Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Nublado
Humedad: 53 %
18.12.2017
LA INTERNA OFICIALISTA QUE SE TRANSFORMÓ EN PULSEADA PÚBLICA

En EE UU, el partido republicano entra en crisis por denuncias de abuso sexual

Roy Moore es candidato en Alabama para ocupar la banca que dejó el actual procurador Jeff Sessions en el Senado. Acusado de atacar a siete mujeres, la mayoría menores, no quiere bajarse de la carrera electoral

Recomendar artículo Imprimir artículo
En EE UU, el partido republicano entra en crisis por denuncias de abuso sexual

El mandatario Donald Trump junto a su vicepresidente Mike Pence (der.), ayer en el Capitolio en Washington / AP

WASHINGTON

A menos de un mes de una elección que podría ser clave para la frágil mayoría de los republicanos en el Senado, el partido de Donald Trump está enfrascado en una lucha interna con su candidato, Roy Moore, un ex presidente de la Corte Suprema de Alabama denunciado por ataques sexuales a siete mujeres, la mayoría cuando eran menores.

La interna del oficialismo abandonó el ámbito de las reuniones secretas y se convirtió esta semana en una pulseada pública, en la que el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, anunció que está “analizando” lanzar una campaña paralela para elegir a un candidato agregado para competir con Moore, quien se niega a dar un paso al costado.

Entre los nombres que barajan los medios se destaca el del fiscal general de Trump que ahora mantiene una relación tensa con él, el senador electo originalmente para esa banca Jeff Sessions.

La figura legal del candidato agregado permite -en algunos estados y con distintas limitaciones- que el elector agregue en la boleta el nombre de una persona que no es candidato oficial de ninguno de los partidos que participan de los comicios.

El estado de Alabama reconoce esta figura, pero no hay antecedentes reales de este tipo de campaña y el Partido Republicano de ese distrito se niega a aceptarlo.

Las elecciones legislativas de medio término recién serán en noviembre de 2018 . Sin embargo, Alabama debe elegir en unos comicios especiales el 12 de diciembre de este año a uno de sus senadores federales, la banca que Sessions dejó vacante a principio de año cuando Trump lo nominó para ser su fiscal general.

Como es habitual, los partidos políticos en Alabama realizaron sus primarias. Los demócratas eligieron al ex fiscal general del estado, Doug Jones (63), un defensor de derechos humanos que se hizo conocido en todo el país hace 15 años, cuando logró condenar a dos miembros del Ku Klux Klan por el incendio de una iglesia en 1963, en el que murieron cuatro niñas negras.

Los republicanos, en cambio, nominaron como candidato a un ex presidente de la Corte Suprema local de 70 años y una figura muy popular entre el establishment conservador de ese estado sureño, Roy Moore.

Moore arrancó la campaña como el claro favorito y su victoria parecía asegurada hasta que el diario The Washington Post publicó hace poco más de una semana la denuncia de Leigh Corfman, una mujer de 53 que contó que cuando tenía 14 Moore, por entonces un fiscal de 32 años, se acercó a ella en un edificio de tribunales y le pidió su teléfono.

Más tarde salieron y una vez, denunció Corfman, le sacó la ropa, tocó todo su cuerpo e hizo que ella le tocara los genitales. A las palabras de Corfman le siguieron las de otras mujeres que acusaron al entonces funcionario por abusos, ataques y acoso sexual. La mayoría tenía entre 16 y 18 años y ninguna superaba los 30.

Cuando intentó defenderse en el programa de radio de Sean Hannity, una de las estrellas de Fox News, Moore aseguró que “en general no” salió con chicas de 17 o menores y destacó que nunca “salió con ninguna chica sin el permiso de su madre”.

Pero las negativas de Moore no frenaron la catarata de denuncias. Ayer, otras dos mujeres hicieron públicas sus historias. Una contó que el candidato republicano le dio un beso a la fuerza cuando tenía 18 años y otra que le agarró la cola en el estudio de abogados en el que trabajaba cuando tenía 28.

La serie de acusaciones erosionaron la imagen de Moore y le restaron muchos puntos en las encuestas, pero sigue primero.

El ex titular de la Corte Suprema ganaría con un 48,5% frente a un 45,5% de su rival demócrata, según un promedio de los últimos sondeos publicado por la página web especializada Real Clear Politics.

Esta tendencia sacudió a la cúpula del oficialismo en Washington que teme perder a último momento por poco la banca. Además, el liderazgo republicano no quiere convertirse en el partido que apaña a un abusador de menores de cara a las próximas elecciones de medio término, cuando se jugarán el futuro control de todo el Congreso. (TÉLAM)

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...