Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 22 °C
Nublado
Humedad: 88 %
20.1.2018
Destacado de la cartelera marplatense

Luisa Albinoni: volver a brillar en la revista después de 30 años

Aunque nunca se consideró vedette se lució en el género en los 80 junto a grandes capocómicos. Hoy ladea a Carmen en “Magnífica”

Recomendar artículo Imprimir artículo

LUISA ALBINONI, DURANTE SU CUADRO MUSICAL EN “MAGNÍFICA”, EN EL QUE CANTA Y BAILA al ritmo del disco / web

María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

En su carrera artística de cuatro décadas, con proyectos populares tanto en cine como en teatro y en televisión, Luisa Albinoni (65) tuvo un parate de casi diez años en los que se dedicó a protagonizar su obra más dramática que, sin embargo, tuvo final feliz: la adopción de su hija Verónica (12). Dice que desde entonces, parece vivir en un “retroceso de edad cronológica y mental” que le permite acompañar a su nena en cada paso de su crianza con una energía vital renovada que, en gran parte, también le atribuye al hecho de seguir vigente y con trabajo.

Porque a esta altura de su vida, Luisa, la que inmortalizó el “Hola, mami” en la pantalla chica, sigue aceptando desafíos como el que en este momento está sorteando en Mar del Plata como parte de “Magnífica”, el espectáculo que la llevó por primera vez a hacer temporada en la Costa con una revista, un género en el que se lució hace tres décadas y en el que no había vuelto a incursionar.

“Tuve el honor de hacer las últimas revistas con José Marrone, Portales, Tristán, Tandarica. Hice del 83 al 86 en el Teatro Tabarís. Eran unos espectáculos maravillosos, de otra época”, recuerda Albinoni, en diálogo con EL DÍA, y cuenta que cuando entró, el género ya mostraba modificaciones.

“Yo no viví la época dorada del género revisteril, que fue la de Nélida Roca, Nélida Lobato, Zulma Faiad. Cuando yo llegué a la revista, ya estaba bastante aggiornada con la comedia musical por eso yo nunca me sentí una vedette, por lo menos en relación a lo que se consideraba vedette en aquella época de oro”, explica.

A su entender, los grandes cambios que registró el bastardeado género artístico tuvieron que ver con el rechazo a que la mujer sea tomada como objeto, teniendo en cuenta que los cuerpos casi desnudos de pulposas señoritas siempre habían sido el gran atractivo de este tipo de shows.

“Creo que ése es el punto principal del cambio: la sociedad ya no acepta que la mujer sea más un objeto”, opina Luisa, aunque se muestra crítica: “De todos modos, tenemos que tener en cuenta, y sobre todo en las redes sociales, cómo las mujeres seguimos manejándonos, como para seguir siendo tomadas así. Es bastante contradictorio el tema”.

Según la artista, la “sensibilidad que existe en la actualidad con este tema” ha llevado a que muchos recursos artísticos sean revisitados. “Hay muchísimos detalles que hoy hay que cuidar. Los humoristas, por ejemplo, no podemos decir muchas cosas, porque la gente ya no tiene humor con respecto a cosas que antes sí”. Ahí, claro, radica el talento del director.

O directora, en este caso. Carmen Barbieri, según la opinión de Luisa, está “totalmente capacitada para ocupar no el lugar de los grandes que se fueron, sino el de ella: Es una gran artista que canta, baila y actúa, una gran directora que se fija hasta el último detalle, y es una persona de un enorme carisma. Es una capocómica completa de verdad y no se la puede comparar con los varones porque la idiosincrasia de lo que es una mujer haciendo humor es absolutamente distinta”.

La fortaleza de “Magnífica”, según Albinoni, radica en la característica disruptiva que presenta, con el espíritu original de la revista pero adaptado a los tiempos que corren.

“Es una revista aggiornada porque la idea de Carmen era acercarla a las nuevas generaciones, por eso la incorporación de Fede Bal, una cantante teenanger como es Chuly y una serie de modificaciones que se hicieron buscando que el género no muera. El espectáculo sigue teniendo la misma estructura, con chicas lindas, humor, excelentes cuadros, vestuario maravilloso y gran elenco de bailarines y actores, pero se muestra más cercana a este contexto”, asegura la artista.

OTRO DEBUT

También por primera vez en su carrera, Luisa “monologuea”, una experiencia que ya había probado junto a Carmen en la temporada de invierno en las Termas de Río Hondo con la que quedó encantada.

“Creo que de alguna forma ya lo hacía en ‘La Peluquería de Don Mateo’ porque cuando yo hablaba no había nadie del otro lado. Y hacerlo con el público es maravilloso”, destaca, sobre uno de los cuadros que protagoniza, y en los que se enfrenta a los espectadores con anécdotas divertidas, fragmentos de emoción con el relato sobre su vida y el proceso de adopción, además de algunos otros datos desconocidos.

Pero las plateas se sorprenden y estallan con la Luisa que canta y baila. Con la milonga ‘Se dice de mí’ con la que homenajea a Tita Merello, primero; y con un cuadro de música disco, después.

“El público me recibe con todo el cariño del mundo, es una caricia al alma. Es como si hubieran estado mirando el programa o las cosas que hice, ayer. Me recuerdan con mucho amor y eso es maravilloso. Son aplausos que me sobrecogen porque a veces uno no lo espera. Creo que uno siembra, y tal vez ahora llegó el momento de recoger ese cariño”, remarca, feliz y entusiasmada.

Dice que hacer dos funciones por noche (agregaron una mas a una semana del estreno) no le pesa para nada porque el “cuerpo es memorioso” y el de ella le recuerda sus jornadas de triple función los viernes y sábado cuando hacía revista, un método que también repitió con Sofovich haciendo comedia.

“El cuerpo y la edad no es un problema en mi vida ahora. Me cuesta pensar en la edad cronológica que tengo, porque tengo una hija de doce años, y la estoy acompañando. He hecho un retroceso cronológico y mental. Gracias a Dios la salud me acompaña y si tenés algún problema, ya lo sabemos, salís al escenario y te curás. Esa magia que tiene el escenario está compartida además por el cariño y la buena energía que te manda el público desde la platea”, cierra.

“Magnífica”, con 25 artistas en escena, se ofrece de martes a domingo en el Teatro Corrientes -Corrientes 1750-, con funciones a las 21.30 y 23.45.

“La sociedad ya no acepta más que la mujer sea tomada como un objeto”, reflexiona Luisa

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...