Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 15 °C
Lluvias
Humedad: 99 %
25.5.2017
drama en los hornos

Detuvieron a la mamá del nene de un año que falleció en un incendio

El fiscal del caso, Marcelo Romero, la imputó por “abandono de persona seguido de muerte”

Recomendar artículo Imprimir artículo
Detuvieron a la mamá del nene de un año que falleció en un incendio

Detrás de esta vivienda de material, existía una casilla de madera. Allí dormían tres chiquitos, cuando estalló un voraz incendio. Uno de ellos murió y su madre acaba de ser detenida

El 12 de febrero pasado, por la madrugada, un bebé de un año, que se llamaba Brian, murió carbonizado sobre el pequeño colchón en el que dormía, producto de un incendio generalizado que se desató en su humilde vivienda de Los Hornos. No estaba solo. Lo acompañaban sus hermanitos de 3 y 5 años, a quienes pudieron rescatar a tiempo. La que no estaba era la madre, quien había salido de la casita por razones que todavía no se determinaron.

Por este hecho, que ocurrió en la calle 146 entre 52 y 54, la Justicia Penal de La Plata acaba de ordenar la detención de la joven, de 21 años, que en el día de ayer concretó personal de la DDI local y la seccional 3ª.

Fue por orden del juez de garantías, Pablo Raele, a solicitud del fiscal de la causa, Marcelo Romero, que Ailén Romina Cepeda terminó tras las rejas.

La imputación es por “abandono de persona calificado por el vínculo y por haber ocurrido la muerte de una persona, en los términos de los artículos 106, párrafo tercero, y 107 del Código Penal”.

Según la requisitoria de detención, “de la prueba valorada, puedo sostener que se encuentra acreditado el abandono de persona, pues surge que la imputada de autos reviste el rol de madre de los niños y que la conducta mínima esperada de dicho rol es que provea de cuidados y protección básicos a sus hijos, toda vez que ella tenía la guarda y vivía con sus hijos. Sin embargo, lejos de ello, la encartada sistemáticamente hacía abandono de sus hijos, dejándolos de manera reiterada, solos a su suerte, siendo que la misma tenía la opción de buscar ayuda en el cuidado de los menores, requiriéndosela al progenitor o a terceras personas en los supuestos en que ella debía ausentarse de su domicilio o empleando distintas medidas de seguridad (alertar a sus vecinos o a su ex pareja)”.

“La conducta de la encartada de dejar a sus hijos librados a su suerte con una vela encendida, resaltando en esta oportunidad, la escasez de edad de los niños y que el bebé fallecido ni siquiera podía desplazarse correctamente por sus medios, resulta aún más reprochable, al comprobarse en autos que la encartada abandonaba a sus hijos con fines de esparcimiento y diversión propios, creando un riesgo de tal magnitud que era lógicamente previsible el inicio de un incendio con el resultado muerte de los niños”, agregó.

Precisamente, el detonante del drama fue el elemento escogido para alumbrar en la oscuridad.

Teniendo en consideración que la finca era totalmente de madera, los riesgos eran muy grandes. Y así lo entendió el fiscal Marcelo Romero.

LOS VECINOS

Según se pudo reconstruir de distintas fuentes aquella jornada plagada de horror, “la madre se fue de la casa cuando ellos estaban acostados” y “dejó prendida una vela sobre una mesa de madera”. No trascendió a dónde ni para qué había salido la joven.

Dentro de ese domicilio “no había luz”, aunque los vecinos aclararon que eso se debía a que “no tiene hecha la instalación eléctrica”.

Se desconoce quién fue el primero en advertir que esa casilla empezaba a convertirse en una trampa mortal.

Algunas versiones hablaron de que algunos testigos se dieron cuenta y se acercaron a los fondos de ese predio para comprobar lo que pasaba.

También se dijo que el padre de las criaturas, que no viviría allí, “pasó de casualidad y cuando vio el fuego saltó el portón, que estaba cerrado con candado”, relataron en esa cuadra.

Aparentemente, la intervención del hombre sirvió para que la tragedia no fuera todavía peor.

Es que habría sido el papá quien alcanzó a meterse en la construcción en llamas para salvar a una nena de 5 años y a un varón de tres, según indicaron fuentes policiales, que ratificaron que ambos salieron ilesos.

Distinta fue la suerte que corrió Braian, de un año y tres días, que no pudo ser rescatado por el joven.

“No podía más”, le habría argumentado a toda la gente que se agolpó en el lugar, para explicar por qué no alcanzó a salvar al bebé.

NO QUEDO NADA

La modesta construcción incluía la habitación, donde dormían los tres hermanos, y una cocina. Todo se consumió por la acción voraz del fuego.

Varios vecinos habían avisado a los servicios de emergencias. Como ocurre en este tipo de siniestros, fue primero la Policía quien se acercó al lugar para comprobar lo que estaba pasando.

“El incendio ya estaba declarado para cuando llegaron los efectivos, y se convocó de urgencia a una dotación de bomberos”, pero la tragedia ya estaba consumada.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...