Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Nublado
Humedad: 55 %
23.10.2017
FUE 2-0 ANTE VELEZ. CON GOLES DE ALEMÁN Y GUANINI, EN EL COMPLEMENTO

Un triunfo que ayuda a que el equipo siga creciendo

Con una sólida actuación, el Lobo se impuso de visitante en su cuarto amistoso

Recomendar artículo Imprimir artículo

Por WALTER EPISCOPO
COMENTARIO

Recién se cumplió un mes que Mariano Soso se paró delante del plantel y empezó a “machacar” y “machacar” con la idea de juego que pretende. Por lo pronto, este nuevo Gimnasia no se parecerá a aquel de Pedro Troglio, y no estará ni cerca del que propuso Gustavo Alfaro. Ayer, en la fría y gris mañana (y por momentos lluviosa) en la Villa Olímpica de Vélez, el Lobo venció 2 a 0 al Fortín, en lo que fue su cuarto encuentro amistoso de pretemporada. No le sobró nada, pero hizo las cosas bien como para imponerse al elenco velezano que de cinco amistosos había ganado cuatro.

PUERTAS ABIERTAS, POSIBILIDAD DE ANALISIS

Fue además el primer partido que se pudo observar al elenco albiazul (los anteriores siempre habían sido a puertas cerradas), por lo que periodismo y algunos hinchas Triperos que se pudieron “infiltrar” entre los locales, pudieron ver qué había detrás de tanto misterio. Y lo que había era un equipo ante todo, ordenado. Jugando con mucha disciplina táctica. Con la pelota al ras del piso. Presionando. Cubriendo espacios. Corriendo prácticamente todo el tiempo. Por otro lado, aún sin mucho peso ofensivo, por más que el equipo intente llegar con mucha gente. El técnico lo sabe (los jugadores también), y sin dudas debe ser un tema que se trabaja en Abasto.

Más allá de unos minutos en el complemento donde el local llegó en varias ocasiones, nunca se alteró, trató de jugar siempre y construir juego asociado.

Lo cierto es que por el mal tiempo reinante, se decidió jugar en la cancha de césped sintético que hay en el moderno predio ubicado en Parque Leloir,y esto ya cambió un poco la esencia. No es lo mismo jugar en pasto natural que en sintético, donde la pelota pica mucho, va más rápida y cuesta dominarla. Por otro lado, al jugarse en otra superficie, se decidió disputar dos tiempos de 30 minutos cada uno, y no 40 como se había pactado originalmente.

DE MENOR A MAYOR

El primer partido fue el de los titulares, donde Mariano Soso decidió cambiar algunas cosas. Arrancaron jugando Martín Arias y Alemán (que no lo venían haciendo) y el flamante refuerzo Omar Alderete por Oliver Benítez. Y esa primera etapa fue decididamente floja, por que prácticamente no hubo llegadas en ambos arcos. Después, el Lobo pareció arrancar con mayor iniciativa, con Rinaudo saliendo pelota al pie desde el fondo, pero el equipo no conseguía hacerlo con criterio en los últimos metros.

Apenas un remate del Loro Faravelli de media distancia que se fue por arriba, y en la última de la etapa inicial que se jugó con una persistente llovizna, el local tuvo una clara que Correa termino pateando muy desviado. Después, nada más.

Pero el complemento sería diferente. Además de llegar los goles, hubo mayor ritmo y hasta apareció alguna pierna fuerte. Creció Bonifacio por el sector derecho, que tras un centro, Alemán cabeceó y la pelota se fue apenas afuera. Rinaudo manejaba los hilos, jugaba y ordenaba.

Sobre los 6 minutos llegaría el 1-0 para Gimnasia. Guanini recostado por derecha al salir jugando, apenas pasó la mitad del campo sacó un centro cruzado hacia la izquierda, que el Perla Ramírez con gran categoría, en el aire con su pie derecho, hizo pasar la pelota por encima de Cubero, Brahian Alemán picó en diagonal, el arquero Aguerre que duda y no sale, y el volante Tripero le pegó de zurda cruzado para mandarla al fondo del arco.

El local sintió el golpe y salió con decisión por el empate. Pero se encontró con una defensa segura, donde cumplió de buena manera el paraguayo Alderete (de gran contextura física), y también Yair Bonnín (jugó todo el complemento), quien tuvo atajadas de gran mérito y fue responsable de mantener el cero. A los 10 minutos tuvo una impecable en dos tiempos, parando un cabezazo de Grillo y luego quedándose con la pelota ante la amenaza de un rival; a los 14 minutos, le tapa un zurdazo abajo, rasante, que había tirado Correa; a los 18, luego de un centro desde la derecha de Pérez Acuña, encuentra en el punto del penal a Maxi Romero que de volea remata y a pura reacción, Bonnín despeja. Vélez empezaba a llegar cada vez más seguido y los centros pasaban de un lado al otro en el área del equipo gimnasista que por momentos sufría.

Pero Bonifacio cada vez que aceleraba por derecha lastimaba; Ramírez por izquierda peleaba y jugaba; Ibáñez bastante perdido arriba, esta vez no tuvo casi chances para marcar (venía de convertir en los tres amistosos). Sobre los 23 minutos, luego de una buena salida desde atrás y que la pelota la jugara limpia el Lobo, Rinaudo terminó rematando desviado.

Y en la última pelota del partido. Ya en tiempo de descuento tras una jugada que hacen rápido desde la esquina izquierda, Lucas Licht encaró hacia el arco y tras dejar a un rival en el camino, pisó el área y sacó un centro atrás al ras que conectó Guanini en la puerta del área chica y de zurda con todo el arco de frente la empujó para poner el 2-0.

Ya no habría tiempo para nada más, porque el árbitro inmediatamente terminó el juego.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...