Algo nublado
Pronóstico La Plata, Bs. As.
Temperatura: 12.5 °C
Algo nublado
Humedad: 77 %

Inf. General

La Iglesia cuestionó allanamiento a convento por presuntas torturas

Recomendar artículo Imprimir artículo

La Iglesia cuestionó allanamiento a convento por presuntas torturas

La Iglesia cuestionó allanamiento a convento por presuntas torturas


La Iglesia cuestionó hoy la  intervención de la Justicia en el convento de la localidad entrerriana  de Nogoyá, donde se investigan denuncias presentadas por torturas  y privación ilegítima de la libertad, y reclamó respeto por "la  libertad religiosa".    

La Conferencia Episcopal Argentina consideró en un comunicado  que "no había ningún motivo" para allanar "de ese modo" la casa religiosa, como se hizo el 25 de agosto, pero aseguró que la Iglesia  "no busca privilegios" y que si hubo delitos es "la primera interesada" en que se esclarezca el caso.  
  
"Llamó la atención el modo de proceder de las autoridades  intervinientes. No había ni hay ningún motivo para presumir que un  monasterio conocido y de extendida presencia necesitara ser allanado  de ese modo", sostuvo.    

El 25 de agosto el fiscal Federico Uriburu estuvo al frente  del allanamiento al convento de la Preciosísima Sangre y Nuestra  Señora del Carmelo, de Nogoyá, y tras el procedimiento dijo que en el  lugar se encontraron "elementos de tortura y autoflagelación como  látigos y cilicios".     

El allanamiento al convento se realizó por orden del juez de  Garantías, Gustavo Acosta, tras una denuncia sobre privación  ilegítima de la libertad agravada, castigos intramuros, desnutrición,  autoflagelación, y el uso del látigo, cilicio y mordazas, entre  otros elementos.    

En tanto, el fiscal Uriburu tomó declaración testimonial a ex  monjas del convento que confirmaron que eran sometidas a "tortura  psicológica, castigo físico, encierro y duras reprimendas por  parte de la madre superiora".    

Asimismo, imputó a la superiora del convento carmelita, Luisa  Toledo, por el delito de "privación ilegítima de la libertad" de  monjas de esa congregación.    Toledo también fue desplazada de su cargo en el convento en el  marco de las medidas judiciales "para garantizar la  transparencia" de la investigación.    

En el comunicado, la Iglesia sostuvo que "esa forma de actuar,  que sería igualmente poco adecuada en una casa de familia, ofende  especialmente a la consideración que merece una casa de oración  legítimamente constituida, y al sentimiento religioso de la  comunidad católica".    

El Episcopado insistió en afirmar que "la Iglesia Católica no  busca ningún privilegio frente a la legítima acción del Estado en  la investigación y sanción de los delitos que puedan cometerse en  cualquier ámbito".    

"Si efectivamente se hubieran cometidos delitos, la Iglesia es  la primera interesada en que se haga justicia", subrayó en el  comunicado.   

Asimismo, reclamó que "la Justicia se expida con prontitud,  que lo haga en base a elementos objetivos y respetando en toda su  amplitud la legislación vigente y la libertad religiosa de las  personas y de la Iglesia misma".    

En otro párrafo del documento, la Iglesia reconoció que "la  forma de vida de las monjas contemplativas, que se dedican a la  oración y el trabajo silencioso, puede ser difícil de comprender" en  este tiempo y reafirmó "la especial estima, valoración y  agradecimiento" que los obispos y la feligresía tienen hacia la vida  religiosa contemplativa.    

"Acompañamos al obispo del lugar y exhortamos a los fieles a  unirse en oración por todos quienes ejercen un grado de autoridad  en este caso, para que lo hagan con los necesarios recaudos  jurídicos que requiere un hecho que presenta instancias canónicas que  deben ser tenidas en cuenta", concluyó.  

 

0 0 (Total de votos: 0)

Arriba