Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 22 °C
Nublado
Humedad: 54 %
17.11.2017
EDITORIAL

La calidad de vida en barrios afectada por contaminación sonora

Recomendar artículo Imprimir artículo

Vecinos de distintos barrios de nuestra ciudad volvieron a protestar por los problemas que plantea el funcionamiento de los boliches nocturnos, muchos de ellos emplazados en zonas densamente pobladas, en situaciones que se traducen en contaminación sonora, disturbios y otros trastornos que les originan distintos tipos de perjuicios y que, sin embargo, pareciera que no alcanzan para promover medidas reparadoras por parte de los organismos públicos.

Tal como se informó, los reclamos fueron formulados ahora por frentistas de la cuadra de 59 entre 18 y 19, pero, como se ha dicho, se trata de una cuestión irresuelta desde hace demasiados años en distintos barrios platenses. Lo cierto es que, ya cansados de pasar largas noches en vela por los ruidos molestos, los vecinos reclaman que el Municipio tome cartas en el asunto para ponerle fin al desmadre existente, por lo que las autoridades comunales, según aseguraron ahora, evalúan crear zonas puntuales para la movida nocturna.

El domingo un nutrido grupo de vecinos de la cuadra señalada salió a la calle para expresar su molestia por la actividad ruidosa de un boliche nocturno, que les impide el descanso casi todas las noches. El mismo problema fue planteado por pobladores del barrio Almafuerte, en la zona de la esquina de 5 y 66, mientras que también se sumaron a la protesta residentes cercanos a la esquina de 473 bis y 13 c de City Bell, por la música a todo volumen que propala una establecimiento hasta altas horas de la madrugada.

Se detalló que la contaminación sonora se encuentra al tope de las denuncias que llegan a la Defensoría del Pueblo bonaerense, en donde se precisó que el 55 por ciento de las protestas vecinales se origina en los ruidos molestos causados por los boliches nocturnos, la mayoría de los cuales, además, carecería de tratamientos acústicos en sus locales.

Los vecinos aludieron a la existencia de un fallo judicial que hizo lugar a una acción de amparo impulsada en 2015 por frentistas de distintos barrios, que demandaron por los ruidos molestos generados por locales nocturnos ubicados en trece puntos del casco urbano. La resolución instó a la Municipalidad a proteger permanentemente el ambiente y a clausurar en forma definitiva a aquellos locales que transgredan las normas, aunque aseguraron que esa decisión “no se cumple”.

Pese a estas referencias, desde la secretaría de Convivencia y Control Ciudadano aseguraron que se mantiene un “activo control” para velar por el cumplimiento de las normativas, fiscalizándose que los locales cumplan con los requisitos que se exigen en materia de contaminación sonora, buscándose asimismo resolver otras cuestiones relacionadas al nivel de los ruidos. No obstante, se aseguró que en el área del Ejecutivo se trabaja en la elaboración de algunas modificaciones a la actual ordenanza, especialmente en lo que se refiere a un mejor control del nivel sonoro de los locales nocturnos. Otro punto en la mira tiene que ver con una eventual zonificación que delimite dónde pueden funcionar los boliches nocturnos.

Sea como sea, con los ruidos molestos ocurre como en el tránsito: reina una suerte de caos; son pocos los que cumplen con las normas y algunos vecinos hacen, a su costa y riesgo, las denuncias pertinentes, pero todo sigue igual o empeora día a día. A todas luces se está ante un problema crítico que requiere no sólo una reacción institucional -eficaz y ejecutiva-, sino también una actitud colectiva más comprensiva con lo que está en juego, que es, nada más y nada menos, que la calidad de vida de la población.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...