Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El cine nacional arrasó con los premios en Biarritz

Biarritz (Francia).- El cine argentino arrasó con los premios en el Festival de Cines y Culturas de América Latina, La Cita, que se celebra anualmente en el balneario de Biarritz, de la costa sudoeste francesa, ya que se quedó con cuatro de los cinco lauros principales otorgados en ese certamen. Así, el film de Javier Torre "Un amor de Borges" ganó el Sol de Oro, máximo galardón del festival; su protagonista Jean-Pierre Noher el lauro al mejor actor; "Nostalgia en la mesa 8", de Andrés Muschietti, el trofeo al mejor cortometraje, y el largo de Daniel Burman "Esperando al Mesías" el Premio del Público.
La única distinción del jurado oficial de Biarritz que no terminó en manos argentinas fue la correspondiente a mejor actriz, que recayó en la brasileña Beatrice Agenin por su interpretación en "Amelia".

Exultante por los dos lauros asignados a "Un amor...", Javier Torre comentó desde Biarritz, un rato después de enterarse que su film había sido el preferido, que "competíamos en la sección oficial con una docena de películas latinoamericanas de distintos orígenes -mexicanas, venezolanas, brasileñas, por ejemplo- pero en general de mucha calidad".
A su vez, Noher -quien en el film encarnó al insigne escritor Jorge Luis Borges- confesó que "yo he soñado muchas cosas en mi vida, pero ésto es algo que nunca soñé".
"Porque ni en mi fantasía más loca -explicó- podía caber que yo, que nací acá en Francia, en París más exactamente, y me fui de acá muy chiquito, iba a recibir el premio más grande de mi vida justamente acá, en mi tierra natal, en la que estoy pasando sólo unos días para después regresar a la Argentina".
No menos emocionado por la votación del público local a favor de "Esperando al Mesías", su opera prima, Daniel Burman reconoció que al principio del festival se preguntaba "¿Por qué le debería gustar mi película a una familia vasca?", aludiendo así a que son vasco-franceses la mayoría de los habitantes de Biarritz y su zona de influencia, tan cercana al agitado País Vasco español.
"...Y cuando se pasó mi película -narró Burman- y la gente se puso a cantar al mismo tiempo la canción con que se cierra 'Esperando al Mesías', advertí que ellos y los personajes del film tienen la misma problemática de identidad nacional. Por algo un adolescente vasco me paró a la salida del cine y parafraseando a mi personaje principal, gritó '!Yo también me siento burbuja!'".
Tampoco cabía en sí de satisfacción José Miguel Onaindia, titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, quien juzgó que "mejor reconocimiento a la cinematografía argentina que éste, imposible" en referencia al acaparamiento de premios de Biarritz por los films nacionales.
Onaindia calificó de "hecho inédito" al despliegue de 18 distintos films argentinos de novísima generación que se vieron en Europa en las últimas semanas, sumando los proyectados en el Festival de Cine y Música de Londres, que finalizó el jueves pasado, y en los certámenes de San Sebastián y Biarritz, que concluyeron ayer.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...