Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Activistas de Quebracho absueltos

El Tribunal Oral Federal 4 absolvió ayer a cuatro activistas de la agrupación Quebracho enjuiciados por instigar a la violencia en marchas callejeras entre 1994 y 1995.
La resolución recayó sobre Leonardo del Grosso, Carlos Caviasca, Carlos Franca y Luis Esteche, aunque este último recibió una condena de tres años de prisión en suspenso por el delito de "tenencia ilegítima de arma de guerra".
Segundos después de conocerse el veredicto, un centenar de militantes de agrupaciones de izquierda que se habían congregado en la entrada de los Tribunales de Retiro festejó con cánticos y petardos la resolución del Tribunal.
La condena contra Esteche recayó porque el día de su detención el joven tenía en su poder un arma de fuego, con el permiso del Registro Nacional de Armas (RENAR) vencido desde hacía varios meses.
Los jueces Leopoldo Bruglia, María Cristina San Martino y Horacio Vaccare escucharon las últimas palabras de los imputados, quienes coincidieron en criticar la "politización" de la causa, cuestionaron a la Justicia e instaron a los magistrados a tomar una "decisión histórica" al dictar el veredicto.
El primero en hablar fue Del Grosso, quien se dirigió a los magistrados en un tono informal y les aclaró que "más allá de sí hay o no condena, no van a detener la resistencia".
"No vinimos a decir 'yo no fui, yo no estuve'. Vamos a seguir marchando, vamos a seguir peleando", desafió a su turno Esteche, quien recalcó que nunca tuvieron una "actitud de víctimas" frente a los hechos que se le imputan.
A continuación, Carlos Caviasca se quejó de que lo que consideró "un juicio político" y dijo que ellos terminaron sentados en el banquillo de los acusados porque "un andamiaje político" los puso en ese lugar.
Carlos Franca, por su parte, fue el más breve en su exposición y dijo que "no habrá Justicia mientras la disfruten los ricos y la sufran los pobres".
A los militantes de Quebracho se los enjuició por los desmanes que se produjeron tras la marcha de jubilados número 100 del 2 de marzo de 1994 y de la protesta estudiantil del 7 de junio de 1995, en la que reclamaron en el Congreso por la sanción de la Ley de Educación Superior.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...