Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 60 %
18.12.2017

El fracaso de los “héroes inmaculados” que conquistaron el desierto

Recomendar artículo Imprimir artículo

Por RICARDO SOLER
Filósofo e historiador

Juan Manuel de Rosas y Julio Argentino Roca, los héroes del desierto, llegaron al poder usando ambos sendas campañas como base del ascenso al mismo. Nuestros chosnos los consideraron “héroes inmaculados”. Para nuestros antepasados, las campañas contra el indio nunca fueron pecaminosas, sino que fueron descriptas como hazañas de la civilización.

Las obras clásicas de la literatura como “La cautiva”, de Esteban Echeverría; “Los escritos”, de Domingo Faustino Sarmiento; el testimonial “Martín Fierro”, de José Hernández y algunos cuentos de Cunigham Graham -un inglés nacido en un país equivocado, ya que es un verdadero gaucho argentino- describen este horror de los malones por la matanza de soldados y gauchos y el cautiverio de mujeres y niños.

De buenas a primeras, o muy lentamente, fueron cambiando las cosas y se escribe un relato contrapuesto, como si fueran cuentos de Jorge Luis Borges como (el tema del traidor y del héroe), el otro Judas o Rosendo Juárez. Si hasta pareciera que hay que cambiar “El Infierno” del Dante en “La Divina Comedia” porque según algunos críticos hay en él mucha gente buena, lo que habría sido grato a la mirada del propio Cristo.

Lo cierto es que comienza a valorizarse como positivo hasta la creencia más tremenda de los pueblos originales, como matar a los caballos para comerlos, la esclavitud de la cautiva hasta pintar a los calfucuraches, los ranqueles, y la indiada de Pincén como pacíficos vecinos que muy de vez en cuando saqueaban las vaqueadas y las estancias en procura de su sustento.

“Todo indica que es una pretensión vana volver al neolítico en que vivían los pueblos originarios”

Tanto los huarpes de Cuyo y los patagones del sur tuvieron una excelente relación con el huinca o blanco.

También es muy destacable la conducta de las mujeres mapuches por la protección a los niños cautivos o “pichigotones” ya que como dice nuestro poema nacional (el Martín Fierro) tenían corazón de madre.

Si algo habría que destacar en la cultura araucana es el trato a los caballos a quienes educaban (no domaban) de manera pacífica y con un rendimiento extraordinario puesto que trataban al animal como a un individuo.

Desde que se araucanizó la pampa con la llegada de Calfucurá en los años 30, los triunfos militares de este pueblo originario fueron mayoría cuando desalojaron a las tribus asentadas en la región. No es bueno el olvido que se ha hecho de todo esto siendo desde ya una gran conquista de la historia o esto que se habría hecho una verdadera cultura indígena dentro de los que araucanizaron la pampa con sus magníficos corceles.

El General Conrado Villegas a quienes los mapuches denominaron “El Toro”, sufrió la osadía del cacique Pincén que le robó sus tordillos (los blancos de Villegas) por lo que el valeroso general arriesgó la vida para recuperarlos.

La tradición del Brigadier General Juan Manuel de Rosas y del joven general Julio Roca se desvanece y se impone una tarea que habrá que tolerar por lo que el estudio de la historia argentina sea tan borgeana. Por lo que ignoramos que fueron estas figuras y sus contemporáneos tratados elogiados por nuestros chosnos hayan caído en el despeñadero de la mala fama.

Todo indica que es una pretensión vana volver al neolítico en que vivían los pueblos originarios ya que es posible que nadie quiera volver a chupar la sangre de la yugular del caballo, volver a hacer el guillatún, traer a las machis e ir a vivir a una fría toldería de cuero de vaca y guanaco. Esta por verse que estos grupos vuelvan a vivir estos programas de realización imposible.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...