Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 13 °C
Despejado
Humedad: 72 %
18.12.2017
la tecnologia contribuiria al fenomeno

Los “millennials” tendrían menos sexo que los de otras generaciones

Un estudio arroja resultados que van en contra de lo que la mayoría suponía

Recomendar artículo Imprimir artículo
Los “millennials” tendrían menos sexo que los de otras generaciones

Mientras la cultura aparece cada vez más sexualizada, los jóvenes parecen menos interesados en su práctica

Para los “millennials” el sexo dejó de ser un tema tabú y lo piensan desde un lugar desprejuiciado. Se sienten libres de hablar, de confesar inquietudes o, llegado el caso, de afirmarse homosexuales o bisexuales sin tanto prurito como el que reinó en generaciones anteriores. Sin embargo, según indican estudios, esta mayor libertad no iría de la mano con un incremento de la práctica sexual.

Un estudio realizado en Estados Unidos logró gran repercusión al agitar las aguas con una conclusión que va en contra de lo que la mayoría suponía: los millennials practican menos sexo que las generaciones anteriores.

La investigación fue realizada por la Universidad de San Diego y publicada por la revista académica en sexologia “Archives of Sexual Behavior”. El estudio probó que cada vez más jóvenes adultos nacidos entre los 80 y los 90 eligen no tener sexo.

“Hay un patrón general que sigue esta generación de alcanzar ciertos hitos más tarde. Casarse, tener hijos, estabilizarse en una carrera, comprar una casa. Ahora parece que los “millennials” también están postergando el sexo”

Jean Twenge, profesor de psicología de la San Diego State University, dijo que mientras el 15% de los jóvenes de entre 20 y 24 años no ha tenido una pareja sexual desde los 18 años, en la Generación X (nacidos en los 60 y 70) el porcentaje baja a 6%.

Si bien los investigadores admiten que no existe una única causa que explique el fenómeno, Twenge señala en el informe que “hay un patrón general que sigue esta generación de alcanzar ciertos hitos más tarde. Casarse, tener hijos, estabilizarse en una carrera, comprar una casa. Ahora parece que los millennials y la generación posterior, la “i”, también están postergando el sexo”.

Twenge también considera que la tecnología, de alguna manera, podría jugar en contra de los encuentros sexuales. Al comunicarse casi exclusivamente a través de mensajes de texto o de chats online, tendrían menos contacto físico.

Cuando los miembros de la generación “baby boom” (los nacidos durante las dos décadas posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial) tenían la edad que actualmente tienen los millennials, las cosas eran totalmente diferentes: eran épocas de liberación sexual en la que el punto de partida era “sexo, drogas y rock and roll”.

Para los jóvenes de ahora el paradigma parecería girar entorno a chateos por Tinder u otras redes sociales, a la publicación de selfies y al consumo o a la producción de videos en internet.

Paradójicamente, el sexo aparece por todos lados: en películas, novelas, series o en cuerpos desnudos que posan sugerentes. Mientras la cultura aparece cada vez más sexualizada, los jóvenes parecen menos interesados en la práctica. ¿Acaso la omnipresencia del sexo perfecto acrecienta las inseguridades y, por ende, los temores a la exposición?

Para Twenge la mayor consciencia sobre las enfermedades sexuales pudo haber incidido en este fenómeno. “La preocupación sobre la seguridad personal, la saturación de información sobre abusos en los campus universitarios y en fiestas juveniles también pueden contribuir a la inactividad sexual de los millennials comparada con la generación previa. La generación millennial está mucho más concientizada de los posibles riesgos de determinados hábitos, como demuestra el hecho de que beben menos alcohol, y esta percepción influye en sus elecciones sexuales”, dijo.

Para la autora, el hecho de que “una proporción mayor de veinteañeros, respecto a la generación X, viven con sus padres, retrasan la edad del matrimonio y pasan más tiempo consumiendo ocio individual” también contribuye al descenso en la práctica sexual.

El estudio se realizó en base a 26.707 casos. La General Social Survey, equivalente a nuestro Instituto Nacional de Estadística (INE), se encargó de las encuestas. La muestra se considera representativa de la sociedad adulta estadounidense e incluye a miembros de la generación millennials y de la generación X e Y.

La sexóloga platense Mery Benzecry plantea que en Argentina las cosas parecen no darse igual: “Las consultas de gente joven siguen siendo iguales en cantidad. Es muy probable que las nuevas formas de comunicación, como internet, impidan el encuentro con la pareja deseada, pero en líneas generales, aunque no se casan tan jóvenes, ya comparten la vivienda con una compañera y tienen hijos a temprana edad, de 23 en adelante”.

La especialista diferencia a los que tienen entre 30 y 40 años, ya que señala que suelen ser más exigentes en cuanto a la elección de pareja. “De todos modos los encuentros sexuales, con o sin pareja estable, se siguen dando como siempre. Y no nos olvidemos que probablemente la vida de hoy muchas veces hace que se vuelva difícil formar una familia”, dice.

Para Benzecry, el hecho de poder hablar con seriedad del sexo y de sus diferentes formas abrió la posibilidad de una elección desde el conocimiento: “Los jóvenes mantienen relaciones sexuales de acuerdo a sus parámetros y no al de los adultos. El mundo cambió y esto se refleja en el sexo y en especial en aquello que llamamos sexualidad: las prácticas, sus formas, sus tiempos, y es eso lo que a muchos le cuesta comprender”.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...