Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 26 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 56 %
16.1.2018
Perspectivas

Policiales y asuntos del corazón con más demanda que la política

Recomendar artículo Imprimir artículo

Están los universales de todos los tiempos, las revistas de crucigramas

Florencia Bonelli

Jorge Fernández Díaz

Por Marcelo Ortale
marhila2003@yahoo.com.ar

 

“La gente se saturó de la política y busca, digamos, una literatura más evasiva”

En la playa o al lado de una pileta de natación, en una plaza bajo la sombra de un árbol, sentados en una reposera o en el asiento de un ómnibus, en la cama del reposo nocturno, cualquier lugar y tiempo sirven para leer un libro en el verano. Para sentir que uno se pone al tanto, mínimamente, de lo que ocurre en el cambiante mundo de la literatura. Para ejercer ese acto de ensimismada libertad que implica y permite la lectura.

En estos primeros días de vacaciones, las librerías sembradas a lo largo de la costa atlántica bonaerense, se encuentran pobladas por esas activas y pertinaces minorías que son los lectores. Se advierte que existe interés y que son muchas las manos curiosas que exploran en las góndolas en busca del libro deseado. Los libreros de Mar del Plata, Necochea, Cariló, Valeria, Pinamar y otros balnearios trabajan a destajo respondiendo exigentes consultas y buscando ejemplares.

Los primeros resultados de esa encuesta, de esa exploración que realizan los lectores en cada librería –y de sus posteriores compras- no dejan lugar a dudas: el 2018 arrancó mucho mejor para los libros de ficción, para los policiales y los que tratan sobre asuntos del corazón, que para los ensayos políticos, que fueron las vedetes del verano 2017 y que ahora –sic transit gloria mundi- se encuentran relegados.

No resultaron ser estos días inaugurales consagratorios, como lo fueron en temporadas anteriores, para obras de Aguinis, Sebrelli, Mario Bunge, Kovladloff, Lanata, Alconada Mon, Beatriz Sarlo, Majul y otros ensayistas, cuando estallaron las investigaciones periodísticas sobre hechos de corrupción en nuestro país. “Alli están –graficó un librero de Necochea- siguen con su venta sedentaria, pero no es como antes”.

EL LIBRO ESTRELLA

Hace veinticuatro años que Gerardo Ciccarelli conduce su “Alfonsina libros”, una librería ubicada a metros del Mástil, que viene a ser algo así como el Obelisco de Valeria del Mar. Tostado como un guardavidas y siempre asediado por lectores que acometen como abejas contra la miel de los libros, el hombre tiene además librerías satélites en otras tres ciudades de la costa, de modo que le sobran tela y paño para cortar.

“Hasta ahora el libro estrella de la temporada es La herida”, de Jorge Fernández Díaz. Sale mucho. Y le diría que después vendrían “Nacida bajo el sueño del amor”, de Florencia Bonelli y “El tiempo entre lecturas”, de la española María Dueñas...En realidad es siempre difícil determinarlo, porque existe mucha oferta de libros...Después le diría que vienen los libros de Claudia Piñeiro (”Las viudas de los jueves”) y los de Eduardo Saccheri, aunque otro fenómeno está dado por el hecho de que ya nació una nueva generación de chicos que siempre van detrás de Harry Potter” dice Ciccarelli.

El librero marítimo confirmó dos cosas, ya anticipadas por sus colegas de Necochea (librería de calles 2 y 85), de Mar del Plata y librería Bohn de Pinamar: el liderazgo en las ventas de la novela de Fernández Díaz y el hecho de que el tema político, este año, dejó de interesar: “La gente se saturó de la política y busca, digamos, una literatura más evasiva” añadió Ciccarelli, que mencionó a Isabel Allende, Stephen King, Wilbur Smith y Paul Auster como a los autores extranjeros más buscados.

En realidad, el libro de Fernández Díaz (”La herida”) es una novela, una obra de ficción, aunque está fundada sobre la realidad nacional. Así lo hizo notar recientemente en el diario La Nación el crítico Jorge Urien Berri, que explica esa fusión lograda primero en la anterior novela, “El Puñal” y ahora en “La herida”: “La habilidad narrativa de Jorge Fernández Díaz sorprende hasta en sus columnas políticas de los domingos, donde las pujas ideológicas y las jugadas políticas adquieren textura novelesca. En 2014 y sin apartarse un centímetro de la realidad nacional -al contrario, ahondando en ella-, Fernández Díaz comenzó a ofrecernos con su novela El puñal el revés de las tramas que firma los domingos en la página de Opinión de este diario, y continúa ahora con La herida, que conserva hasta la última página el mismo ritmo de vértigo e intriga sin pausa que la ubican al tope de los best sellers desde su aparición”.

Como digno escolta de la obra de Fernández Díaz viene tallando el libro “Los grandes casos policiales”, de Ricardo Canaletti, una colección de historias del género que conmovieron a la opinión pública argentina (Puccio, Fraticcelli, Yiya Murano, Robledo Puch, Barreda, etc.).

LA POLíTICA

“No debe sorprendernos que la política haya sido relegada del interés predominante de los lectores”, dijo a este diario Hugo Alconada Mon, autor en 2015 de “La Piñata”, un libro de investigación de temas institucionales de nuestro país, editado por Planeta, que agotó sus siete primeras ediciones y que estuvo al tope de las ventas. El nombre del libro, según explicó en su momento, devino del nombre que los nicaragüenses le habían dado a la degradación de la revolución sandinista, desnaturalizada por actos de corrupción y. en el caso de Alconada Mon, por transición adjudicado a la administración kirchnerista.

Alconada Mon también escribió en 2013 otro ensayo exitoso –”Boudou, Ciccone y la máquina de hacer billetes”- cuyo sólo título exime de la necesidad de explicar que la política y su heredera no querida, la corrupción, fue su tema medular. Asimismo, editó otro libro sobre Antonini Wilson y el famoso caso de la valija.

“Acabamos de pasar en 2017 un año que tuvo su ciclo electoral, políticamente muy intenso, muy agotador desde el punto de vista institucional, que tuvo además ese final dramático de la pedrea en plaza Congreso. Entonces, no es de extrañar –al contrario, resulta razonable y hasta meritorio- que lo lectores hayan preferido cifrar sus expectativas en otro tipo de textos”, consideró Alconada Mon.

En parecidos términos se expresó el poeta Rafael Felipe Oteriño, en el sentido de que, además de todo ello, resulta improcedente –”poco democrático”, dijo una vez Santiago Kovadloff- juzgar en uno u otro sentido sobre el gusto de los lectores.

Oteriño detalló que en estos días se inició en Mar del Plata el ciclo de escritores que una conocida editorial realiza todos los años en esa ciudad, con prolongación en Pinamar. Ya estuvo presente, dijo, Felipe Pigna, y muy pronto lo harán Federico Andahazi, Fernández Díaz y el español Fernando Aramburu. “Luego vendrán a estas playas algún auxiliar de la autoayuda con título profesional y la consabida presencia de un periodista de reconocida trayectoria televisiva para darnos el diagnóstico de nuestro tiempo”.

“Contemporáneamente, por lo que he visto en la playa y en los bares, proseguirán su prédica viejos libros que el ocio veraniego tiene la virtud de sacar de los anaqueles: “El viejo y el mar” de Ernesto Hemingway, “Ceremonia secreta” de Marco Denevi, “La cifra” de Borges y ¡oh!, exhumado vaya a saberse de qué biblioteca de los ‘60, el olvidado “Los burgueses” de Silvina Bullrich. Ajados, manoseados, más limpios, más sucios, con alguna de sus páginas doblada a modo de urgente índice, también son un espejo en el que los lectores nos vemos. Si ponemos atención, tienen nuestras sucesivas edades, han sufrido nuestros accidentes. Ponen en práctica y renuevan el goce de leer”, dijo Oteriño, integrante de la Academia Argentina de Letras.

Añadió; “Pero ¡atención!, porque a su lado, solícitos, imbatibles en su propuesta semántica, están los universales de todos los tiempos -las revistas de crucigramas-, poniendo en práctica la agudeza de la memoria, la sagacidad y la imaginación de lectores que hacen de la lectura un juego antes que una indagación por tramas, tiempos y lugares. Un verdadero atlas que el paso de las semanas borrará hasta el próximo verano”.

MUJEREs A LA VANGUARDIA

Pero también siguió vigente en estos días el fenómeno arrasador que en la literatura generaron las mujeres novelistas. Se sabe que Florencia Bonelli lleva vendidos mucho más de dos millones de ejemplares en la última década, seguida por otras argentinas igualmente exitosas como Gabriela Margall, Anabella Franco, Florencia Canale, Claudia Piñeiro y muchas otras.

Recientemente se confirmó que la novela romántica representa casi un cuarto del volumen de facturación de las grandes casas editoriales que operan en la Argentina. Alborotadoras del mercado, talentosas en todos los campos, nadie maneja como ellas el enrevesado enigma del erotismo en la historia humana

Los libros de estas autoras, convertidos ya en clásicos, siguen en las vidrieras del verano. Tal como señaló en su oportunidad la periodista y crítica Laura Ventura, estas escritoras de ficción y se asuntos del corazón “vienen cosechando, más que lectores, fanáticos”.

Hasta ahora el libro estrella de la temporada es “La herida”, de Jorge Fernández Díaz

 

Florencia Bonelli lleva vendidos más de dos millones de ejemplares en la última década

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...