Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 15 °C
Nublado
Humedad: 99 %
18.10.2017
BIBLIOTECA DE HUMANIDADES

Entre viejos tomos de Aristóteles y toda la tecnología de la informática

La centenaria Bibhuma, en medio del Bosque, convoca a miles de usuarios desde su sede y desde la web

Recomendar artículo Imprimir artículo

Escritas a máquina y con las correcciones de puño y letra del autor, pasan una tras otra las páginas donde Manuel Puig desarrolló la novela “Boquitas pintadas”, un material de acceso al público impensado hasta hace un tiempo que se encuentra ahora con sólo ingresar a la colección digital de la Biblioteca de Humanidades -Bibhuma-. Se trata de “Arcas”, las fuentes utilizadas para trabajos de investigación y que, generosamente, el espacio de divulgación de la facultad de las ciencias sociales de la UNLP vuelca en su archivo abierto a la comunidad para que sea usado por quien lo necesite. Así, buscando ideas innovadoras, y recurriendo a las indispensables herramientas que ofrece la informática, esta biblioteca reubicada en el Bosque platense funciona, también en el modo presencial, “a silla caliente”.

Por la diversidad de títulos que guarda y por historia, es la segunda en importancia de la Ciudad después de la Pública de la Universidad. Durante décadas atendió las demandas estudiantiles, docentes e investigativas en un cerrado y oscuro subsuelo de la calle 48 entre 6 y 7. Desde principios de 2014, después de una mudanza considerada “titánica” por lo que significó trasladar alrededor de 120 mil volúmenes a su nuevo hogar, en la actual sede de Humanidades y Ciencias de la Educación, convoca a sus usuarios desde un edificio moderno, amplio y con toda la luz natural que desde el verde del Bosque atraviesa sus vidrios en 122 y 52.

Nació junto con Humanidades -por entonces llamada Ciencias de la Educación-, en 1914, cuando la unidad académica reunía apenas un puñado de carreras humanísticas, como Pedagogía, Letras, Historia y Filosofía. Desde entonces acompaña a la facultad con la adquisición y conservación, para consulta y préstamo, de textos vinculados a las ramas de las ciencias sociales, y guarda, además, toda la producción de conocimiento que ha sido publicada por esa casa.

En la Bibhuma o “Profesor Guillermo Obiols” se ve un continuo desfile de alumnos. Casi como si fuera una parte de sus casas, con esa confianza, los jóvenes circulan entre las estanterías; se juntan a estudiar en grupo en la sala parlante -mate mediante-, donde hay momentos en que no queda ni un asiento disponible; suben a la sala silenciosa y se recluyen largo rato ahí con sus temas; o acuden al aula de navegación de internet.

La política para el acceso al material es muy particular en esta biblioteca. “Acá los libros están para ser usados, hay algunos controles, pero solamente los más necesarios; acá son los mismos usuarios los que buscan lo que necesitan. La idea es facilitarle a la gente el acceso a los textos”, aclara la directora de la Bibhuma, Marcela Fushimi.

Para que ese sistema funcione todos los años se capacita a los ingresantes con visitas guiadas y toda una clase en la que se los registra y se les explica cómo se hace para llegar a las estanterías y encontrar, en medio de tanto tomo, el libro buscado. También se los instruye para que manejen el catálogo por la web.

Son tantos los títulos destacados que atesora esta biblioteca que a Fushimi, con casi treinta años de trayectoria en el lugar, le cuesta mencionar alguno en particular. “Hay muchos ejemplares antiguos; varios del 1800, pero también anteriores, como un libro de Aristóteles de 1583”, cuenta la directora.

Fue a partir de bien entrados los años 2000, con la creación de Memoria Académica, que Bibhuma comenzó a participar de forma activa en el acceso abierto al conocimiento científico, difundiendo sus postulados y beneficios hacia la comunidad académica de la facultad de Humanidades. Se transformó así en un ámbito cultural referente de la UNLP y a nivel nacional.

 

DATOS
Ubicación: Avenidas 122 y 52

Libros: 120.000 ejemplares

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...