala que en la mayoría de los casos los conflictos se dan cuando alguno intenta reproducir el modelo de su familia de origen y este no coincide con el de su pareja. En otros casos, plantea la especialista, los desencuentros en cuestiones concernientes a la crianza son el detonante de conflictos más profundos en la pareja y que quizás permanecían ocultos.

“Cuando a los chicos les llegan diferentes mensajes aprovechan esa situación y establecen alianzas parciales con el padre que le conviene”

“En cualquier caso, estos desencuentros afectan al vínculo porque movilizan cuestiones personales. Con frecuencia, las diferencias en la pareja se acentúan o se manifiestan ya desde el embarazo”, dice Medina.

Las especialistas coinciden en que cuando existen discrepancias entre los padres con respecto a ciertos temas deben tratar de resolverlas en privado, para evitar que los niños sean partícipes de la discusión.

“Muchas veces los acuerdos intentan lograrse frente a los niños o los padres le dicen cosas distintas. Cuando a los chicos les llegan diferentes mensajes aprovechan esa situación y establecen alianzas parciales con el padre que le conviene, según sus deseos del momento”, dice Medina.

“Se trata de negociar, como cuando inicia la pareja. Hay que encontrar un punto de equilibrio que permita transmitir mensajes claros a los niños, para que estos puedan interpretarlos”, dice Ferrero.

0 0 (Total de votos: 0)

Arriba