Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 54 %
23.10.2017
SE CONMEMORA HOY EL DIA MUNDIAL

Cuidados paliativos, una vuelta a lo bueno de la vieja medicina

Buscan ofrecerle a las personas con enfermedades avanzadas una contención al estilo de los antiguos médicos de familia

Recomendar artículo Imprimir artículo
Cuidados paliativos, una vuelta a lo bueno de la vieja medicina

Los avances de la medicina han permitido que hoy una gran cantidad de pacientes con cuadros irreversibles puedan vivir muchos años, aunque no necesariamente con buena calidad - shutterstock

Desde cardiopatías crónicas hasta cáncer e insuficiencia renal, los avances de la medicina han permitido que hoy una gran cantidad de pacientes con cuadros irreversibles puedan vivir muchos años. Pero el hecho de poder vivir más tiempo no implica necesariamente para ellos vivir bien: además de lidiar con los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos, muchas de esas personas sufren problemas emocionales y sociales producto de su propia enfermedad. Es precisamente en estos casos donde los servicios de cuidados paliativos han venido ganando terreno en los últimos años a fuerza de cumplir el rol que desempeñaban los médicos de familia tiempo atrás.

Aunque se los suele asociar a situaciones terminales, los cuidados paliativos hoy le son indicados también a pacientes que por el avance de las enfermedades que padecen requieren una fuerte contención médica y emocional

Aunque se los suele asociar a situaciones terminales, los cuidados paliativos hoy le son indicados también a pacientes que por el avance de las enfermedades que padecen requieren una fuerte contención médica y emocional. “No nos ocupamos del cuadro principal, sino de todo lo que pasa alrededor de él: el dolor físico, el impacto psicológico y los impedimentos cotidianos asociados a cada enfermedad para que la gente puede vivir mejor”, explica la doctora Cecilia Jaschek, jefa del Servicio de Cuidados Paliativos del Hospital Rossi.

Uno de los primeros hospitales del país en contar con un servicio de cuidados paliativos, el Rossi registra una demanda de atención de este tipo de casos cada vez mayor. “Lo que vemos es que, en un momento en que la medicina está tan fragmentada, muchos de estos pacientes van de especialista en especialista sin encontrar una contención integral, que es precisamente lo que nosotros intentamos ofrecer”, explica Jaschek.

Además de visitar a domicilio a aquellos pacientes que por lo avanzado de sus cuadros no pueden trasladarse al hospital, el Servicio de Cuidados Paliativos del Rossi comenzó este año a prestar atención ambulatoria a aquellos que sí pueden hacerlo. De este modo se logró casi duplicar la capacidad operativa de un servicio tan valioso como difícil de encontrar de manera articulada en un solo lugar.

ATENCION AMBULATORIA

“A lo que venimos haciendo históricamente, que es atender a personas en situaciones de internación domiciliaria por enfermedades crónicas que ponen en riesgo su vida, ahora le sumamos un consultorio ambulatorio para aquellos pacientes que todavía deambulan y que pueden concurrir al hospital”, explica la jefa del Servicio.

“Queremos revertir ese concepto de que la medicina paliativa es para los que están a punto de morir -agregó- cuando ya no pueden ni movilizarse para llegar al hospital. Por eso apuntamos a trabajar con los pacientes cuando hay posibilidades terapéuticas para acompañarlos desde ahí”.

El consultorio para ambulatorios, que funciona por la tarde, a contraturno de las visitas domiciliarias, “involucra al mismo equipo profesional y el mismo tipo de atención -comenta Jaschek-. La idea es ofrecer a los pacientes y sus familias un espacio donde puedan no sólo consultar a médicos clínicos, sino tener acceso a un psiquiatra, un psicólogo, un trabajador social y una terapista ocupacional”.

En este tipo de situaciones, la terapia ocupacional resulta clave -señala la jefa del servicio de Cuidados Paliativos- . Y es que se trata de pacientes que en general van perdiendo funciones y capacidad de autovalerse con el avance de su enfermedad, lo que impone trabajar con ejercicios de ahorro de energía y de musculación para demorar ese proceso”.

No menos importante es la contención social y emocional. “Por ser enfermedades que impactan fuertemente en toda la familia se requiere mucha contención. Tratamos de ayudarlos no sólo a romper el muro de silencio que se construye en torno a la enfermedad y que dificulta la comunicación familiar, sino también a reorganizarse para que puedan acompañar el proceso de la mejor forma que les sea posible”, resume Jaschek.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...