Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 30 °C
Nublado
Humedad: 43 %
18.1.2018

U2 en La Plata: una noche para volver a creer

Los himnos de “The Joshua Tree” sonaron en el Unico, en una velada nostálgica que buscó recobrar las utopías en tiempos de desesperanza

Recomendar artículo Imprimir artículo

Bono, The Edge, Mullen Jr. y Adam Clayton son U2, una banda de irlandeses que sí sabe montar shows. Anoche volvieron al Estadio Unico y la rompieron - gonzalo calvelo

La mística cinematográfica copó anoche el Estadio Unico - gonzalo calvelo

Por Pedro Garay

Odiar a Bono es una moda. Sus posturas políticamente correctas sobre el mundo agotan tanto como su tendencia a la benevolencia benéfica. Y por contigüidad, odiar a los irlandeses de U2 asoma también como una pose compartida entre importantes sectores melómanos, que repiten que lo bueno de los irlandeses está en el pasado y que el presente edulcorado de una banda veterana no tiene mayor interés musical.

Pero incluso quienes llegaron anoche al Estadio Ciudad de La Plata con estas reticencias a cuestas, quizás en calidad de acompañantes, para el primero de dos shows en el Unico, depusieron su escepticismo ante la magia de los irlandeses y una evidencia incontrastable: U2 sí que sabe montar shows.

No es que Bono, The Edge, Mullen Jr. y Adam Clayton tengan que seguir justificándose a estas alturas de una carrera que lleva más de tres décadas y media sonando: los de Dublín ya habían demostrado su capacidad de elevar miles de almas en 2011, su paso previo por La Plata, y refrendaron su capacidad de levitación en una noche que inició con la multitud extática tras ver la clasificación argentina al Mundial 2018 (ver Supl. Dep.) gracias a la generosidad de Bono para aplazar la función.

Comprado el último boleto a Rusia, los irlandeses salieron a escena: aunque durante la previa hubo pequeños estallidos musicales y futbolísticos, cuando sonó la clásica percusión de marcha de “Sunday bloody sunday” el Estadio se convirtió, por primera vez en la noche, en ese aullido de reverberante cortesía de la cámara de sonido que genera el techo.

Bajo la lluvia salieron las estrellas de la lluviosa noche, y se instalaron para la introducción en la “isla” con la forma de la sombra del árbol titular que se cernía sobre el escenario: allí, la banda interpretó los temas que no pertenecían al “Joshua Tree” homenajeado en la velada, mientras que para las canciones del mítico álbum el combo se mudó al escenario, con el árbol y una gran pantalla detrás. Un diseño minimalista, particularmente para U2, la banda del escenario 360 que acostumbra grandes despliegues.

Es que esta recuperación en vivo del disco “The Joshua Tree”, 30 años tras su lanzamiento, no se trata (solo) de nostalgia: la sombra-isla se cernía sobre el público a la vez como símbolo de cómo el álbum marcó el futuro de la banda, y de cómo aquel alegato esperanzador, político y con el entusiasmo y la pureza de los jóvenes todavía resuena hoy.

Allí el gran acierto de U2 para lanzar una nueva gira mundial: en tiempos convulsionados de nacionalismos fanáticos, grietas y violencias políticas, Bono y los suyos aprovecharon el aniversario para recuperar los bellos himnos del disco de 1987, trabajo seminal del combo, y otros himnos del pasado comprometido de la banda que todavía generan escalofríos al escucharse.

Armados con un puñado de canciones y una puesta austera por diseño, con menos fuegos de artificio y mucha mística cinematográfica, el recital retro cobró visos épicos y un tono emocional mucho más profundo que si se tratara del repaso de un cancionero en el marco de una nueva gira promocional por el mundo: épico fue el inicio, irrumpiendo en el escenario los cuatro con “Sunday Bloody Sunday”. Tras esta “contramarcha” sobre el Domingo Sangriento de 1972 y todas las sangrientas revueltas posteriores (“¿hasta cuando debemos cantar esta canción?”, se pregunta Bono) siguieron “New Year’s Day”, “Bad” (con homenaje a Bowie) y “Pride”, otros trabajos ochentosos de la banda, que dieron lugar, entonces sí, a la ejecución de principio a fin de “The Joshua Tree”, comenzando por “Where the streets have no name”.

“Gracias por Lionel Messi, demuestra al mundo que Dios existe”, dijo Bono risueño, antes de tocar el tema que abre “Joshua” con imágenes de una carretera en blanco y negro detrás, mientras casi 50 mil personas revivieron días de cassette. El repaso continuó con “I still haven’t found what I’m looking for”, coreada hasta la disfonía y acompañada de “Stand by me”, y la balada romántica “With or without you”, para los besos de las parejas sin 50.

Luego llegarían “Bullet the Blue Sky”, “Running to Stand Still”, “Red Hill Mining Town”, “One Tree Hill” y más de “Joshua”, hasta el cierre con “Mothers of the Disappeared”, canción que referencia a las Madres de Plaza de Mayo y que marcó el primer parate del show. La banda cerró el show con todo el estadio coreando “el pueblo vencerá”: la consigna de la noche era clara, recobrar las utopías de la juventud en tiempo de desesperanza.

U2 dejó la escena, pero, lógicamente, volvería con temas de pasados más recientes y más cargados de energía, pertenecientes a su etapa noventosa: “Beautiful Day”, “Elevation” y “Vertigo” compusieron el primer bis e hicieron levitar a la audiencia una vez más, antes del cierre definitivo de “Ultraviolet” (“Achtung Baby”), dedicado a “todas las grandes mujeres con las que compartimos nuestras vidas”, y que durante la canción proyectó una imagen de Mercedes Sosa en la pantalla.

“One”, infaltable, puso el broche perfecto a una velada de emoción, de recuperación de viejas sensaciones, un viaje en el tiempo para la banda y sus fieles y un manifiesto para nunca perder esa inocencia de la juventud. Una noche en la que los escépticos que no pudieron abstenerse cayeron rendidos a los pies de la música.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...