Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Despejado
Humedad: 98 %
18.1.2018
PANORAMA NACIONAL

Se anticipa un año netamente económico para el Gobierno, pero con la oposición centrada en las cuestiones políticas

Macri apostará a consolidar su modelo de cara a la reelección. La oposición, en cambio, explorará un “gran acuerdo” con base en las facciones del peronismo

Recomendar artículo Imprimir artículo
Se anticipa un año netamente económico para el Gobierno, pero con la oposición centrada en las cuestiones políticas

Por MARIANO SPEZZAPRIA
@mnspezzapria

Para el Gobierno, el año que comienza mañana será centralmente económico. Para la oposición, en cambio, será político hasta la médula. No es la primera vez, ni será la última, que la dirigencia argentina no coincida en sus objetivos. Esos posicionamientos tan disímiles sucedieron tantas veces en el pasado que se convirtieron en una regla más que en una excepción.

La administración de Cambiemos tiene, desde su victoria en las últimas elecciones legislativas, la posición dominante en la política nacional. Por eso cierra 2017 con la mayoría de las reformas aprobadas por el Congreso –algunas con gran polémica y fragor, como la previsional- y ya dio muestras de que no frenará otras, como la laboral, que a priori no reúne consenso mayoritario.

De hecho, el Poder Ejecutivo acaba de convocar a sesiones extraordinarias del parlamento para febrero, tras los feriados del Carnaval, y en el temario incluyó la reforma laboral desoyendo las advertencias de los jefes legislativos oficialistas. “No abriría el Congreso de nuevo sin consensos previos”, alertó uno de ellos, de destacada actuación durante las álgidas sesiones de diciembre.

“El oficialismo parece dispuesto a plantear el primer gran debate de 2018 con la reforma laboral”

Pero en la Casa Rosada no piensan lo mismo. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que la reforma contiene algunos capítulos que ya fueron acordados con la CGT –como la capacitación y las licencias por paternidad, por supuesto, y en Cambiemos suponen que la llave para iniciar el debate sería dividir el proyecto. “Hay tres títulos fáciles y uno difícil, que son las indemnizaciones”, admitieron.

Más allá de las diferencias internas entre los funcionarios del Ejecutivo y los legisladores, el oficialismo parece dispuesto a plantear el primer gran debate de 2018 con la reforma laboral. En el mismo campo tendrá lugar, desde marzo próximo, la reapertura de las paritarias salariales luego de que el equipo económico recalibrara la meta de inflación del año próximo en suba al 15 por ciento.

“Recalibrando”

No se trató de un mero retoque en las proyecciones oficiales, sino también de una jugada –avalada por el presidente Macri desde su lugar de descanso en Villa La Angostura- para acomodar los tantos entre el Ministerio de Hacienda y el Banco Central. Ahora, la autoridad monetaria dirigida por Federico Sturzenegger quedó prácticamente obligada a bajar las tasas de interés.

Se trata de una acción largamente reclamada por distintos sectores políticos y económicos –incluidos algunos afines a Cambiemos- pero que el Banco Central se rehusaba a realizar con el argumento de que la inflación aún no fue derrotada y que las reservas internacionales deben ser engrosadas para darle estabilidad a la economía. Esa discusión se saldó a favor del ministro Nicolás Dujovne.

Habrá que ver, ahora, la manera en que Sturzenegger reduce la tasa de referencia –ubicada en un elevado 28,75 por ciento a corto plazo- puesto que se lo vio afectado por la injerencia del Ejecutivo en la órbita del Banco Central. Hay que recordar aquí que otros economistas de confianza del Presidente, como Carlos Melconian, salieron del Gobierno en medio de duras internas.

En su momento Alfonso Prat Gay había perdido su interna con Sturzenegger, aunque luego algunas voces del oficialismo –entre ellas la de Elisa Carrió- alertaron sobre los efectos contractivos de la política monetaria. Al poner las metas de inflación en cabeza de Dujovne y sacarlas del Banco Central, el Gobierno exhibió una veta pragmática que no constituye una vista fundamental de su accionar.

“Nosotros no buscamos imponer nuestro librito”, sostuvo Marcos Peña ante una pregunta de EL DIA en la conferencia de prensa junto a Sturzenegger, Dujovne y Nicolás Caputo (Finanzas) en la Casa Rosada. Allí también los funcionarios del área económica y el propio jefe del Central defendieron la flotación del tipo de cambio, pese a la escalada del dólar, que luego se controló.

NEGACIÓN OPOSITORA

Si la lógica de los anuncios oficiales obedeció a la necesidad de Macri de ordenar su equipo de cara a lo que considera será un año con eje en la economía, en las fuerzas de oposición los atribuyeron a una suerte de reconocimiento presidencial de que el modelo no estaría funcionando en forma aceitada.

Por eso, este fin de año trajo las primeras versiones sobre la necesidad de gestar un “gran acuerdo opositor” de cara al recambio de 2019, sin Cristina Kirchner de candidata presidencial pero con el kirchnerismo apoyando e integrando una coalición anti-macrista. Incluso, se registran incipientes conversaciones entre distintos sectores del peronismo que hasta hace poco estaban enfrentados.

Así, por caso, fueron interpretadas las declaraciones de la ex presidenta en el sentido de que hará lo posible para que en 2019 “otro argentino” ocupe la Casa Rosada en lugar de Macri, sin importar quién sea. También habría que leer en el mismo sentido el silencio de Sergio Massa cuando el Gobierno lo acusó de formar parte de los grupos violentos que actuaron en la zona del Congreso.

“En la segunda quincena de enero se retomarán las conversaciones por las alianzas legislativas”

“Por ahí me conviene que Peña me opere de esa manera. Me permite dialogar con un electorado que me acusó de traidor”, se le escuchó decir a Massa el viernes, en un brindis de fin de año del Frente Renovador. El tigrense parece decidido a intensificar su rol opositor, tal cual se lo comunicó a la gobernadora María Eugenia Vidal y a otras figuras oficialistas como Emilio Monzó.

El presidente de la Cámara de Diputados haría, no obstante, un intento por recuperar la alianza legislativa entre Cambiemos y los 18 diputados renovadores. “Sergio cree que el acercamiento con el Gobierno le hizo daño electoral y yo creo que es al revés, porque él tenía una imagen muy alta cuando negociaba con nosotros”, analizó Monzó, ya aliviado de las tensas sesiones de diciembre.

ALIANZAS LEGISLATIVAS

En el razonamiento del jefe de los diputados hay un temor no confeso: que el interbloque Argentina Federal, que responde a los gobernadores del PJ, haya sufrido más de la cuenta el intenso debate por la reforma previsional, de tal modo que no represente de aquí en más un aliado estable para el Gobierno. De hecho, sólo 9 de sus 35 integrantes votaron a favor de esa iniciativa.

En la segunda quincena de enero se retomarán las conversaciones para formar las futuras alianzas legislativas, pero Massa ya anticipó que sus diputados votarán en contra de la reforma laboral. “Lo que viene tiene que ver con 2019”, susurró Felipe Solá, copa en mano, al hablar en el cierre del año del bloque del FR, donde uno de los temas fue la actuación de Cristina Kirchner en el Senado.

La ex presidenta dio un discurso de tono rupturista, marcado por la intransigencia opositora, con lo cual no extrañó que las votaciones del Presupuesto 2018 y la reforma tributaria fueran aprobadas por amplia mayoría y rechazadas por su bloque prácticamente en soledad, aislado por el fino entramado político que hilvanó el jefe histórico de los senadores del PJ, Miguel Pichetto.

El rionegrino, más algunos gobernadores dialoguistas como Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba) se mantendrían en 2018 como oposición constructiva y no violente del Gobierno, mientras que por lo bajo el peronismo intentará reunir sus pedazos para cortar el ciclo de Cambiemos en 2019. Incluso, especulan con que si se juntan, la candidata oficialista será María Eugenia Vidal y no Macri.

Para el Presidente, en cambio, la ecuación es inversa: si el Gobierno logra consolidar el rumbo de la economía y el saneamiento macro comienza a notarse en la vida cotidiana de los argentinos, sería prácticamente imposible que se ponga en tela de juicio la posibilidad de que cumpla un segundo mandato. Por eso para Macri, 2018 será un año económico. Y para la oposición, político.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...