Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Despejado
Humedad: 98 %
18.1.2018
Habrían fallado los controles sobre la colocación de arnés y perneras

La muerte en parapente y el debate por la práctica de los deportes extremos

El caso de una médica que cayó desde 120 metros de altura en Tucumán reabre los cuestionamientos sobre la seguridad de esta actividad. La Justicia ahora analiza la responsabilidad del instructor

Recomendar artículo Imprimir artículo
La muerte en parapente y el debate por la práctica de los deportes extremos

En una captura de video tomada durante el despegue se observa lo que podría ser el arnés desprendido/ web

El fatal accidente sufrido por Natalia Vargas, una joven médica tucumana que murió el último viernes en el cerro San Javier, tras caer desde unos 120 metros de altura mientras realizaba un vuelo en parapente, despertó una intensa polémica sobre la seguridad de esta práctica, al tiempo que el caso es investigado por la Justicia, y en ese marco la Fiscalía a cargo del caso ordenó el peritaje del equipo de parapente que utilizó la joven y su celular, y busca en la zona donde hallaron el cuerpo una cámara con la que habría filmado los momentos previos a su salto y el vuelo.

Sergio Bujazha, presidente del Club de Vuelo Libre Los Caranchos de Tucumán, aseguró ayer que pudo haber sido una distracción del instructor que acompañaba a la médica fallecida en el momento que cayó del parapente, de acuerdo a las imágenes del video que muestra los segundos previos al accidente.

“A través del video se puede ver que la pasajera no tenía puesto el equipo correctamente, esto pudo deberse a una distracción del piloto que la acompañó en el vuelo”, indicó Bujazha, quien dirige el club al que pertenecen los pilotos de Loma Bola, el lugar desde donde despegó la joven fallecida.

El experto indicó que “se puede ver que la pasajera despegó sin las perneras colocadas, que son parte del equipo que sujeta las piernas, y en cambio las llevaba colgando”.

“No quiero adelantarme, pero quizás algo distrajo al piloto por lo que no concluyó con el proceso de seguridad”, sostuvo Bujazha, quién explicó que “cuando se está por volar el piloto debe asegurarse de cerrar bien los seguros de cada uno de los elementos del equipo como el casco, el arnés y las perneras”.

Al respecto, detalló que “el arnés se conecta al parapente, y si realmente el piloto no le puso las correas (perneras) a la pasajera, se sujetará por un tiempo en el aire hasta que queda colgando de las axilas y finalmente cae, como sucedió con Vargas”.

Bujazha negó una versión que sostenía que Natalia había tenido un ataque de pánico durante el vuelo por lo que presionó un dispositivo que provocó el desprendimiento de su equipo y su caída, al tiempo que no se conoce aún la versión del piloto, ya que el hombre aún no prestó declaración porque se encuentra en estado de shock.

“Esa versión de los hechos debe haber salido de otra parte, no estoy seguro si de parte de la policía, que pudo haber malinterpretado los primeros dichos del piloto ni bien aterrizó”, agregó.

Los familiares y amigos de la víctima tampoco creen en esta versión y pidieron a la justicia que investigue.

Según fuentes de la investigación, Natalia cumplió con el procedimiento para concretar su vuelo, firmó el contrato de deslinde de responsabilidades que dispone el club, se puso el equipo con el arnés de seguridad y subió al biplaza manejado por Ariel Salazar.

Después de unos minutos en vuelo, la joven se soltó del equipo por razones que aún se desconocen y cayó al precipicio.

El cuerpo fue encontrado tras varias horas de búsqueda en medio de la vegetación, a 200 metros de la pista de despegue en Loma Bola, en el cerro San Javier, a 6,7 km de la capital tucumana.

Por su parte, Juan José Vargas, padre de la joven médica, cuestionó el trabajo de la fiscal que investiga la tragedia, denunció la falta de control sobre la actividad por parte del gobierno provincial, y calificó el accidente de su hija como “homicidio culposo”.

Residencia
Natalia Vargas era oriunda de la ciudad tucumana de Concepción, pero vivía desde hace tres años en Alemania, donde realizaba una residencia médica, y había viajado a la provincia de Tucumán para pasar las Fiestas con su familia.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...