Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El último aplauso a Chany Mallo

Hace unos días, Chany Mallo hizo un discreto y definitivo "mutis por el foro". Esta versátil actriz, cuyo verdadero nombre era Sara Adela Argañaraz de Mallo, dio sus primeros pasos escénicos de la mano del legendario Lisandro Selva, en el viejo Teatro La Lechuza, en títulos como "El Sostén de la Familia", "El Malentendido", "Sabor a Miel", "Lo que no fue", "Doña Clorinda la Descontenta".

Bajo el seudónimo de María Milton, integró elencos platenses que se presentaban en el Almacén San José y en la Sala Discépolo que funcionaba en el subsuelo de 48 entre 7 y 8. En 1967 obtuvo el premio a la mejor actriz en el Primer Festival de Elencos Independientes realizado en Córdoba, por su trabajo en la obra de Ionesco "Víctimas del deber".

Ausente del país hacia finales de los '80 -durante la época de plomo-, Chany Mallo volvió de España y se radicó en Buenos Aires, donde formó un grupo liderado por Agustín Alezzo, bajo cuya dirección obtuvo el Premio Estrella de Mar en 1985 por su labor en la pieza de Juan Carlos Badillo "En boca cerrada".

Estrenó varias obras en el recordado y emblemático ciclo Teatro Abierto, participando asimismo en numerosos programas televisivos y películas.

Actriz de gran personalidad y presencia escénica, que supo hacer comedia y drama con igual ductilidad, Chany Mallo merece nuestro cálido recuerdo y último aplauso, por haber prestigiado el teatro local y nacional.

Irene Bianchi

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...