Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 17 °C
Nublado
Humedad: 78 %
23.6.2017
Segun las denuncias de los vecinos

Nueve de cada diez travestis que salen a la zona roja platense venderían droga

Los fines de semana llegan a verse unas 100 personas, pero la oferta sexual estaría en niveles mínimos

Recomendar artículo Imprimir artículo

Cada vez que cae la noche, tarde o temprano, la zona roja empieza a mutar en un sector de oferta de drogas a la vista de cualquiera, principalmente con las travestis que ganan la calle. Fuentes policiales reconocen en off que hay un básico de 15 o 20 personas en un día “tranquilo” y de poca actividad, pero que hacia el fin de semana la cifra se eleva a entre 70 y 100. Sin relevamientos oficiales, la cuestión numérica queda supeditada al conteo de vecinos y policías.

Los mismos voceros se animan a dar otro dato que parece contundente: de 10 travestis que se dedicarían a vender droga, nueve serían extranjeras, con predominio de peruanas y ecuatorianas. En tanto que la cocaína sería la sustancia que más se comercializaría en esa zona caliente de la Ciudad, siempre en “bagullos” o envoltorios pequeños, fáciles de esconder. En segundo lugar, bien lejos, se encontrarían las sintéticas en pastillas, que incluirían anfetaminas, éxtasis y LSD. Estas últimas se conseguirían en puntos fijos de venta, dentro de casas o de locales camuflados, que aparecerían repartidos por diferentes sectores del barrio.

aterrados

En el barrio todos aseguran conocer la presunta venta de drogas, pero nadie quiere hablar con su nombre y su cara en una foto para el reportaje. La chance de una represalia es tan cierta como atemorizante: la última vez que un vecino lo hizo individualmente hace dos meses, le atacaron a tiros el frente de su casa, dos horas después de haber declarado ante los medios que esa zona era terreno libre para el comercio de sustancias.

Por aquel entonces, en la zona de 117 y 68 se vivía “una locura” porque la delincuencia había aumentado a niveles de alarma, con una serie de asaltos violentos, en el que llegaron a pegarle un tiro a una jubilada en plena entradera.

Después de que la agresión se denunció en una fiscalía, la policía detuvo a tres personas: “una travesti, su pareja y un policía, todos implicados en la venta de drogas”, recordaron. El miedo que infundió ese ataque, más la chance de ser atacado de nuevo, llevó a un vecino a abandonar El Mondongo.

¿Cuántas travestis frecuentan la zona roja según el día o la hora? Las cifras son distintas según la fuente. Mientras que voceros policiales reconocen un máximo de 70 en una jornada “de mucha actividad” y 10 en los tramos semanales más calmos, hay vecinos que se animan a hablar de 100 por noche o hasta más. Y rechazan la calificación de que hay días más tranquilos que otros: en todo caso reconocen una cierta merma, que no alcanza para considerar que haya tranquilidad en la vía pública.

Según denuncian, a grandes rasgos, las calles donde más se las suele ver son la avenida 1 desde 57 hasta 72; en 2 y 3 desde 66 hasta 72 y sobre diagonal 73, entre las plazas Matheu y Rocha. Y también sobre las calles transversales, al resguardo de las vías más transitadas. “Es como ir a comprar dólares a los ‘arbolitos’ del Centro. El que consume sabe a dónde ir, con quién hablar y hace la ‘transa’ enseguida”, comparan en la zona. Para algunos, la situación está igual o peor que hace un par de años.

Lo que complica aún más la cuestión es la modalidad del delivery. En autos particulares como también en taxis y remises, las drogas viajan rápido entre el lugar de distribución hasta la casa del que las consume. La posibilidad de controles y prevención, en este sentido, se achica. Pero quienes viven allí, igual, se dan cuenta: “Hay agencias de autos que creemos que están directamente involucradas”, aseguran.

En el medio de todo, aparece otro problema aún más delicado. Según una denuncia hecha en Fiscalías, se detectaron casos de prostitución infantil en inmediaciones de hoteles alojamiento, en las zonas de 2 y 71 y en 1 y 61. En el expediente se habla de chicas de sólo 12 o 13 años “vestidas como adultas y pintadas, presumiblemente obligadas por sus padres a corromperse a cambio de dinero o de sustancias”.

¿Cuántas travestis se dedican a la prostitución y cuántas solamente a la venta de cocaína y pastillas? Hay entidades vecinales y personas consultadas individualmente que le asignan la cifra de 10% o como mucho 15% a las que ofrecen servicios sexuales. Las demás, se sustentarían con el presunto expendio al menudeo de drogas con una clientela habitual. Los vecinos explican que suelen generarse entre ellas peleas por la ubicación de cada una en determinada calle o esquina, o para seguir vendiéndole a los que frecuentan la zona.

“No cuestionamos que sean personas transgénero, sino que se dediquen a la venta de drogas. Muchas veces, usan la pantalla de ser travestis para resguardarse ante la posibilidad de que la policía las persiga. Son ‘transas’ comunes y corrientes que ni siquiera se identifican o comparten los problemas de esa minoría”, coinciden varios vecinos.

Los vecinos denuncian que el problema está a la vista, pero las soluciones parecen lejanas.

 

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...