Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 19 °C
Soleado
Humedad: 38 %
21.11.2017
“Canciones para mirar”

A escena los artistas, esos ilusionistas

Recomendar artículo Imprimir artículo
A escena los artistas, esos ilusionistas

“Canciones para mirar” trae a María Elena Walsh al escenario del Coliseo - coliseo podesta

Por Irene Bianchi

“Canciones para mirar”. Libro, letras y música original: María Elena Walsh. Elenco: Fabián Mazzei, Julieta Goncalves, Nacho Francavilla, Nicolás Serraiti, Manuela Núñez, Micaela Sigalov. Músicos: Damián Mahler, Joaquín Blas Pérez, Emilio Rivas, Jorge Giorno. Diseño de vestuario: Kitty Di Bartola. Diseño de escenografía: Martina Urruty. Dirección musical: Damián Mahler. Diseño de luces: Soledad Lombardo. Diseño de sonido: Mariano Tranquilini. Stage Manager: Fermín Epele. Asistencia de dirección: Agusta Bermúdez, Javier Cardini. Coreografías, Puesta en Escena y Dirección General: Gastón Marioni. Teatro Municipal Coliseo Podestá, calle 10 entre 46 y 47. Todos los días de las vacaciones de invierno, excepto los lunes, a las 16 hs. Entrada libre y gratuita.

Entre los artistas absolutamente indispensables que ya se han ido de gira pero que afortunadamente nos legaron su obra, figura la entrañable María Elena Walsh. Una creadora que sedujo, y sigue seduciendo, a varias generaciones. A diferencia de muchos otros, María Elena siempre respetó la inteligencia y sensibilidad de los chicos. Jamás los subestimó ni los masificó. Sus letras son poesía pura. Su lenguaje simple y llano pinta paisajes surrealistas, tan afines al imaginario del niño, de insondable profundidad.

Coherente con sus elecciones, Gastón Marioni, Director del Coliseo Podestá, tras elegir a otro enorme artista el año pasado (Hugo Midón ,“Cantando bajo la mesa”), se zambulle ahora en el rico universo Walshiano, reflotando en “Canciones para mirar” clásicos temas, ingeniosamente ligados, con un formato de varieté que deleita a grandes y a chicos por igual.

“Agapito” (Mazzei), un presentador medio atolondrado, con más vocación de payaso que de Maestro de Ceremonias, lidera una troupe circense integrada por un domador (Serraiti), un equilibrista (Francavilla), una bailarina (Núñez) y una mimo (Sigalov). Como quien espera a Godot, estos artistas trashumantes esperan a “Doña Morondanga” (Goncalves), que se hace desear como una Prima Donna que se precie de tal, para luego lucirse como buena Diva.

Entretanto, se visten y se desvisten, intentando hacer coincidir tira con tirita y ojal con botón; espían por dónde camina la Hormiga Titina; comparten una comilona de lana (o comi-lana) con la Familia Polilla; se ríen de las monerías de la Mona Jacinta; se queman las pestañas con la vaca estudiosa en Humahuaca; se contagian los estornudos de Mambrú; se dejan vacunar por el Brujito de Gulubú; bañan a la luna en un charquito con jabón; duermen en el gorro marino del pescador y se sumergen en el aljibe, con camisones bordados de estrellas; todo esto en el maravilloso y nunca bien ponderado Reino del Revés.

Fabián Mazzei destila ternura, y compone un personaje querible, ingenuo, dulce. Igualmente atractivos resultan sus compañeros. Todos cantan y bailan, armando y desarmando las sucesivas escenas armónicamente, coloridamente ataviados.

Un gran acierto de la puesta de Marioni, además de la conformación del elenco, son los músicos en vivo, liderados por Damián Mahler, verdaderos coprotagonistas del espectáculo. Las coreografías, también de su autoría, son graciosas y muy variadas.

“Por aquí, anda Dios, con regadera de lluvia, o disfrazado de sol, asomando a su balcón”, cantaba el jardinero, de boca de Mazzei. No sé si Dios, pero sin duda María Elena Walsh anda por aquí, y aterrizó en su cuatrimotor nada menos que en el escenario del Coliseo Podestá.

Advertencia: es muy probable que “Canciones para mirar” arranque uno que otro lagrimón a los nostalgiosos adultos acompañantes. El que avisa, no traiciona…

Un gran acierto de la puesta de Marioni, además de la conformación del elenco, son los músicos en vivo

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...