Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 22 °C
Nublado
Humedad: 54 %
17.11.2017
Ayer se recordo el dia mundial del corazon

Uno de cada cinco mayores de 40 años sufre algún problema cardíaco

Más de 40 mil argentinos tienen un infarto cada año. Alarma la escalada de casos en personas jóvenes

Recomendar artículo Imprimir artículo
Uno de cada cinco mayores de 40 años sufre algún problema cardíaco

Uno de cada cinco mayores de 40 años sufre algún problema cardíaco

Hipertensión, sedentarismo, diabetes y obesidad son factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en el mundo, mientras que los paros cardíacos repentinos causan 40 mil decesos al año en la Argentina. Ayer, con motivo del Día Mundial del Corazón, quienes analizan el tema difundieron otro dato que enciende nuevas luces de alarma: se estima que uno de cada cinco mayores de 40 años padece alguna insuficiencia cardíaca crónica. Además, se calcula que en el país más de 15.500 infartados mueren cada año.

Los datos forman parte de los registros estadísticos que maneja el Ministerio de Salud de la Nación, la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y la Federación Argentina de Cardiología, aunque los expertos consideran que tanto los casos de infartos anuales como los de prevalencia de la enfermedad podrían ser incluso mayores dado que hay afectados que mueren y no llegan a ser registrados en el sistema de salud.

Para evitar que este mal se siga expandiendo, los especialistas recomiendan adoptar hábitos de vida saludables y estar entrenados en técnicas de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y uso de desfibriladores para cuidar al corazón.

“Actualmente convivimos con múltiples factores de riesgo, como la hipertensión, el sedentarismo, la diabetes, el colesterol elevado o la obesidad, por lo que el 31 por ciento de las muertes en el mundo se deben a enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte”, alertó Carlos Reguera, coordinador del Servicio de Cardiología y Medicina Preventiva del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (Ineba).

El especialista aseguró que cambiar el estilo de vida, como por ejemplo dejar de fumar o hacer ejercicio regularmente, ayudaría a disminuir en un 80 por ciento las enfermedades cardiovasculares.

“En Argentina el 55 por ciento de la población es sedentaria, el 37 padece sobrepeso y el 21 obesidad. Más allá de las cifras, lo llamativo es que recién tomamos conciencia cuando nos enfrentamos a un evento desafortunado”, subrayó.

Reguera recordó que “el sólo hecho de caminar 30 minutos por día a un ritmo moderado reduce en un 14 por ciento las probabilidades de sufrir algún problema cardiovascular”.

Por su parte, Hernán Provera, coordinador de Prevención Cardiovascular de Ineba, agregó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) “considera a la inactividad física como el cuarto factor de riesgo de mortalidad”.

El de las causas en la escalada de las enfermedades cardiovasculares, como apuntan los especialistas, es un tema que tiene infinidad de caminos pero existe un consenso generalizado entre los profesionales de la salud sobre las heridas que poco a poco van dejando en millones de personas los malos hábitos alimentarios y un sedentarismo cada día más extendido.

estar preparados

Las enfermedades cardiovasculares son un grupo de desórdenes del corazón y los vasos sanguíneos que anualmente provocan el fallecimiento de 17 millones de personas en todo el mundo, precisan en Ineba, donde recuerdan además que en la Argentina una de cada tres personas es hipertensa, seis de cada 10 tienen exceso de peso y dos de cada 10 obesidad.

Roberto Peidro, en tanto, vicepresidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), advirtió que en el país se producen alrededor de 40 mil muertes súbitas por año. “La muerte súbita es aquella que ocurre naturalmente y de forma inesperada dentro de la primera hora del comienzo de los síntomas. Frente a ese colapso, la persona afectada se desploma, pierde la conciencia, deja de responder, de respirar normalmente y pierde el pulso, y como la muerte cerebral y clínica comienzan a ocurrir entre los cuatro y los seis minutos después del paro cardíaco, resulta fundamental actuar de manera inmediata y eficazmente”, subrayó el profesional.

En caso de un paro cardíaco por fibrilación ventricular, si se aplica RCP y desfibrilación dentro de los primeros tres minutos, las posibilidades de llegar con vida a un hospital se acercan al 79 por ciento. “Por eso insistimos tanto en que los primeros minutos son vitales, ya que por cada minuto que la víctima pasa sin recibir maniobras de RCP, pierde un 10 por ciento de posibilidades de ser reanimado”, enfatizó Peidro.

“En esto reside la importancia de que toda la población se encuentre entrenada en maniobras de RCP, dado que, además, el 70 por ciento de las muertes súbitas se produce fuera de los hospitales, lo que convierte a la comunidad en la primera encargada de atender un episodio de ese tipo”, alertó.

En ellas, peor
Actualmente las mujeres mueren más que los hombres por problemas cardiovasculares, y los expertos aseguran que una de las razones es que sus síntomas son menos claros que los del hombre. Ellas, dicen, no tienen dolor en el pecho o en el brazo y así es más difícil el diagnóstico

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...