Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 6 °C
Nublado
Humedad: 97 %
17.8.2017
La pizza, al tope de las comidas que generan mas adiccion

Elaboran un ranking con los alimentos más adictivos para el cerebro humano

Un grupo de científicos presentó una lista con 25 comidas capaces de lograr una poderosa dependencia química

Recomendar artículo Imprimir artículo
Elaboran un ranking con los alimentos más adictivos para el cerebro humano

Elaboran un ranking con los alimentos más adictivos para el cerebro humano

No hace falta ser un científico avezado para saber que las pizzas y los chocolates nos pueden, pero por si alguien tenía alguna duda, un grupo de investigadores elaboró un lista con los 25 alimentos más adictivos y logró, además, determinar que su dependencia es casi tan poderosa como la que generan las drogas.

La investigación, encarada por científicos de la Universidad de Michigan, ubica al tope de los alimentos más adictivos a la pizza, seguida por el chocolate, las papas fritas en bolsa, las galletitas de chocolate y, ya en el quinto lugar, al helado.

el estudio

De acuerdo a la investigación, todo aquello que contenga azúcar o grasa es más susceptible de volverse adictivo que un simple plato de verduras o una ración de fruta. “Existen evidencias de que los hidratos de carbono y las grasas generan una adicción similar a la que producen la cocaína o el tabaco”, sostiene el nutricionista platense Norberto Russo, para quien, a la hora de analizar las posibilidades de encarar una dieta sana y reemplazar así hábitos alimenticios no tan saludable, “lleva no menos de nueve meses lograr que nuestro cerebro termine reconociendo como deseables opciones que antes solía rechazar”.

El “top ten” de alimentos adictivos lo completan las papas fritas naturales (en el sexto lugar), las hamburguesas con queso, las gaseosas, las tortas y, ya en el puesto diez, los quesos.

Los quince alimentos restantes señalados por los investigadores norteamericanos son la panceta, el pollo frito, los bollitos de grasa, los pochoclos con manteca, los cereales, las golosinas, la carne, las magdalenas, los frutos secos, los huevos, la pechuga de pollo, los pretzels, los crackers, el agua y, finalmente, las barritas energéticas.

Según explican los investigadores, las comidas más adictivas están compuestas mayoritariamente por azúcares refinados y mezcla de distintas grasas que no se encuentran fácilmente en un mismo alimento en la naturaleza. Por eso no sorprende que las comidas procesadas sean las protagonistas casi absolutas de esta lista de los 25 alimentos más adictivos.

Cuando comemos alguno de estos alimentos, de hecho, los especialistas explican que se produce una activación en distintas regiones del cerebro similares a las de los adictos a otras drogas como la cocaína, tal como explica Russo.

Para realizar la investigación, los investigadores realizaron un experimento con 120 voluntarios a los que se pidió que clasificaran 35 alimentos por su capacidad adictiva. Los resultados revelaron que los alimentos con mayor índice glucémico y grasas, se asociaban a una mayor frecuencia de comportamientos similares a la adicción de los drogadictos.

Según las conclusiones del trabajo, publicado recientemente en Estados Unidos, “el hallazgo de que el procesado era el factor más predictivo para saber si una comida estaría asociada con un comportamiento alimentario similar al adictivo, es una evidencia preliminar para estrechar el rango de qué comidas están implicadas en las adicciones”.

Erica M. Schulte, la líder del equipo de investigadores, sostuvo que el estudio viene a brindar “evidencia preliminar de que no todos los alimentos están igualmente implicados en la conducta alimentaria adictiva, y los alimentos altamente procesados que pueden compartir características con el abuso de las drogas, parecen estar particularmente asociados a la adicción a la comida. Como las comidas procesadas suelen consumirse con mucha facilidad, cuando nos llega la sensación de estar saciados ya hemos consumido una enorme cantidad de estos productos”.

Según Russo, en tanto, para romper esa adicción “no sirve reducir gradualmente su consumo, hay que interrumpirlo en forma abrupta y ofrecerle al paciente recursos para compensar la necesidad que su organismo va a sentir al principio. Para ello se reemplazan los hidratos de carbono con una cantidad proporcional de proteínas de origen animal y vegetal”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...