Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 22 °C
Nublado
Humedad: 58 %
17.11.2017
Dura polemica por tierras del colegio 515 para ciegos

Piquete en el Centenario por un conflicto entre una escuela y un club

Padres protestaron varias horas a la altura de la calle 495

Recomendar artículo Imprimir artículo

El piquete que ayer protagonizaron en el camino Centenario, a la altura de Gonnet, integrantes de la comunidad de la Escuela para Ciegos, expuso un conflicto que suma temperatura semana tras semana: mientras los padres acusan a un club de la zona de intentar una “usurpación” del predio educativo, desde la institución afirman que son víctimas de la anulación irregular de un convenio suscrito de común acuerdo.

La protesta se desarrolló poco antes del mediodía en Centenario y 495, a metros del acceso a la Escuela N° 515 para Ciegos y Disminuidos Visuales “Elina Tejerina de Walsh”. Familiares, representantes gremiales de Suteba La Plata y directivos del establecimiento denunciaron que parte de su campo de deportes fue “tomada” sin autorización por la Sociedad de Fomento Polideportivo Gonnet, para construir una cancha de fútbol con miras al torneo de la Liga Amateur Platense. Y que esas obras implican la creación de “barreras arquitectónicas” inaceptables.

Como contrapartida, en Polideportivo aseguran que se invirtieron más de 200 mil pesos en mejorar y refaccionar un virtual descampado, en el marco de un convenio formal con la autoridades de la escuela, y que de buenas a primeras fueron expulsados del lugar “sin respetar los términos” del acuerdo.

El predio de la discordia es aledaño con el Centenario, la calle 495 y el club Santa Bárbara. En una superficie verde de poco más de una hectárea, se distribuyen una cancha de fútbol rodeada por los restos de un óvalo para atletismo, vestuarios, sanitarios y arboledas perimetrales, más los soportes de enormes carteles publicitarios camineros. Los fines de semana, jóvenes de la zona usan la cancha para hacer rodar la pelota de manera informal.

En 2013, un grupo de padres se movilizó para pedir trabajos de mantenimiento, preocupado por la invasión de pastizales y el deterioro de ese ámbito recreativo y pedagógico, que se remonta a más de una década.

AVANCES Y RETROCESOS

“En junio del año pasado, la gente de Polideportivo se puso en contacto con nosotros para expresarnos la idea de mejorar el campo de deportes, que históricamente es muy difícil mantener y no está aprovechado como debería” recuerda Leandro Glattstein, presidente de la Cooperadora de la 515: “entonces se redactó un borrador de convenio que fue objetado por el Consejo Escolar por falta de algunas precisiones, y tras las correcciones del caso se presentó otro en diciembre”.

El directivo precisa que “mientras el boceto con nuestro aval estaba siendo estudiado por la dirección de Educación, la gente del club realizó algunas mejoras positivas. Pero en enero, una inspectora detectó que habían montado un alambrado perimetral en torno a la cancha y una bomba de agua; son barreras arquitectónicas que acá no podemos tener. Nos dijeron que querían jugar acá, no que iban a competir por la Liga con todo lo que eso significa”.

“Incluso el club admitió que hizo obras sin autorización” indica Glattstein: “esperamos que Educación, que está analizando el tema, se expida pronto para frenar esta polémica”.

En la entidad deportiva están “sorprendidos y decepcionados”. Y aclaran que “en junio de 2016 firmamos un convenio con la directora y la cooperadora de la escuela, por el término de un año, para usar el campo de deportes de lunes a viernes sólo después de las 18, y los fines de semana; limpiamos, sacamos hierro, escombros, vidrios, cambiamos grifería, renovamos cercos, techos, baños, hasta arreglamos las goteras de la dirección”.

Los dirigentes manifiestan que “en diciembre propusimos un nuevo acuerdo, por un año, y no hubo objeción; pero luego cambiaron los candados y nos dejaron afuera de manera poco transparente; difícilmente podamos usurpar un predio al que no accedemos. Somos una sociedad sin fines de lucro que le da contención a 500 chicos, y vamos a hacer valer nuestros derechos”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...