Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 13 °C
Nublado
Humedad: 77 %
19.8.2017
En la plata, para muchas especialidades HAY ESPERAS NO MENORES A 45 DIAS

Se agudiza la demora para conseguir turnos médicos en consultorios privados y clínicas

Las variables económicas y la disminución de profesionales que atienden en consultorios potencian un cuadro preocupante

Recomendar artículo Imprimir artículo
Se agudiza la demora para conseguir turnos médicos en consultorios privados y clínicas

Conseguir un turno médico es cada vez más engorroso por las demoras en las especialidades - shutterstock

La demora para sacar un turno médico en sanatorios, clínicas y consultorios particulares es la punta de un iceberg que amenaza una profesión en varios frentes. El económico, porque las consultas a través de las obras sociales tienen costos que para el paciente son importantes pero para el profesional resulta “insuficiente”; el vocacional, porque esa ecuación económica termina perforando el interés de quienes están transitando sus primeros años y aquellos que ya tienen una trayectoria buscan otros horizontes, con lo cual quedan pocos médicos para atender a la gente; y de formación, ya que se ve cómo disminuye la matriculación de profesionales año tras año en el colegio de Médicos provincial, distrito 1. La mayoría de los pacientes tiene esperas no menor a los 45 días cuando piden un turno para algún especialista y este cuadro, según parece, está lejos de mejorar en el corto y mediano plazo.

En este panorama claramente desalentador se registran un par de novedades: ya hay un 30 por ciento de ausentismo de los pacientes que tras pasar el largo tiempo de espera no recuerdan el turno, varió el cuadro de situación de salud o bien tienen que concurrir a otro profesional porque el diagnóstico se agravó, según remarcan profesionales consultados por este diario. La otra noticia es que médicos clínicos que tienen décadas de trayectoria tienen que atender entre 160 a 180 pacientes en sus consultorios particulares para afrontar los gastos básicos (alquiler de consultorio, pago de la secretaria y abonar los servicios básicos.

¿Hay posibilidades de mejorar o paliar la actual situación? Según el doctor Jorge Mazzone, presidente del colegio de Médicos de la provincia de Buenos Aires, distrito 1, que tiene cabecera en La Plata, “se necesita que todos los sectores vinculados a la salud realicemos un gran encuentro para hacer el diagnóstico real de la situación, decir todo lo que hay que decir y resolver medidas concretas, tanto desde el Estado como del sector privado”.

Para el titular de la Agremiación Médica, Martín Pedersoli, “es casi imposible mejorar la situación en el corto plazo. Se ha formado un círculo no virtuoso que deja poco margen para la solución si no se adoptan medidas estructurales. El costo económico para sostener los policonsultorios son altísimos en relación a los honorarios que reciben los profesionales y ya dejaron de ser viable, para dar un ejemplo”.

Mazzone apunta que “hay una crisis de las especialidades, por lo que hay poca oferta de profesionales para una demanda de pacientes que no baja, se mantiene y crece con el correr del tiempo”.

ESTRATEGIAS

En algunos consultorios particulares tratan de instrumentar distintas estrategias para dar turnos en el menor tiempo posible. Una es pedirle a los pacientes que llamen los primeros días del mes en curso para pedir un turno para el mes siguiente. Eso implica una demora no menor a los 30 días en la mayoría de los casos, porque desde el día 10 en adelante quedan escasos turnos y en horarios que la mayoría termina rechazando por sus actividades laborales. Esto también marca una asignatura difícil de aprobar: compatibilizar la agenda de los médicos y la de los pacientes.

Quienes tienen turnos con tiempos más acotados son los profesionales que atienden en forma particular, sin obra social mediante, pero los costos de las consultas llevan a tener un reducido grupo de pacientes, ya que hay consultas particulares que arrancan desde los 500 pesos.

Según un informe publicado en este diario hace varios meses, el costo promedio para sostener un consultorio compartido con otros colegas no baja de unos 10 mil pesos al mes. Ese valor creció por el aumento que sufrieron distintos rubros y entre los más importantes están las facturas de los servicios de gas, agua y luz. Las facturas que más asustan por esos meses son las de gas. “Son increíbles en algunos casos, porque este año llegaron a aumentar un 300 por ciento y los honorarios y salarios de los médicos no superan el 20 por ciento, hasta el momento”, explica uno de los profesionales consultados por este diario.

Desde hace varios años la demora en la obtención de turnos dejó de ser un problema sólo de los hospitales públicos para extenderse a muchas clínicas y consultorios privados. Y lo más preocupante es que desde ningún sector ven con buenos ojos el futuro a corto y mediano plazo.

“La demora para conseguir turnos con especialistas clínicos es un problema que responde a varias causas. Una de las principales es el atraso en los honorarios médicos, que cada vez resultan más insuficientes para mantener la infraestructura de un consultorio. El aumento de los alquileres, de las cargas sociales y de los servicios ha llevado a que cada vez haya menos médicos que atienden en sus consultorios, por la cual la espera para la atención entre los que quedan es mayor”, explica Mazzone.

Su colega Pedersoli remarca que “Hoy el valor de la consulta es muy bajo para tener consultorio. Por ejemplo, las obras sociales pagan al médico una consulta baja con respecto al costo del alquiler de un consultorio en una clínica. Muchos médicos hacen el balance y se dan cuenta de que nos les conviene trabajar así”.

“Hace algunos años, cuando los números comenzaron a no cerrar, muchos médicos se juntaban entre varios y hacían policonsultorio para compartir el costo de la misma infraestructura , explica el titular de la AMP. Ahora los bajos honorarios, la presión impositiva, las cargas sociales y el aumento de los servicios han llevado a que ni siquiera se pueda sostener así y muchos terminan cerrando. De manera que al haber menos profesionales que hacen consultorio, la demanda de turnos es más grande y la espera, mayor”.

Las variables económicas que jaquean la oferta de consultorios de gastroenterólogos, reumatólogos, neurólogos, alergistas, neumonólogos y otros clínicos no son la única causa de que hoy haya que pedir turno con varias semanas de anticipación. Existe a la vez un marcado desinterés por parte de las nuevas generaciones de médicos por ejercer en especialidades clínicas, por lo cual se dispone cada vez de menos profesionales en ciertas áreas para atender a una población cada vez mayor. Es el caso de la medicina general.

Mazzone remarca que hay en el distrito La Plata –que incluye también a Berisso, Ensenada, Magdalena, San Vicente, Brandsen y Punta Indio-, sobre 7.000 médicos, hay sólo 13 que se dedican a la cirugía en pacientes pediátricos.

“A pesar de que el 90% de las consultas se resuelven en el nivel primario y sólo el 10% con especialistas, el sistema de salud tiene cada vez menos clínicos porque la práctica de la medicina general y la clínica se paga muy mal. Existe una crisis en la formación que lleva a que en algunas especialidades clínicas no se estén formado suficientes médicos para atender la demanda de la sociedad, lo que deriva en un problema de saturación”, explica el doctor Mazzone.

Hay un 30 por ciento de ausentismo de los pacientes que, tras pasar el largo tiempo de espera, no recuerdan el turno, varió el cuadro de situación de salud o bien tienen que concurrir a otro profesional porque el diagnóstico se agravó.

“Tenemos servicios que están en riesgo de cerrar porque los médicos se jubilan y no encuentran reemplazantes. Históricamente nunca había pasado que queden residencias vacantes en los hospitales porque las condiciones son malas y a las nuevas generaciones no les interesa este tipo de formación. En lugar de seguir especialidades clínicas, muchos eligen especialidades de segundo nivel con aparatología, lo que les permite acompañar la consulta con alguna práctica y de esa forma mejorar un poco sus ingresos”, señala el presidente del Colegio de Médicos, quien detalló que en la actualidad está creciendo el número de anestesistas.

“El problema en las demoras para conseguir turno pasa en gran medida por la transformación del recurso humano que se viene dando en los últimos años. Las condiciones laborales de las residencias hospitalarias se han deteriorado tanto que hoy existen muchas especialidades donde cada vez son menos los médicos que se anotan. En consecuencia la disponibilidad de ciertos especialistas formados es cada vez más acotada”, remarca Pedersoli.

270
Son los nuevos matriculados este año en el Colegio de Médicos de la provincia de Buenos Aires, distrito 1. Hasta el año pasado el promedio no bajaba de los 350 a 400 nuevos profesionales que se sumaban anualmente a la entidad profesional con cabecera en La Plata.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...