Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Nublado
Humedad: 53 %
18.12.2017
El categoría 1996 empezó jugando como volante en divisiones juveniles y después pasó a ser lateral

Ruiz Díaz, el pibe del barrio Savoia que llegó a Primera a base de esfuerzo y regularidad

En junio de este año se pudo haber ido a préstamo a Villa San Carlos, pero se terminó quedando y el domingo tuvo su debut

Recomendar artículo Imprimir artículo
Ruiz Díaz, el pibe del barrio Savoia que llegó a Primera a base de esfuerzo y regularidad

matias ruiz díaz debutó como en primera el domingo / césar santoro

Por Lautaro Segura

lsegura@eldia.com 

Luego de tener su debut en Primera División y cumplir con una buena actuación en el triunfo de Estudiantes ante Talleres en Córdoba el último domingo, Matías Ruiz Díaz se ha metido de lleno en el mundo albirrojo y sueña con asentarse definitivamente en el plantel profesional. Lucas Bernardi lo tiene bien considerado, a tal punto que lo colocó por el sector izquierdo desde el arranque, cuando él venía jugando como lateral derecho en Reserva y su última etapa de juveniles. La clave de su presente es su regularidad , algo que le ha permitido pasar su etapa formativa con éxito y llamar la atención de los últimos entrenadores.

Ruiz Díaz, más conocido como Rulo para el plantel pincharrata y sus conocidos, nació el 9 de septiembre de 1996 en nuestra ciudad y vive desde aquel entonces en el barrio Savoia. Gracias a su familia y amigos, respiró fútbol desde chiquito y con edad de infantiles compitió para el club Fívica de Gonnet, para luego pasar al Club Atlético Deportivo de City Bell. Antes de llegar a Estudiantes, en dónde lo tomaron en su primera prueba, jugaba torneo de federados por plata. “Mis padres no quería que vaya más a esos campeonatos porque venía todo golpeado”, contó el juvenil.

Ya en el Pincha su paso fue lento pero siempre ascendente, y al principio jugó como volante, pero con el correr de los años pasó a ser considerado como lateral derecho. Compartió categoría con Nicolás Bazzana, Nicolás Talpone, Leonardo Areal Kevin Ceceri , Hernán Tifner, Nahuel Luna, Facundo Quintana, Ryduan Palermo (hijo del Titán), entre otros. “Fue muy linda la etapa de juveniles, todos los técnicos me dejaron algo, hasta Lucas Nardi cuando me dirigió en Reserva a principios de este año”, le indicó a este medio.

En el 2016, con edad de Cuarta División, empezó a estar en la consideración de Fernando Ortíz en Reserva y, luego, Nelson Vivas le empezó a dar rodaje en los entrenamientos de Primera División. Debido a su buenas actuaciones, a fin de año el club lo premió con el León de Plata en la categoría del fútbol amateur.

A finales de mayo de este año, y aún con Vivas en la dirección técnica, fue convocado para un encuentro ante Unión. Si bien después no ocupó ni siquiera un lugar en el banco de los suplentes, tuvo la experiencia de compartir una concentración con el plantel superior.

La tan ansiada firma, que lo convirtió en jugador profesional para poder empezar a vivir del fútbol, llegó el 9 de julio al mismo tiempo que Villa San Carlos se interesó en tenerlo entre sus filas a préstamo. Desde la dirigencia le negaron esa posibilidad al club de Berisso, ya que confiaban que podría servirle, en ese momento, a Gustavo Matosas. Fue justamente el entrenador uruguayo quién le dio minutos en un amistoso frente a Peñarol que Estudiantes igualó 0-0 en el estadio Campeón del Siglo de Montevideo.

Futbolísticamente hablando, sus mayores virtudes son su proyección en ofensiva y su manera ordenada de marcar, algo vital para ser lateral. Además le gusta probar al arco desde afuera, algo que mostró en Córdoba y que, justamente, generó que el arquero de Talleres diera el rebote que derivo en el gol de Lucas Melano tras la habilitación de Carlo Lattanzio.

“Trabajé mucho para este momento, ahora se viene lo más difícil, que es poder mantenerse”, comentó Ruiz Díaz, quién agregó: “Intentaré aprovechar cada oportunidad que me de el entrenador, soy consciente de que tengo que ser constante y trabajar mucho para poder seguir en la consideración”.

Pensando en el futuro cercano, el próximo sueño que tiene el oriundo del barrio Savoia es jugar la Libertadores. “Ahora quiero seguir jugando partidos en Primera y, principalmente, estar en la Copa del año próximo por todo lo que significa dicho torneo para el club”, cerró.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...