Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 6 °C
Nublado
Humedad: 89 %
22.10.2017
KARINA MAZZOCO

En la miel de la vida

A 20 años de su debut en los medios, la conductora asegura estar en el presente ideal

Recomendar artículo Imprimir artículo
En la miel     de la vida

“Las mujeres llegamos a los 40 con muchos prejuicios pero creo que, a partir de esa edad, empieza una segunda nueva vida”, dice Karina Mazzoco

Segura de sí misma, firme en su carrera, feliz en lo personal y -hay que decirlo- dueña de una belleza que impacta, la mujer que hace veinte años supo romper prejuicios y tabúes sexuales al frente del ciclo “De a 2”, Karina Mazzoco asegura que a partir de los cuarenta comienza “la miel de la vida” y ella, a sus 47, resulta la prueba más fehaciente de su mantra.

“Las mujeres llegamos a los 40 con muchos prejuicios de lo que pueda pasar porque hay una cosa social instalada de que a partir de los 40 nos transformamos en veteranas, nos ponen una medallita y nos dicen ‘listo, gracias por los servicios prestados’. Pero de verdad creo que a partir de esa edad empieza una segunda parte de la vida, que es alucinante: ya sabés lo que querés, lo que no, vas por tu sueño, en muchos casos pudiste armar una familia, estás establecida, tenés tu independencia económica, etc. Esos fantasmas y temores se corren de lado y una puede ser en esencia. Por eso digo que es el punto caramelo de la vida, donde estamos a punto de la cabeza, del corazón y de todos lados”, explicó con sus fundamentos.

Este presente “a punto caramelo” la encuentra al frente de “Pura Vida”, el ciclo de la TV Pública que conduce de lunes a viernes a las 9, con el que regresó a la televisión en 2016 después de cuatro años de ausencia: “Deseaba mucho volver, pero quería regresar haciendo algo en donde me pudiera sentir cómoda. En estos años hice radio, seguí en los medios. ¿Pero viste que cuando no estás en televisión parece que no existís más? ¡Te dan por muerto si no hacés televisión, estás desaparecida en acción! Ahora me da mucho placer el programa. Es distinto, como una isla en medio de la pantalla: habla de servicios, solidaridad, valores, es un contenido nutritivo y para nada nocivo. No te vas a enterar de los problemas familiares de Diego Latorre, pero sí te vas a encontrar con un montón de otras cosas, a las que el resto de la televisión no les da lugar”.

Estar en el canal estatal no le genera presión a Karina en cuanto al rating, y contó por qué: “No, porque se trabaja en pos del contenido y no del número. Pero quiero ser clara: a mí me gustaría medir más, porque realmente me gustaría que la gente elija ver un contenido de este tipo, me gustaría tener más auspicios, que los empresarios decidan invertir, como lo hace el Estado, en contenido y no en número de rating”.

Karina hace ya veinte años que está en los medios, y si bien el número la sorprende, también la reconforta: “Desde chica soñé con estar acá, si bien no sabía bien de qué manera, estoy donde siempre quise y tengo una fama que no incomoda. Voy por la calle, la gente me saluda y me pide autógrafos”.

Claro, que esta relación con los espectadores no fue siempre igual. “Al comienzo de mi carrera, cuando tuve un par de años de ebullición y de mucha popularidad, realmente no la pasaba bien. Me sentía un poco asfixiada, invadida, me daba impresión ir a un shopping y que la gente se me viniera encima. Por eso te digo que estoy cumpliendo veinte años de camino andado y estoy en un momento de mucho disfrute de lo construido.

Mazzocco empezó en los medios conduciendo un programa que tenía una fuerte dosis de erotismo, y encima ella era una especie de bomba sexy. El contexto del país daba, porque había muchas ganas de borrar prejuicios y de hablar de esos temas.

Comenzar con ese perfil, le costó algunas incomodidades a Karina: “Pasé por todas las emociones. En un momento me sentí muy incómoda, la pasaba pésimo porque todos querían ponerme en bolas en producciones sexies, aceitada, sin nada de ropa o como mucho con un hilo dental. Y yo decía ‘pero es demasiado, con todo lo que yo digo, encima esto´. En esa parte no la pasaba bien, me costó el papel de súper hembra erótica. Después, me empecé a llevar un poco mejor en la época en que hice teatro de revista, donde traté de empezar a disfrutar más de ese cuerpo y de toda esa impronta que venía conmigo. Pero más tarde fui buscando otro camino… Hoy no me da melancolía esa etapa porque me incomodaba estar en ese lugar. Estuvo bueno como un comienzo, una irrupción total en los medios, pero la verdad es que ahora estoy mucho más cómoda”.

La conductora está en pareja hace 12 años con Omar El Bacha, papá de su hijo Malek. ¿Si tiene algún secreto para mantener una relación feliz? Ella reflexionó que hay una línea que siguen. “Me parece que tenemos la fortuna de habernos encontrado en un momento de la vida en el que ya los dos habíamos andado y los dos habíamos trastabillado. Entonces, nos agarró más maduros y eso hace que uno sea menos impulsivo y que hay un autoconocimiento de ambos. Tenemos problemas, crisis y agarradas como cualquier pareja, pero estamos muy enamorados y enamorados de nuestros proyecto familiar. También tenemos mucha suerte, que la suerte es un carro que hay que empujar… ¡pero el carro lo tenemos, que es lo importante!”

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...