Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Nublado
Humedad: 77 %
19.9.2017
En claypole

Detuvieron a una pareja por el ataque en Indra antes de las PASO

Sospechan que está involucrada con el paquete-bomba que hirió a dos empleados

Recomendar artículo Imprimir artículo
Detuvieron a una pareja por el ataque en Indra antes de las PASO

La sede de la empresa encargada del escrutinio provisorio, tras la explosión del paquete - archivo

Una pareja fue detenida ayer en la localidad bonaerense de Claypole, acusada del atentado con un paquete-bomba cometido el 10 de agosto pasado en la sede de la multinacional española Indra, encargada del escrutinio provisorio de las PASO, tres días antes de las elecciones.

El juzgado federal 3, cuyo titular es Daniel Rafecas, informó que identificó a los detenidos como Mariano Fresco y Analía Altamirano, ambos de 30 años, y quienes iban hoy serán llevados a los tribunales de Comodoro Py para ser indagados.

La pareja, en principio, está acusada del presunto delito de atentado contra la seguridad pública tipificado por el Código Penal, que castiga con penas de 3 a 15 años de prisión, a quien “causare explosión, si hubiere peligro de muerte para alguna persona”.

el que “entrego” el paquete

El fiscal federal Guillermo Marijuan, quien se presentó en la casa donde fueron arrestados los sospechosos, precisó que Fresco trabajaba en “la prestación de un servicio externo” para la empresa Telefónica. “El juez (Rafecas) ordenó la detención de estas dos personas porque consideró que, en principio, pueden estar vinculadas al hecho”, declaró a los periodistas el funcionario del Ministerio Público.

El fiscal sostuvo que el hombre detenido “entregó” la caja-bomba al “motoquero del servicio de mensajería” que la llevó en su motocicleta hasta la sede de Indra, en Cecilia Grierson 255, del barrio porteño de Puerto Madero, y la dejó allí.

Los autores del ataque “no son improvisados porque (el paquete-bomba) era un explosivo contenido en una caja que, además, tenía un dispositivo que accionaba la detonación al proceder a su apertura”, añadió.

“Podría haber matado a la chica y al muchacho que estaban en el momento que abrieron el paquete”, consideró el fiscal, en referencia a la recepcionista y el cadete de Indra, ambos con heridas leves.

La pareja detenida deberá comparecer en declaración indagatoria ante el juez Rafecas, pero el fiscal ya adelantó que “estamos en una etapa inicial (de la investigación) que nos permite estar bien encaminados para el esclarecimiento del suceso”.

armado casero

En su momento, la División Explosivos de Policía Federal Argentina había establecido que “se trató de un artefacto de armado casero, consistente en un caño de gas de 15 cm. de largo y 2 cm. de diámetro, tapado en sus dos extremos con Poxipol”.

En el interior, se había precisado, había “pólvora negra (de uso pirotécnico, por ejemplo en bombas de estruendo) y bolillas metálicas (25 aproximadamente)”.

“El mecanismo contaba con una trampera para ratones (sistema de retardo) y una batería de 9 volts (sistema de iniciación). Todo ello dentro de una caja de madera con tapa de apertura tipo bisagra”, había añadido el informe.

Como consecuencia de la explosión, ocurrida tres días antes de las PASO, dos empleados de la firma (un hombre y una mujer) resultaron con heridas leves.

La Policía y la Justicia llegaron a determinar que el paquete había sido entregado por un motoquero de la empresa “El líder”, ubicada en Pueyrredón 1357, y al dar con autoridades de la firma pudieron reconstruir el origen y el destino del explosivo.

El pedido para llevar el paquete había sido recibido mediante un mensaje de whatsapp, de un teléfono celular desconocido, en donde alguien que dijo ser “Gustavo” y se identificó como “sordomudo”, manifestó su deseo de efectuar un envío y advirtió que para ello iba a intervenir un colaborado suyo de nombre “Mariano” que era quien iba a entregar el paquete y pagar el servicio.

Los investigadores detectaron también que la tarjeta SIM del teléfono de Mariano Fresco había sido empleada en otro aparato por su pareja, Analía Altamirano, meses antes.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...