Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 13 °C
Nublado
Humedad: 91 %
21.10.2017
UNA FLAGELO QUE NO CESA

Femicidios: llaman a desterrar el concepto de “crimen pasional”

Especialistas en temas de género advierten que esta fórmula justifica a los asesinos y culpabiliza a las víctimas

Recomendar artículo Imprimir artículo
Femicidios: llaman a desterrar  el concepto de “crimen pasional”

Unas 277 mujeres murieron el año pasado por situaciones de violencia de género en el país.

En medio de la ola de femicidios que viene registrándose durante los últimos años en nuestro país, organizaciones civiles y especialistas en temas de género hicieron un llamamiento a desterrar el concepto de “crimen por amor” del lenguaje en general, y en especial de los medios de comunicación. El reclamo, que no es nuevo pero cobró fuerza tras el asesinato de Gabriela Parra -apuñalada por un pretendiente el 2 de mayo pasado en un bar de la capital federal- se basa en el entendimiento de que esta fórmula tiende a justificar de algún modo el accionar de los homicidas y a hacer corresponsable del desenlace a sus víctimas.

“Notamos un retroceso en los titulares de notas que insisten con la fórmula de equiparar la pasión y el amor como justificativo de los femicidios”, aseguró con preocupación Ada Rico, la responsable de Observatorio de Femicidios Marisel Zambrano, un organismo que lleva estadísticas anuales de mujeres asesinadas en Argentina en base a lo publicado por más de un centenar de medios de todo el país.

Al hablar de que alguien cometió un “crimen pasional” o “mató por amor” se excusa de cierto modo el accionar de esa persona “en el dolor, la ira o la locura” que pudo haber sufrido. Pero “la infidelidad, la moral o el desacato no justifican la muerte de nadie”, sostiene la doctora en Ciencias Sociales e investigadora del Conicet Valeria Hasan.

De ahí que cuando las personas o los medios de comunicación “optan por relacionar los femicidios con el amor se convierten en cómplices de una ideología dominante que, al reducir esas muertes a una relación de amor-pasión, culpabiliza a las víctimas y libera a los culpables”, explica Hasan.

Lo mismo señala Claudia Laudano, docente de la Universidad Nacional de La Plata e investigadora de comunicación y género, quien resalta el error de asociar violencia o asesinato con amor.

Y es que al hacerlo “se pone el acento en el caso particular, como si quien cometió el asesinato lo hiciera por cuestiones de insanidad; y a la vez se lo descontextualiza de las condiciones sociales que generan el problema de la violencia hacia la mujer”.

En este mismo sentido la directora del Observatorio de Femicidios resalta que “los abordajes mediáticos que eligen titular de esta manera, ponen el femicidio en el ámbito privado como si fuera un problema de algunas personas, cuando en realidad es un problema social”.

UNA MUERTE CADA 31 HORAS

Apuñaladas, baleadas, golpeadas, ahorcadas, quemadas, ahogadas. Un total de 277 mujeres murieron a lo largo de 2014 a causa de la violencia de género y más de 200 chicos quedaron huérfanos como consecuencia del mismo flagelo. Un fenómeno que no se detiene ni deja de alarmar, a pesar de que estas cifras sean ligeramente inferiores a las registradas en 2013, cuando los episodios trágicos de violencia sexista sumaron 295 (un 6% más que las del año pasado).

Así surge del último informe elaborado por el Observatorio de Femicidios Adriana Zambrano que se dedica a la prevención de la violencia de género y a la asistencias de las víctimas de la violencia machista. Según el mismo trabajo, 1.808 mujeres murieron en todo el país desde que en 2008 comenzaron a elaborarse estos registros.

Otros datos que revela el trabajo: las parejas o ex parejas fueron mayoritariamente las responsables de los crímenes que en un 52% de los casos ocurren en la vivienda de las víctimas. En 39 de los casos fatales, las mujeres asesinadas habían presentado denuncias previas y en cuatro casos habían obtenido a la exclusión del hogar de los violentos.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...