Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 13 °C
Despejado
Humedad: 76 %
21.10.2017
MEDICINA EN TIEMPO REAL

Enfermos complicados por un sistema burocrático disfuncional

Entidades médicas quieren actualizar el nomenclador nacional que tiene casi 60 años, por lo que los afiliados a las obras sociales deben recurrir a trámites de excepción o a la Justicia

Recomendar artículo Imprimir artículo
Enfermos complicados por un sistema burocrático disfuncional

Los trámites de excepción en IOMA muchas veces resultan un largo suplicio para los pacientes - archivo

El constante y notable avance que la medicina viene experimentando desde las últimas décadas, no tiene un correlato con la faceta administrativa de las obras sociales, entre las que se destaca el IOMA y eso se traduce muchas veces en un largo y complicado peregrinar de afiliados que deben realizar trámites para lograr acceder a distintas prácticas por trámites de autorización por vía de excepción.

Hay casos en los que la duración de esos trámites llega a comprometer la efectividad y hasta la rapidez que determinadas prácticas médicas demandan.

Pero además, obligan al afiliado enfermo, a deambular o a recurrir a parientes o amigos que hagan el papeleo en su nombre.

Y tal como las crónicas periodísticas lo reflejan, muchas veces se debe terminar recurriendo a la justicia interponiendo recursos de amparo para lograr cuestiones que tendrían una fácil solución si el nomenclador (catálogo de prácticas médicas) dispuesto hace casi 60 años fuera actualizado, tal como lo impulsan los médicos de nuestra ciudad a través de Unión Salud, nucleamiento de numerosas instituciones representativas de los profesionales de la salud.

“Hace unos años se comenzó a trabajar en la actualización del nomenclador, pero por cuestiones ajenas a los profesionales, el intento no prosperó y así se incrementó la burocratización y judicialización de la medicina”

Con respecto a esta creciente problemática, el titular de Unión Salud, Dr. Eduardo Martiarena, señaló que “estamos impulsando con gestiones ante el IOMA y en la Legislatura, la actualización del nomenclador que data de 1958; dicho de otro modo, todas las prácticas médicas que surgieron a partir de ese año no están en el nomenclador y hay que facturarlas por similitud, pero la situación realmente ha explotado y las más de 30 sociedades científicas de La Plata se ven desbordadas por esta problemática”.

“Hace unos años se comenzó a trabajar en la actualización del nomenclador, pero por cuestiones ajenas a los profesionales, el intento no prosperó y así se incrementó la burocratización y judicialización de la medicina”, dijo Martiarena.

Por su parte, el presidente de la Agremiación Médica Platense, Dr. Martín Pedersoli, sostuvo que “la desactualización del nomenclador impulsa un sistema burocrático complicadísimo que termina dilatando los tiempos de atención al paciente, lo que a su vez menoscaba la calidad de la prestación”.

Para Pedersoli, “además, esta situación desvirtúa el espíritu solidario del sistema, porque hay pacientes que, por distintas causas, no pueden perder tanto tiempo en trámites o no pueden acceder a un abogado para ir a la justicia, y terminan en el hospital público o pagando una prestación, cuando se las debería cubrir la obras social a la que aportan. Hay que buscar un nomenclador justo que beneficie el desarrollo de las especialidades, con una buena práctica clínica con utilización de los recursos justos y necesarios para la obra social que redunden en beneficio de la calidad médica”.

En tanto, el titular del CEMIBO (Concertación de Entidades Médicas Independientes Bonaerenses), Dr. Guillermo Guanella sostuvo que “para tener una idea de la situación, alcanza con decir que dos prácticas conocidas como la artroscopía y la laparoscopía, no están incluidas, en el nomenclador, de modo que no hace falta tener mucha imaginación para darse cuenta de que la mayor parte de las prácticas catalogadas hace 60 años ya no se brindan y que más de un 90% de las que están en vigencia son las denominadas `prácticas no nomencladas´, algo que afecta a los pacientes, a los profesionales y a la misma obra social, algo que la actual conducción del IOMA comparte y reconoce la necesidad imperiosa de resolver la problemática del nomenclador en forma urgente”.

LAS SOCIEDADES CIENTÍFICAS

Las sociedades científicas platenses, como se dijo, vienen reclamando con creciente insistencia la actualización del nomenclador por estar en contacto pleno con las vicisitudes que la situación conlleva para cada una de las especialidades médicas.

“Las sociedades científicas exigimos que se respete nuestro criterio porque representamos la opinión calificada de cada especialidad y representamos la base del conocimiento y experiencia en el trato diario con los pacientes”, expresó el presidente de la Sociedad Platense de Cirugía, Dr. Daniel Velasco.

La Dra. Luciana Brividoro, de la Sociedad de Neurocirugía Platense manifestó por su parte que “ya desde hace tiempo necesitamos un nomenclador nuevo, actualizado y equitativo, y además, un manual de procedimiento, todo lo cual aportará al bien común disminuyendo la burocratización y judicialización de la medicina, sin complicar el acceso de los afiliados a las obras sociales a las prestaciones, permitiendo que el médico dedique su tiempo a la atención y no al papeleo, y agilizando el trabajo de las mutuales, lo cual beneficia al sistema de salud”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...