Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 21 °C
Nublado
Humedad: 54 %
22.11.2017
EDITORIAL

Se debe garantizar la seguridad en obras en construcción

Recomendar artículo Imprimir artículo

El derrumbe en la zona céntrica de La Plata de una losa de hormigón, en una obra en construcción que se encontraba previamente clausurada por la Municipalidad, en un hecho en el que afortunadamente sólo hubieron consecuencias materiales, volvió a colocar sobre el tapete el problema que plantean muchas construcciones que pueden convertirse en una amenaza a la seguridad.

El episodio afectó a una obra en la que se construía un local comercial, aun cuando, según fuentes oficiales, los trabajos se habían paralizado al detectarse semanas atrás condiciones de inseguridad para quienes desarrollaban las tareas en ese lugar. Según se indicó, ni bien se registró el derrumbe se hicieron presentes efectivos de bomberos y de defensa civil.

También concurrió personal policial y agentes de Control Ciudadano de la Municipalidad de La Plata, quienes cortaron el tránsito durante varias horas, lo que derivó en algunos inconvenientes para el tránsito, ya que el paso vehicular debió ser derivado hacia las calles aledañas.

Es sabido que no dejan de ser frecuentes los derrumbes de estructuras o de mamposterías. Hace dos años el desprendimiento del techo en un edificio público bordeó ciertamente las características de una tragedia, ya que si el accidente se hubiera producido dos o tres horas antes hubiera coincidido con el egreso de centenares de empleados. Por esos mismos días se registró otro derrumbe de mampostería, esa vez en un antiguo edificio de la diagonal 80, cuya construcción databa de cien años atrás, obligándose desde la Municipalidad al consorcio a colocar una cubierta de protección sobre la vereda y a reparar la cornisa del balcón del cual se desprendieron pedazos de mampostería.

Con respecto a la antigüedad de los edificios correspondería recordar que, en no pocos casos, se han producido derrumbes de mampostería en inmuebles de unos treinta o cuarenta años de antigüedad, lo que ha puesto de manifiesto que no sólo los balcones fundacionales o de inicios del siglo pasado pueden constituir una amenaza. En ese sentido, los antecedentes abundan: desde un moderno edificio ubicado en pleno centro se cayeron hace un tiempo enormes placas de mármol a las veredas.

En el caso de los edificios privados, por supuesto que cabe una responsabilidad inicial a los propietarios de aquellas que puedan plantear este tipo de riesgos. Pero es el municipio el encargado de inspeccionar, asesorar y exigir condiciones de seguridad. En el caso de los edificios públicos, la responsabilidad del Estado resulta insoslayable, tanto en lo referido a las fiscalizaciones como a un debido mantenimiento.

Han existido suficientes llamados de atención. En muchas oportunidades las deficiencias no tienen que ver con problemas constructivos sino con malas instalaciones de las redes de gas, en situaciones que deberían servir para que se tomen recaudos en todos los sentidos posibles, destinados a preservar el mejor estado de los edificios. No habría que esperar a que ocurra una tragedia para prestarle la atención que este problema reclama. En ese contexto, la Comuna debe apurar la puesta en vigencia de controles más efectivos y constantes, en la dirección en la que ya ha empezado a hacerlo.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...