Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 22 °C
Nublado
Humedad: 92 %
21.1.2018
Opinión

El Papa, los mapuches y la naturaleza

Recomendar artículo Imprimir artículo

Cristina Cabrejas (*)

El papa Francisco viajará del 15 al 21 de enero a Chile y Perú, donde escuchará los problemas que afectan a los pueblos indígenas, como las reivindicaciones de los mapuches en Chile, y lanzará su llamamiento para la defensa del medioambiente desde el umbral de la Amazonia.

Una visita en la que Francisco también tendrá que lidiar con algunos problemas de las iglesias locales, como los casos de abusos sexuales en la diócesis chilena de Osorno o la petición de prisión al fundador de la organización católica peruana Sodalicio de Vida, Luis Fernando Figari.

Francisco regresará a Latinoamérica con su encíclica “Laudato Si” sobre la “defensa de la Creación” , que será fuente de inspiración para sus discursos.

El viaje comenzará en la capital de Chile, el país que peor valora al pontífice según el último Latinobarómetro. En su primer discurso el Papa intervendrá en defensa de los pueblos originarios, algo que marcará todo el viaje.

Aunque será en Temuco, en la Araucanía, donde Francisco, al igual que Juan Pablo II en 1987, celebrará una misa y se encontrará con los habitantes de la región con el telón de fondo del conflicto mapuche no resuelto hace 30 años.

Los mapuches católicos esperan “que el acento de sus homilías favorezca la paz social. Pero no esperan de él soluciones políticas para resolver todos los problemas”.

Luego viajará a Perú y en Puerto Maldonado, una de las puertas de entrada a la selva amazónica, amenazada por las industrias madereras y mineras, reiterará la necesidad de defender la naturaleza no sólo por las consecuencias medioambientales sino, sobre todo, por las repercusiones sociales.

(*) Columnista de EFE

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...