Algo nublado
Pronóstico La Plata, Bs. As.
Temperatura: 21.8 °C
Algo nublado
Humedad: 32 %

Policiales

es colombiana

Juzgan en Rosario a una monja que integraría una banda narco

Hay otros diez imputados. Creen que llevaban droga a Europa y vendían en el Conurbano

Recomendar artículo Imprimir artículo
La imagen de los acusados de espaldas, entre ellos la monja colombiana Sulán Ortega

La imagen de los acusados de espaldas, entre ellos la monja colombiana Sulán Ortega (LA CAPITAL DE ROSARIO)

Una joven monja colombiana está siendo juzgada en los Tribunales Federales de Rosario, acusada de integrar una banda de narcotraficantes liderada por otras dos personas de su misma nacionalidad, que operaba en las ciudades bonaerenses de Campana y San Pedro.

Los acusados en el juicio son 11 personas, a quienes se los juzga por su supuesta actuación como el último escalón de una organización delictiva con una capacidad de logística internacional.

Según se ventiló en las primeras audiencias del juicio, la banda traía parte de los estupefacientes de Colombia y la vendía al menudeo en Argentina y también remitía cargamentos a Australia, España y Holanda en paquetes del Correo Argentino.

Los implicados cayeron por vender cocaína en distintas localidades bonaerenses, tras una primera denuncia anónima realizada en la comisaría de San Pedro, a 140 kilómetros de Rosario, en el norte de la provincia de Buenos Aires.

Esa denuncia alertó sobre un ciudadano colombiano que vendía drogas con un servicio de delivery. Pero la mayor sorpresa de los investigadores llegó cuando al avanzar con las pesquisas descubrieron que una monja, identificada como Sulán Ortega, también de nacionalidad colombiana, aparecía en el entramado de la organización.

La religiosa asistió a las primeras audiencias del proceso judicial vestida con su hábito y escuchó de boca de los fiscales que será juzgada por el delito de tenencia de drogas con fines de comercialización.

De acuerdo al requerimiento fiscal, la monja respondía a las órdenes de Diego Fernando López Echeverría, alias “Cariño”, un colombiano que se radicó en el país con el afán de armar una red de vendedores de drogas en ciudades de la zona Norte del Conurbano.

Las escuchas a celulares revelaron que la religiosa aparentemente mantenía una relación sentimental con López Echeverría, con quien habría tenido un hijo. Asimismo, de acuerdo con la investigación, cuando su pareja cayó detenida ella habría continuado con el negocio.

El principal abastecedor desde el exterior se llama Argemiro Sierra Pastrana, un ganadero colombiano de 66 años, que tiempo atrás fue condenado a 135 meses de prisión en Estados Unidos por la venta de 20 kilos de cocaína.

A través de las escuchas telefónicas, los investigadores comprobaron que el dueño de un bar de la ciudad de Campana, en el norte bonaerense, le compraba droga a López Echeverría para la venta minorista en esa localidad, mercadería que llegaba a través de Sierra Pastrana, quien una vez por semana viajaba de Bogotá a Buenos Aires.

El ganadero dejó de viajar en 2009 cuando parte de la organización cayó en desgracia, pero Interpol lo ubicó en Villavicencio, su ciudad natal, y lo extraditó a la Argentina en 2013 para ser encarcelado a la espera del juicio que comenzará también en Rosario.

0 0 (Total de votos: 0)

Arriba