Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 24 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 38 %
19.11.2017
HUBO REPROCHES E INSULTOS ENTRE EL ACUSADO Y SU EX

Tenso careo sin revelaciones en el juicio por el asesinato del fotógrafo

El debate oral proseguirá hoy, a partir de las 10, con la presencia de más testigos del caso

Recomendar artículo Imprimir artículo
Tenso careo sin revelaciones en el juicio por el asesinato del fotógrafo

Hugo Castillo estuvo frente a frente con su ex, pero del careo no surgieron datos relevantes - SEBASTIAN CASALI

El careo de ayer entre el acusado por el crimen del fotógrafo y su ex mujer, durante el juicio oral, terminó siendo una especie de audiencia de divorcio contradictorio, con reproches e insultos, tenso y sin revelaciones para el objetivo principal que tenía la medida de prueba: despejar a una serie de contradicciones detectadas por las partes en las declaraciones de ambos.

Hugo Castillo (56), el acusado por el crimen de Alfredo Galeano (39), se enfrentó en el estrado con su ex mujer, Marcela Kaufman.

La primera duda a despejar fue la de los llamados telefónicos que se hicieron en la noche del asesinato, el 10 de junio de 2014, en 37, entre 3 y 4, donde Galeano cayó muerto luego de recibir dos tiros por la espalda, uno en la cintura y otro en la nuca, con un revólver calibre 38 o Magnum 357.

En la hora aproximada del crimen, entre las 22,30 y las 23, se hicieron llamados a un celular que sería de Kaufman y propiedad del acusado, según surge de los análisis de las comunicaciones.

Sobre ese tema la testigo dijo que no recibió esa noche ninguna llamada, mientras que el acusado dijo que ese aparato estaba en su camioneta, porque esa noche le dio las llaves a su ex.

Kaufman se mantuvo firme: “Ese día no vi a Castillo”, aseguró. Y este último reiteró que ese día le entregó las llaves de la camioneta.

Otra duda generada en el debate y que no se pudo despejar ayer, fue sobre el listado de llamadas pedido por el acusado sobre la flota de celulares que tenía su familia.

Kaufman dijo que era vigilada por su ex y que le revisaba el celular y el Facebook, y que por eso había pedido ese listado; mientras que Castillo negó tal situación, que no lo hizo para vigilar sino porque descubrió 350 llamadas a Darío Ojeda, la actual pareja de Kaufman y otras a Galeano.

Los dos mantuvieron también su dichos y Castillo reiteró además que el se había separado por las supuestas infidelidades de su ex con Ojeda. Y Kaufman le recordó el día que le dijo que “lo había dejado de amar”, que nunca lo engañó y también negó haber tenido relaciones con Galeano, aunque reconoció que se vio con el dos veces: en una café y en el Bosque.

Otra de las cuestiones era el arma que, según Castillo, le regaló a Kaufman para su seguridad.

La ex del acusado, lo miró fijo, y le replicó que jamas tuvo un arma ni le regaló nada.

Castillo, en la causa reconoció que había comprado dos armas, un calibre 38 y otro 32.

advertencia de la presidenta del tribunal

Luego el careo abundó en reproches mutuos acusaciones e insultos, que nada tenían que ver con el objeto de este juicio. Así fue advertido varias veces por la presidenta del Tribunal, la jueza Silvia Hoerr.

El juicio, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata -integrado por los jueces Claudio Bernard, Liliana Torrisi y Hoerr- se reanudará hoy a las 10, con el relato de más testigos del caso.

En la investigación penal preparatoria de este juicio oral y público se dio por acreditado que Galeano y la mujer de Castillo, Kaufmann, supuestamente eran amantes, y que el ahora imputado, que ya estaba en proceso de separación de su esposa, habría reaccionado por celos.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...