Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 16 °C
Nublado
Humedad: 83 %
24.8.2017

Viejo teléfono, lento y discreto, se extraña

Por ALEJANDRO CASTAÑEDA

Recomendar artículo Imprimir artículo

Mail: afcastab@gmail.com

Nada más delator que los celulares. La red y sus menudencias a esta altura son un confesionario más que un servicio. La telefonía ha ganado en rapidez, pero ha perdido intimidad y decoro. ¿Cómo se explica que los tramposos sigan utilizando algo tan vulnerable y expuesto como los mensajitos? Scioli, Diego Latorre y hasta el fugaz técnico Lucas Nardi son por ahora las últimas víctimas de una costumbre que crece en avances y damnificados. Y que obliga a repensar cada palabra que se arroja a una red que, como la de los pescadores, recoge lo mejor y lo peor de los bajos fondos. El celular no borra ni olvida; todo sigue allí, en un limbo acusatorio que ni se agota ni prescribe.

Es cierto, ya no existe intercambio seguro; pero siempre es mejor hablar que dejar mensajes. Por eso, más de un pecador debe extrañar al viejo teléfono, aparatoso, lento y discreto. Entonces, reproducir las llamadas era imposible. Los desconfiados no tenían otro recurso que el pálpito y el chisme. Pero sin evidencias, los cargos se evaporaban. Aquel teléfono era un colaborador no un amo. Hoy, en cambio, toda falta es detectable. Estamos bajo constante supervisión y ya nada es perecedero. Hasta lo más trivial pasa a la posteridad. Y la mujer, que siempre se encargaba de guardar los secretos de la casa, hoy se olvida la tablet en una mesa y pone intimidad y discreción al alcance de todos.

Ahora venimos a desayunarnos que la ancestral demora de Telefónica, algo tan criticado entonces, era una ayuda involuntaria para los escondedores. Aquellos aparatos no eran infidentes ni cuenteros. Hacían su parte y no dejaban rastros. Pero ahora han claudicado ante el avance imparable de unos celulares que nos controlan, nos dominan y nos tientan. Y que en su afán de sumar más aplicaciones pone todo al aire. A la ingenua promesa de Latorre a su amiga de ocasión (“quédate tranquila, yo borro todo”) le faltaba la letra chica de una señorita que lo deseaba imborrable e intranquilo. Hoy se sabe todo y al instante. Y con un detallismo que termina siendo un deleite para morbosos y parientes ¿Por qué los celulares muestran tanto? Antes no se llamaba porque sí. Se respetaba el tiempo ajeno. Nadie te pedía que le prestaras atención a ocurrencias insignificantes. Cada llamada respondía a un propósito ¿No había tanto para contar? El teléfono alguna vez fue nada más que un artefacto utilitario. Y siempre, un aliado para esos amores susurrados. Nada y nadie se entrometía. Lo que se decía, se evaporaba. Sólo la memoria de los amantes se hacía cargo de las confesiones. Y entre los dos, sin dejar archivos, se construía con sigilo la narrativa del engaño, que siempre está hecha de atrevimientos y descuidos.

Cuando Latorre en TV ponderaba lo del falso 9, estaba en pleno acto de contrición. De las tardanzas en casa se encargaba una Natacha propaladora y con cámara en el vestíbulo que le facilitaba goleadas vespertinas

A la ingenua promesa de Latorre a su amiga de ocasión (“quédate tranquila, yo borro todo”) le faltaba la letra chica de una señorita que lo deseaba intranquilo e imborrable

El riesgo de la evaluación continua nos obliga estar en guardia. En plena era digital, el rumor adquirió más relevancia y legitimidad. Se corrobora y dura. Para los tramposos, todo se complicó. El mundo ha resignado intimidad. No hacen faltan detectives. Ellos mismos, las futuras víctimas, aportan pruebas. Olvidos, hacker, distracciones y traidores se aprovechan de una tecnología que invita al uso y al abuso. Es cierto, el viejo teléfono de línea está obsoleto, pero al menos garantizaba que nada de lo que allí prometíamos y hacíamos iba a quedar flotando en esta nube que trae truenos y tormentas.

Esta semana la tribu futbolera sintió que Latorre vino a vengar en cámara lenta a Cubero. Su desliz dejó triste y arrasada a su señora, una comentarista de tropezones que por ocuparse tanto de las trampas ajenas no reparó que cada noche se acostaba con el mayor secreto de la casa. A Diego lo mandaron al sofá, que es el pre embarque del viaje final. Y palabas y mensajes nos han mostrado en TV las idas y vueltas de un amante pedigüeño y una señorita comedida. Ahora nos enteramos que cuando Latorre en pantalla ponderaba lo del falso nueve, estaba en pleno acto de contrición. Y que de las tardanzas en casa se encargaba una Natacha propaladora y con cámara en el vestíbulo, que le facilitaba goleadas vespertinas. A Diego en la cancha le decían “Gambetita”. Y al final el destino vino en auxilio del sobrenombre. Yanina esta semana expuso en pantalla sufrimiento y sorpresa. Dolía verla desmejorada y decepcionada. Rabiosa por el engaño y sobre todo por no haberse dado cuenta. Desazón y amor propio se disputaban la partitura musical de unas lágrimas que exhibían madre desilusionada y profesional burlada. Aún no se explica cómo se le había pasado por alto que el Gambetita que llegaba cada anochecer, agotado, sereno y afectuoso, gambeteaba en casa y festejaba en vestuario visitante.

 

 

(*) Periodista y crítico de cine

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...