Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 35 %
24.11.2017
UNA CRISIS SIN FIN

Venezuela cada vez más complicada: declaran el default parcial de su deuda

La calificadora de riesgo Standard & Poors colocó al país en una cesación de pagos por no abonar dos vencimientos de intereses en tiempo y forma. Maduro dice que empezó a pagar. Panorama y consecuencias

Recomendar artículo Imprimir artículo

Una larga fila de gente espera para sacar dinero de un cajero automático en Caracas. EL PAÍS CARIBEÑO ENTRÓ EN default AL INCUMPLIR el pago de intereses de su deuda / AFP

CARACAS

Venezuela fue declarada ayer en “default” por no haber pagado dos vencimientos de intereses de su deuda soberana, mientras Brasil anunció que recurrirá al Club de París para intentar cobrar parte de lo que le debe el país caribeño.

La calificadora de riesgo crediticio Standard & Poors (S&P) rebajó la deuda soberana de Venezuela en moneda extranjera a “default” (suspensión de pagos) por no haber cancelado 200 millones de dólares de intereses de dos bonos globales con vencimientos en 2019 y 2024.

Tras cumplirse este fin de semana los 30 días usuales de gracia sin que se efectuara el pago, S&P colocó la deuda soberana venezolana en divisas a corto y largo plazo en la categoría SD/D (default selectivo/default).

En tanto, S&P mantuvo en CCC/C -el grado anterior al default- la deuda soberana en moneda nacional, pero advirtió que hay 50% de probabilidades de que Venezuela “pueda entrar en suspensión de pagos otra vez en los próximos tres meses”.

La decisión de las firmas de evaluación del riesgo inversor ocurre a menos de 24 horas de que el gobierno venezolano asegurara que el lunes inició “con rotundo éxito” el proceso de renegociación de la deuda externa y a 48 horas de que el presidente Nicolás Maduro afirmara que “el default nunca llegará a Venezuela”.

Asimismo, las calificadoras de riesgo estadounidenses Fitch y Moody’s declararon en default a la petrolera estatal venezolana PDVSA, la otra gran emisora de bonos de deuda externa del país caribeño. Fitch explicó en un comunicado que rebajó a RD (“default restringido”) la deuda de PDVSA en divisas y en moneda local luego de que la petrolera pagara con retraso los cupones de bonos que vencieron el 27 de octubre y el 2 de este mes. Además, la firma advirtió que el proceso de renegociación de la deuda de PDVSA “probablemente se prolongará debido a las sanciones de restricciones de capital impuestas por EE UU” a Venezuela.

Por otra parte, el gobierno de Brasil anunció que apelará al Club de París, en su condición de coordinador informal de naciones deudoras y países y organismos acreedores, en procura de cobrar 262 millones de dólares que Venezuela le debe y debió haberle pagado en septiembre. Se trata de una deuda por operaciones comerciales contraída en virtud de un convenio vigente para miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) y Venezuela no dijo cuándo la cancelará, aseguró el Ministerio de Hacienda brasileño.

El gobierno venezolano dijo anteanoche en un comunicado que el lunes “se inició con rotundo éxito el proceso de refinanciamiento de la deuda externa de Venezuela, como estrategia para cumplir cabalmente” las obligaciones financieras del país.

La nota fue divulgada varias horas después de la reunión que representantes del gobierno mantuvieron en Caracas con una cantidad no precisada de tenedores de deuda venezolana y que, según fuentes de los acreedores, fue breve y no incluyó una propuesta concreta de los funcionarios.

Ese encuentro fue convocado por Maduro a comienzos de este mes, cuando anunció su voluntad de renegociar la deuda externa que, a falta de datos oficiales, fuentes privadas estiman en 150.000 millones de dólares.

CUÁNDO OCURRE EL DEFAULT

Un país es considerado en cesación de pagos o default cuando incumple total o parcialmente con sus acreedores. Estos pueden ser locales o extranjeros, e incluso organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el caso de Venezuela, lo que está en juego son créditos de inversores privados.

Como se dijo, Caracas debía pagar el lunes 200 millones de dólares de rendimientos de dos bonos con vencimiento en 2019 y 2024. El pasado viernes tenía que cancelar otros 81 millones de un papel de su petrolera PDVSA. Mientras, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que agrupa a tenedores de deuda, evalúa si hubo un cese de pagos de un bono de PDVSA por 1.160 millones de dólares (capital e intereses), para así activar el pago de seguros.

En lo que queda de 2017 Venezuela tiene otros vencimientos por unos 1.470 millones de dólares, y el año entrante deberá pagar unos 8.000 millones de dólares. Actualmente sus reservas son de 9.680 millones de dólares.

Los default no son inusuales: desde 1999 hubo 26 en todo el mundo, según S&P Global Ratings, y algunos países enfrentaron esa situación más de una vez.

DECLARACIÓN Y CONSECUENCIAS

Hay diversas formas de declarar o constatar un default. El gobierno puede anunciar que no honrará sus pagos y automáticamente incurre en cesación de pagos.

El default puede ser también declarado por una agencia calificadora, como Moody’s, Fitch o S&P, que comunica públicamente que el país referido no pagó y, en consecuencia, lo considera en cesación de pagos. Una tercera posibilidad es que un acreedor privado anuncie que Venezuela no le pagó. Y otra opción es que lo anuncie un organismo como el ISDA, con sede en EE UU, que en los hechos es como un vigía de las deudas soberanas.

En primer lugar, un país en default se convierte en un paria de los mercados financieros internacionales. No consigue créditos y si lo logra es a tasas astronómicas. En el caso de Caracas, además, el gobierno de EE UU prohibió en agosto negociar nuevos bonos de deuda de Venezuela y de PDVSA.

Los acreedores, a su vez, pueden eventualmente embargar activos en el exterior. Para Venezuela, lo más importante es la compañía Citgo, con sede en EE UU, que refina y comercializa combustible en ese país.

Entre los principales acreedores de Venezuela están China y Rusia pero también inversores, la mayoría de EE UU, seducidos por los elevados rendimientos prometidos por Caracas dado lo mal considerada que está su deuda.

En el plano judicial, un país en default queda expuesto a eventuales represalias de países en los que residen los acreedores. Además, el país queda etiquetado como “mal pagador”, lo cual complica y encarece la obtención de fondos frescos.

El FMI podría eventualmente promover un rescate, pero esa posibilidad no está siendo considerada por Caracas. Venezuela aún integra el FMI, pero cortó sus relaciones con el organismo hace 10 años.

REESTRUCTURAR O REFINANCIAR

Cuando un país cae en default puede refinanciar o reestructurar su deuda para modificar las condiciones del crédito que no puede afrontar. Normalmente la refinanciación implica un acuerdo entre las partes para, entre otras cosas, modificar plazos o establecer períodos de gracia.

En una reestructuración, el deudor, en cambio, impone obligatoriamente las nuevas condiciones al acreedor. Caracas ya pactó un acuerdo con Rusia por 3.000 millones de dólares y asegura que hay avances con China, a la que adeuda unos 28.000 millones.

(TÉLAM, EFE y AP)

 

' Venezuela nunca declarará el default. Que lo sepan los acreedores' - Nicolás Maduro -  Presidente de Venezuela

150 mil
Millones de dólares. Es el monto de deuda del país. Los bonos soberanos y de la petrolera PDVSA suman unos US$ 62.000 millones. Además, Venezuela le debe a Rusia US$ 8.000 millones y a China, US$ 28.000 millones.
 
30%
Aumento de la mortalidad infantil en el último año. Según datos oficiales, que no se brindaban desde hacía más de tres años, durante 2016 murieron 11.466 neonatos en Venezuela
 
4,5
Millones de venezolanos comen una vez al día y a veces cada dos días, según expertos, lo que llevó a la Fundación Cáritas a declarar la emergencia humanitaria. El 80% de los 30 millones de habitantes sólo come dos veces al día.
 
720%
De inflación. Es la cifra que acumulará Venezuela para fin de año, según las proyecciones del FMI. El organismo también prevé una inflación de 2.068% para 2018 y una contracción del PBI del país caribeño del 10%.
 
8 kilos
De peso corporal. Es el promedio que perdieron los venezolanos en 2016. La carestía y la escasez redujeron el acceso a la carne, pescado, leche y a productos de harina de maíz, claves en la dieta.
 
81,8%
De hogares en la pobreza. Este índice aumentó casi nueve puntos en 2016 frente a 2015, alcanzando a 81,8% de los hogares, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi).

 

 

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...